Home / Venezuela / Gran Clamor por la Familia, epicentro de oración y adoración

Gran Clamor por la Familia, epicentro de oración y adoración

(George Laguna/ VyV – CORO).-

La convocatoria a clamar en oración por la familia venezolana fue atendida por un gran número de iglesias locales procedentes de los 25 municipios del estado Falcón. El lugar de concentración fue la avenida Manaure de la ciudad de Coro. Este clamor tendrá réplica en otras ciudades del país como Barquisimeto y Los Teques.
Aproximadamente 8 mil personas se concentraron desde las 4 de la tarde para clamar por varios propósitos de oración. El evento paralizó el centro de la ciudad y contó con un despliegue logístico y de seguridad bajo la total ejecución de la Iglesia Cristiana de Falcón. En plena avenida se armó una gran tarima y escenario que contó con una distribución de sonido y tres pantallas gigantes en todo el recorrido.
El programa de oración estuvo a cargo de 10 ministros en representación de las confraternidades de pastores y de varias organizaciones cristianas. Se elevaron oraciones por la familia, los matrimonios según el diseño de Dios, los gobernantes, las instituciones del país, por la Iglesia Cristiana, por la economía de la nación y por un avivamiento con influencia continental. Se enfatizó mucho en pedir perdón a Dios por los pecados de la Iglesia y de la nación.

Palabra profética
El clamor contó con la participación de tres predicadores. El primero en tomar el micrófono fue el Reverendo Jaime Botello. Este pastor-profeta proclamó un mensaje sobre la profecía bíblica, el don de profecía, la palabra de ciencia y el ministerio de profeta como elementos dados por Dios para dar dirección a Su Iglesia. En su mensaje hizo un resumen de palabras proféticas y su cumplimiento desde la década de los años 80. Este ministro de las Asambleas de Dios de Venezuela y coordinador nacional de clamores durante veinte años, manifestó que son tres las potestades de tinieblas que se están moviendo en la nación.
«La primera potestad es el espíritu que operó en Hitler. Este espíritu se mueve en los discursos, cautiva con las palabras a las masas y se masifica a través de los medios de comunicación. Este espíritu opera en los discursos sin distingo de ideologías ni colores y trae división a la nación.
La segunda potestad es el espíritu de rebelión que operó en Coré y sus líderes. Este espíritu opera en el liderazgo que se rebela contra el orden civil, contra las leyes, contra las autoridades establecidas por Dios. Este espíritu trae anarquía, violencia y enfrentamiento en la nación.
La tercera potestad es el espíritu anticristiano que operó en las masas que pedían crucificar a Jesucristo. Este espíritu aún no se ha manifestado en su totalidad pero lo vemos operar en las propuestas de ley a favor del aborto y del matrimonio homosexual que es contrario a lo establecido por Dios. «La Iglesia debe estar alerta ante todo tipo de persecución», expresó el pastor Botello.
Luego prosiguieron con sus mensajes el pastor Joel López, quien testificó que desde hace meses recibió una instrucción del Señor para realizar clamores de oración y actividades de adoración en todo el país.
«Cuando visito otras naciones siempre me preguntan por Venezuela. Hay mucha preocupación por nuestro país. Casi no sé qué decirles, pero viene a mi mente la palabra china Wéiji cuyos caracteres separados significan ‘peligro’ y ‘oportunidad’ y juntos significan ‘crisis’. Muchos hablan de la crisis y no ven la solución. Yo escogí ver la oportunidad y veo la solución en Jesucristo», manifestó el pastor López.
El cierre del clamor de oración estuvo a cargo del evangelista colombiano Gabriel de Castro, quien hizo énfasis en el tiempo de proclamar el evangelio sobrenatural del poder de Dios para restaurar la familia y la nación.

About redaccion

Check Also

Director de Cultos: “No está permitida todavía la reapertura de templos” en Venezuela

Pedro Balza salió al paso a las gobernaciones y alcaldías que han autorizado la reapertura …

One comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *