Home / Destacadas / Guillermo García: “En las elecciones del 21-N es necesaria la claridad visionaria de la democracia cristiana”

Guillermo García: “En las elecciones del 21-N es necesaria la claridad visionaria de la democracia cristiana”

“La conciencia de un elector debe estar orientada en ese sentido, a algo o alguien que amenace la libertad, que se crea Dios o amenace los principios establecidos en la Biblia, esto representa en sí mismo un peligro a nuestra conciencia”

“La mayor importancia en que la gente de fe esté en la política es con el fin de que no exista una voz cómplice en el hundimiento social”, afirmó el politólogo Guillermo García

(Ernesto González – Verdad y Vida).-

Hablar de política, siendo los evangélicos desenvolviéndose en esta “ciencia” y “actividad” suele ser un tema engorroso basado en el tradicionalismo, tradicionalismo en el cual Venezuela dice presente.
Muchas son las ocasiones en donde se suelta la frase “estamos llamados a conquistar nuevos montes”, partiendo de esta premisa, ¿cómo se están desarrollando los cristianos evangélicos en la política venezolana?, cuando este próximo 21 de noviembre se realizarán elecciones en nuestro país para escoger: gobernadores, alcaldes, legisladores y concejales.
Conversamos en exclusiva para Verdad y Vida con el politólogo Guillermo García Morillo, quien respondió interrogantes formuladas para conocer aciertos, desaciertos y hacia donde debe consolidarse los proyectos políticos liderados por evangélicos en nuestra nación. 

Existe una estigmatización entre el pueblo creyente no todos por no generalizar donde catalogan la participación en política de cristianos evangélicos como algo “satánico”, “una obra del diablo”; como politólogo y creyente bíblico, ¿qué nos puede decir al respecto?
– Es pertinente a la hora de analizar estos temas ir a la Reforma Protestante, donde los evangélicos irrumpen en la vida pública y logran amplios avances en la Europa Medieval. Sin embargo, estos mismos avances logrados en el viejo continente, no encontraron asidero en Latinoamérica, producto de la vieja concepción colonial de la política y la religión.
De tal forma, que nuestra visión de la política está más influenciada por la tradición, que por lo que dice las escrituras. Max Weber —considerado padre de la sociología— atribuía este comportamiento a la cosmovisión protestante del mundo versus la de los católicos. Mientras los evangélicos desarrollaron ampliamente las ciencias, artes, medicina y escrituras; los católicos repetían que «leer la Biblia nos volvía locos» trayendo consigo la privación del conocimiento. ¿Por qué hago mención de esto?, porque sencillamente nuestra cosmovisión es muy tradicional.
El desafío de los cristianos en la política es redimirla —en el propio sentido de la palabra—, hacer lo que es correcto y obrar en la justicia. 

¿Cuál debe ser el ABC de un cristiano evangélico que “sienta el llamado de hacer carrera política”?
– Partiendo de que la política se ocupa del poder, el cristiano de nuestros tiempos debe entender que se mueve en un terreno muy delicado donde confluyen muchas corrientes de pensamientos, fuerzas extrañas y espíritus engañosos. Por esta razón, quisiera decir como el apóstol Pablo cuando se refirió al matrimonio «mejor le fuera no participar», ahora, ¿por qué digo esto?, por la debilidad de espíritu de muchos. Ahora bien, apelo al poder de la firmeza y la vocación, sugiero que es necesaria: la convicción, la mesura y el servicio.
La convicción: es un arma poderosa y definirá quién eres en momentos cuando tu identidad como hijo de Dios es amenazada. La mesura: colocará frenos a las pasiones y pondrá de primer lugar la sabiduría. Mientras que el servicio, será el fin de la política en sí. Todo cristiano que está en el servicio público solo intenta cumplir el mandamiento, «amaras a tu prójimo como a ti mismo», estas verdades en sí mismas son un ABC en el líder político cristiano. 

¿Hacia dónde deben ir dirigidos las metas y objetivos de un plan de gobierno liderado por un evangélico o un grupo de evangélicos?
– Aunque los planes de gobiernos pueden cambiar de acuerdo a la realidad coyuntural, digamos que en lo estructural los cristianos debemos defender las tres instituciones establecidas desde el principio: la familia, el Estado y la iglesia; estas tres instituciones han sido ampliamente amenazadas por el socialismo y sus mutaciones. Justo ahora a nivel global, una cepa de progresistas ha golpeado a la cristiandad a través de sus proyectos políticos que atentan contra la familia, una de ellas ha sido la homosexualización de la población para controlar la natalidad.
Otra de ellas ha causado una herida mortal a los estados y naciones, mediante las excesivas firmas de tratados y convenios supranacionales que restan competencia a los países; y, por último, las políticas de expropiación de bienes a nombre de la igualdad y la justa redistribución de las riquezas han socavado la institucionalidad de la propiedad privada. Sabemos que todo esto ha sido un engaño y es por eso que los cristianos de nuestros tiempos deben reformular los objetivos de gobierno en esta dirección.

¿Cómo debe ser manejado el tema litúrgico, espiritual, congregacional? ¿La política debe ser fuera de los templos o dentro de ellos? ¿Los ministros deben separarse de sus ministerios?
– Como le decía, son tres las instituciones sobre las cuales se ha cimentado nuestra civilización; una de ellas es el Estado. Ahora, un gran error ha sido unificar esto. Siempre recuerdo al rey Saúl (jefe de gobierno en Israel) usurpando las funciones del profeta Samuel cuando ofreció el sacrificio, si observan este ejemplo, nos daremos cuenta que ocurrió una ruptura del orden establecido y parte de los males de nuestra época se debe a la práctica continuada de este hecho.
Un creyente está llamado a cumplir con el César (Estado), lo que no puede hacer es mezclar ambas cosas. Tenemos muchos ejemplos del peligro que ello implica. El absolutismo inglés ha sido uno de ellos. Ahora, en relación a los pastores en la política, ¿vale la pena dejar el pastorado por un cargo político?, es una pregunta que solo se responderán ellos mismos.
Por eso es necesario revisar el diseño Original (tres instituciones y una sociedad), si la iglesia se mete en política, le estarías permitiendo al Estado meterse en la iglesia. Lo que sí está permitido es que los cristianos sirvan en la política, pues es parte de nuestra encomienda. 

Los cristianos hoy estamos preocupados por decir lo que dijo Jesús y no por hacer lo que haría Jesús, y la política en esencia es eso

LAS ELECCIONES DEL 21N

En lo que atañe a Venezuela, el próximo 21 de noviembre se estarán desarrollando elecciones para la escogencia de gobernadores, legisladores, alcaldes y concejales. ¿Cuáles serían sus recomendaciones, observaciones y aportes al respecto para los evangélicos participantes?
– Ahora mismo hay muchos cristianos participando en política. He conocido muchos con brillantes aportes para la democracia venezolana, aunque puedo observar la falta de claridad, hay mucha deficiencia en materia de formación. Los cristianos hoy estamos preocupados por decir lo que dijo Jesús y no por hacer lo que haría Jesús, y la política en esencia es eso.
Estamos potenciando un movimiento de reforma moral del país y creo que apenas es un pequeño aporte para la formulación de un proyecto bajo el cual podremos caminar con determinación.
En estas elecciones se hace necesaria la claridad visionaria de la democracia cristiana, la valentía y convicciones de nuestros líderes sin importar el partido donde milite.
Debemos hacer más énfasis en el proyecto de país que poseemos, en la justificación política y la viabilidad. Si hay claridad en cada dirigente, estoy seguro que se podrá gobernar con justicia. 

¿Cómo evalúa el desenvolvimiento de los evangélicos venezolanos en el terreno político?
– Los cristianos en Venezuela a pesar de las denominaciones, han demostrado ser unidos. Desde la creación de la primera organización con influencias protestante denominada “ORA”, se ha enviado un buen mensaje a la sociedad. Es lógico que ha prevalecido el temor a ser contaminados, por ese enorme monstruo de la corrupción que carcome al país; los pastores quizás con muchas razones enseñan en sus templos a guardarse del pecado que es tan evidente en la política, pero hemos visto cómo un poderoso movimiento se ha levantado desde lo simple, para dar un carácter moral a la política nacional.
Desde las pocas experiencias se ha hecho mucho. Hoy los partidos políticos con influencia cristiana tales como: ‘Nuvipa’ y ‘Esperanza por El Cambio’ han evidenciado un amplio crecimiento. Es muy probable que existan errores característicos de la inexperiencia, pero se han ido solidificando y eso es admirable.
Hasta ahora solo hace falta consolidar un proyecto nacional. La corriente política demócrata cristiana no ha tenido cabida en Venezuela. La que más se ha aproximado ha sido la socialcristiana representada en ‘Copei’, aunque es muy necesaria la unificación de ideas entre cristianos. Los congresos podrían ser el inicio. 

¿Qué sucede cuando los diputados evangélicos no levantan la voz en la AN para contrarrestar acuerdos, leyes y otros métodos legislativos que favorecen el matrimonio igualitario, la eutanasia y el aborto?
–  La mayor importancia en que la gente de fe este en la política es con el fin de que no exista una voz cómplice en el hundimiento social. Muchas personas consideran que este uso indebido de las libertades y derechos humanos son correctos, puesto que cuando se permanece en silencio ante estos malestares sociales, automáticamente se crea una sádica complicidad y eso te hace responsable. Es por eso que es necesario tener una voz fuerte en el parlamento, en la calle, ahora mismo en los bulevares y las plazas. Los líderes cristianos deben estar más convencidos de su rol en la sociedad. 

Otro tema que se presenta mucho, es que observamos que evangélicos no apoyan a evangélicos, evangélicos apoyando a gobiernos que imponen un orden antibíblico. Coloquialmente se lo pregunto, ¿cómo se resuelve este “arroz con mango” o se despeja esta fórmula hablando en términos matemáticos?
– La formación es fundamental para juzgar estos temas. Es sorprendente ver en estos tiempos cristianos corriendo en pos del socialismo sin haber estudiado la naturaleza satánica del mismo.
Quizás en otra oportunidad podría presentarles múltiples razones por lo cual un auténtico cristiano no puede ser comunista, ahora me remitiré solo a una, el socialismo: es una teoría fundamentada en el materialismo, mientras que el cristianismo no. Se plantea un choque dialéctico y es allí donde está el centro del debate. Este fenómeno ocurre por la ausencia de conocimiento. Muchos han sido engañados en este tiempo. 

¿Hacia dónde debe ir la conciencia del electorado evangélico venezolano cuando va a sufragar?
– Remontémonos a la Reforma Protestante: las libertades y la justicia de la sociedad han sido banderas fundamentales desde que el osado Martín Lutero colgó las 95 tesis en la catedral de Wittenberg. Ahora, la conciencia de un pueblo es movida cuando en efecto hay un poderoso avivamiento nacional. No quiero decir que hace falta un líder, solo hace falta gente con una poderosa llama en el corazón.
Esta conciencia debe estar enfocada en redimir una nación en ruinas. En reedificar los muros y allanar montañas, para eso hemos nacido los hombres y mujeres y es en esa dirección es que los cristianos auténticos luchamos. La conciencia de un elector debe estar orientada en ese sentido a algo o alguien que se crea dios, o amenace la libertad o los principios establecidos en la Palabra de Dios, esto representa en sí mismo un peligro a nuestra conciencia.◄

About Verdad y Vida

Check Also

Tres maravillas que revelan a Dios

 Hay tres cosas en la naturaleza que a mí me impresionan La primera de ellas, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *