Home / Destacadas / I aniversario del ministerio ‘Educando en Familia’

I aniversario del ministerio ‘Educando en Familia’

(Edgar Rojas/ VyV – BARINAS).-

En el marco del I aniversario del ministerio ‘Educando en Familia’ se llevó a cabo un encuentro de parejas en el Hotel Venecia Suite de Socopó, estado Barinas, los días 30 y 31 de agosto bajo el eslogan «La casa no sirve si tú no estás».
El encuentro contó con la participación del doctor Iginio Rodríguez, urólogo y pastor de la Comunidad Cristiana Cristo El Salvador en la ciudad de Barinas, el cual disertó sobre la sexualidad en la pareja y las finanzas en el hogar.
José Vivas, director del ministerio ‘Educando en Familia’ y organizador del evento, agradeció la participación de las parejas invitadas al encuentro, en el cual se celebró una cena en medio de un ambiente de armonía y felicidad.
Asimismo, se trataron los temas: Los problemas sexuales en las parejas, ¿De cuáles peligros deben cuidarse las parejas?, ¿Cómo influyen los medios de comunicación en el desarrollo de la sexualidad?, Las finanzas en la pareja cristiana, entre otros.
Sobre esta temática, el doctor Iginio Rodríguez expuso que en referencia al tema Los problemas sexuales en las parejas, «el problema de la sexualidad en las parejas cada vez está más acentuado, por múltiples factores, la infidelidad, la falta de espiritualidad; hoy en día existen vicios horribles, la pornografía se ha levantado, vicios de drogas, alcohol, todo eso merma la calidad sexual de la pareja, tanto hombres como mujeres se ven muy afectados por este tipo de problemas sexuales como son la eyaculación precoz, la  disfunción eréctil y los problemas orgásmicos y dolorosos en la mujer como la dispareunia. Todas estas afecciones tiene un porqué, y ese porque hay que investigarlo al dar el diagnóstico correcto tanto espiritual como médico se le puede dar la solución efectiva».
Agregó sobre Los peligros de los que deben cuidarse las parejas que «hay múltiples peligros en cualquier pareja, desde la falta de desobediencia de la Palabra, que nos enseña dos principios básicos, la sumisión y la obediencia, y el amor y el respeto. La sumisión y la obediencia son mandatorias por la Palabra de Dios, y el amor y el respeto deben ser norte en todo matrimonio que ame al Señor, la Palabra dice que ‘la mujer debe estar sujeta a su marido y que lo debe respetar’, y al hombre le dice ‘maridos amen a sus mujeres’, si estos factores no se cumplen van a haber problemas en la relación de pareja, de infidelidad, de desamor y falta de respeto, mala comunicación y por supuesto un desenvolvimiento sexual pésimo que definitivamente si nos pegamos a la Biblia eso nos va ayudar a tener un final o un desenlace correcto en cuanto a la relación matrimonial».
Por su parte, los medios de comunicación, de acuerdo al médico, «no ofrecen una calidad educativa como debiera ser, primero porque muchos de estos medios de comunicación no están en manos de gente que no tiene temor de Dios, justamente nuestra educación sexual está en manos de gente impía que no conoce a Dios, no tienen temor de Dios y por lo tanto enseñan patrones como el mundo lo tiene establecido que para ello son normales pero que para nosotros a la luz de la Palabra no debe ser así, por ejemplo; se enseña que la mejor forma de tener relación sexual debe ser la sexualidad protegida, y recomiendan el uso de condones, el uso de pastillas anticonceptivas y otros métodos para evitar los embarazos, cuando la Palabra enseña que la educación sexual debe iniciarse luego del matrimonio. La abundancia de enfermedades de transmisión sexual que hoy existen por la promiscuidad porque no hay temor de Dios, y aun gente dentro de congregaciones evangélicas que están con apariencia de piedad y con caras entre comillas de temerosos de Dios, viven en fornicación apoyados por pastores que se prestan a esa situación y no son exhortados por la Palabra, porque sabemos que ‘a los fornicarios y adulteros los juzgará Dios’».
Recomendó a los esposos que se amen, que cuando hay amor y respeto la vida sexual puede tener un buen desenvolvimiento. Estableció que deben cuidar el cuerpo de acuerdo a lo que establece Palabra de Dios, «debemos cuidar el templo del Espíritu Santo, si cuidamos el templo vamos a evitar enfermedades como la arteriosclerosis, la hipertensión arterial, problemas neurovasculares, la diabetes y otros problemas metabólicos que a la larga van mermando la calidad de la vida sexual sobre todo en los hombres provocando disfunción eréctil que es un flagelo, en Venezuela por un estudio que hicimos en la Sociedad Venezolana de Urología, se dice que más del 40% de los hombres mayores de 60 años sufren de disfunción eréctil, y eso me habla a mí de que es alto el índice comparándolo con otros países; sin embargo, creo firmemente que si nosotros proponemos cuidarnos a través de una buena dieta, con ejercicios, una buena vida, apartándonos de vicios como el alcohol y las drogas vamos a tener un mejor desenvolvimiento sexual».
En cuanto a las mujeres, estableció Rodríguez que igual deben cuidar su cuerpo, cuidar su feminidad, el aseo personal, tratar de mantener esa pureza sexual sin desviaciones en cuanto a los criterios mentales, no desviarse por ninguna circunstancia a cometer infidelidad.
En cuanto al tema Las finanzas en la pareja cristiana, el doctor Iginio Rodríguez estableció que ambos deben participar de la economía familiar, dada la situación actual del país. «La Palabra de Dios menciona en Proverbios 31 a la mujer virtuosa, quien tiene ciertas características como la colaboración de las finanzas del hogar, hace telas para vender a los mercaderes, y hoy en día nuestras mujeres pueden mejorar nuestra economía, las esposas que no trabajan en lo cotidiano dentro de sus hogares aun pueden hacer sus microempresas para que esas microempresas puedan ayudar al sostenimiento de la familia, Dios está dispuesto a que todos seamos prosperados», concluyó.
Para información relacionada con el tema, pueden comunicarse con el doctor Rodríguez por el teléfono 0414-5670266.

About redaccion

Check Also

Apousía y Parousía, Eduardo Padrón

Parousía es presencia y apousía ausencia. En el buen sentido hay una apousía de Cristo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *