sábado , febrero 16 2019
Home / Opinion / Iglesia Vs. estructura, Hageo Herrera

Iglesia Vs. estructura, Hageo Herrera

En tu iglesia, más importante que la estructura es la gente. En una iglesia que no sea orgánica, siempre la estructura es determinante y dominante. La estructura tiene un presupuesto y un costo muy elevado; en cambio, para la gente existe un ínfimo aporte. 
Un pastor desenfocado de la naturaleza y de la misión de la iglesia, ama y defiende la estructura, pudiera decapitar gente por conservar la estructura. Muchas Iglesias, en realidad no necesitan un pastor sino un profesional para administrar la estructura, a este profesional lo llamarán pastor. No importa el llamamiento divino, ni el conocimiento sobre la naturaleza y la misión de la iglesia, lo importante es que sepa mantener la estructura
¿Pastores de qué? ¿De gente o de estructuras? Un domingo, un pastor decidió colocarse en la puerta al despedir el servicio, para saludar a los hermanos en la salida. Estrechó la mano de un personaje diciéndole: Muchas gracias por su visita y acompañarnos en esta actividad, a lo que éste le dijo: No se preocupe pastor, yo siempre vengo, yo soy un diácono de la Iglesia. Que gracia tiene ser pastor de una iglesia, donde no conoces ni te ocupas de la gente. Pablo dice «velad por vosotros y por el rebaño» (Hechos 20:28).
Generalmente la estructura le resuelve el problema a muchos pastores, con ella no tiene que, ni dedicar tiempo, ni gastar energía en brindar una atención personalizada a gente, pues, con su estructura lo logra sus objetivos de sobrevivencia. 
Un pastor consagrado a la tarea, sabrá armar un equipo en función de la naturaleza y la misión de la iglesia, la tarea permanente sería «perfeccionar a los santos para la obra del ministerio» (Efesios 4:11-12). El sueño sería ver y desarrollar un proyecto personal en cada miembro, por supuesto, que para hacer realidad este propósito, se requiere una estructura funcional y no simplemente burocrática, se trata de una estructura que ayuda a personalizar la atención a los creyentes, de manera que podamos mantener a la iglesia ocupada haciendo la obra del ministerio.
El liderazgo efectivo no es un cargo sino una responsabilidad para brindar atención personalizada a la gente.
2ª de Timoteo 2:2, dice: «Y lo que has oído de mí entre muchos testigos , esto encarga á los hombres fieles que serán idóneos para enseñar también á otros».
Con mucho afecto. Tu hermano y amigo.

Hageo Herrera
Pastor

About redaccion

Check Also

La dote, Carlos Rodríguez

Era el precio que tenía que pagar un hombre por el amor de una mujer …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *