Home / Testimonios / Halloween: una fiesta de idolatría, sacrificio y muerte

Halloween: una fiesta de idolatría, sacrificio y muerte

“Halloween no es una fiesta de niños, Halloween no es para reírse. Halloween es una fiesta satánica donde hay muerte y sacrificios para agradar a Satanás”

(Agencias –  Verdad y Vida).-

Halloween o “Noche de brujas” es una festividad que se celebra principalmente en EE. UU., así como en otros países del mundo la noche del 31 de octubre. En esta festividad, la gente se disfraza, pone calabazas y velas en las puertas de las casas, y los niños salen a pedir golosinas. Aparentemente, esta celebración parece inocente, como que no tiene nada de malo. Y como es tan atractivo disfrazase y recibir golosinas gratis, muchos padres permiten o incluso motivan a sus hijos a celebrar Halloween.
Es por eso que muchas personas se han dedicado a estudiar más sobre esta celebración, su historia y advertir especialmente a los adultos que el Halloween tiene orígenes paganos inconfundibles. Y aunque hoy en día su celebración no está orientada de manera directa hacia el paganismo, Halloween tiene muchos elementos demasiado relacionados con la idolatría.
La idolatría es una ofensa a Dios. La idolatría consiste en un sin fin de rituales asociados con supersticiones, magia y creencias míticas. “La muerte” siempre se consideró el misterio más aterrador, y desencadenó ansiedad y agitación extrema, que terminó transformándose en ritos paganos para tratar de controlar la muerte. Las personas muertas, o sus espíritus, eran a menudo objeto de temor, reverencia y especialmente de culto. Halloween no es una excepción. “All-hallow-even” celebra el “día de todos los muertos”.

Orígenes

Halloween tiene su origen en el pueblo celta. Los antiguos celtas celebraban Halloween al final del verano, porque creían que los espíritus malignos y las almas de los muertos visitaban en esos momentos el mundo de los vivos. Los paganos consideraban a los muertos más o menos como Hollywood considera a los “zombis”: malos y peligrosos. Los muertos regresaban a este mundo, enfadados y vengativos y con el deseo de reclutar nuevos miembros. Las calabazas, que se asemejaban a las caras desfiguradas de los muertos, estaban talladas para darles la bienvenida y apaciguar sus espíritus. También se encendían grandes fuegos para iluminar y ayudar así a los muertos a encontrar su camino en el mundo de los vivos. La comida, particularmente los dulces, se dejaban afuera de las puertas para alimentar a los fantasmas. Todos estos favores a los muertos se hacían por interés: la gente creía que aquellos que sí ayudaban a los espíritus de los muertos, no serían molestados.
Los gatos eran especialmente importantes en Halloween porque la gente creía que los gatos podían oler y advertir sobre la presencia de los espíritus invisibles. Sin embargo, se evitaba (o se mataba) a los gatos negros porque las brujas o los espíritus malignos se reencarnaban en los gatos negros.
El diablo se aparecía en la noche de Halloween desde el mismo infierno. Los druidas, los sacerdotes celtas, se disfrazaban con máscaras para hacer creer a los muertos que eran uno de ellos. Estos sacerdotes golpeaban las puertas de las casas para pedir sacrificios humanos para el diablo o para satisfacer a los espíritus vengativos. Y si uno no quería convertirse en un sacrificio humano, al menos, debía apaciguar a los espíritus malignos con dulces.

En la actualidad

Hoy Halloween puede parecer divertido o incluso inocente, pero está profundamente arraigado en la idolatría primitiva y el culto pagano a la muerte y a los espíritus. De una manera u otra, la mayoría (o todos) los elementos que formaban parte de la antigua celebración pagana de Halloween todavía están presentes en el Halloween de hoy. Por lo tanto, se debe evitar participar de cualquier manera, activa o pasiva.

Exsacerdotisa satánica confiesa la verdad detrás del Halloween

Michel Arenas, una exsacerdotisa satánica reveló que en una oportunidad, en la víspera de Halloween “maté a un sirvo de Dios en un ritual satánico” y aseguró que Halloween “es una de las fiestas más grandes dedicadas a Satanás”.
Confesó que los ritos de sacrificios satánicos buscan especialmente a jóvenes vírgenes y a niños. A las jovencitas les cortan las manos en vida para luego ser abusadas sexualmente. También dijo que toda la iglesia satánica se mantiene en ayuno y oración por días para que en la noche de brujas, como también se le conoce al Halloween, Satanás tome más poder y así destruir a todos los que decidan participar de esta festividad pagana.
La exsacerdotisa, ahora pastora cristiana, citó las Sagradas Escrituras dijo: “mi pueblo perece por falta de conocimiento” (Oseas 4:6), para explicar por qué hay personas que practican rituales satánicos y por qué hay personas que celebran Halloween sin conocer la verdad detrás de esta festividad.

Ahora predica del Dios de la misericordia

Tras asesinar a su propio esposo en un ritual satánico, Michel fue a la cárcel. Allí conoció la Palabra de Dios y a ese Dios que “en su misericordia infinita” la rescató de una vida de muerte y destrucción.
Desde hace 28 años Michel se ha enfocado en predicar la Palabra de Dios para sacar a las personas de esa ignorancia que los lleva a cometer errores, en este caso, errores que tienen una repercusión eterna.
Concluyó que “Halloween no es una fiesta de niños, Halloween no es para reírse. Halloween es una fiesta satánica donde hay muerte y sacrificios para agradar a Satanás”.

¿Qué enseña la Biblia?
La Palabra del Señor en Lucas 11:23 nos enseña que “el que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama”, por lo tanto quienes celebren Halloween, con o sin conocimiento de lo que esta festividad pagana representa, se hace parte de ella y contra el Señor es, pues Dios aborrece la idolatría. La idolatría trae destrucción y es precisamente lo que el Halloween produce, destrucción y muerte.
Si usted es padre, no permita que sus hijos sean parte de esta fiesta al ponerle disfraces y salir a pedir los caramelos, tal y como lo hacían los celtas para ganarse el favor de los muertos. Espíritus de maldad rondan en la Noche de Brujas y pueden afectar a sus hijos cuando están pequeños.
Si usted, como adulto se une a la celebración, está haciendo partícipe de los ritos satánicos que durante esta noche se realizan. Más bien proteja su vida, la de su familia y la de alguien más. ¿Cómo? Solo El Señor puede darle vida eterna y salvación, búsquele y ábrale su corazón.◄

About redaccion

Check Also

Tribu india que cazaba hombres aceptó a Jesús como Señor

Toda una tribu en Nagaland, noreste de la India, renunció a su tradición de matar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *