Home / Opinion / Familias restauradas

Familias restauradas

El Señor me indicó que enviara este devocional con su gota de perfume, quiero familias restauradas para que no surjan más pranes en mis naciones y para que las familias tomen las mejores decisiones.
«Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador» (Efesios 5:23).

Una Gota de Perfume:
Todo lo que Jesús de Nazaret hizo en la cruz nos lleva a consolidar la familia y lograr una tarea pendiente para muchos esposos hoy, regresar a su Familia y amarla como Cristo ama a la Iglesia.
Cuando un esposo abandona a su esposa está generado un caos generacional y activa las carcajadas más largas y horribles de Satanás. Además, cuando un padre se va de su hogar, hace que su herencia se convierta en los sicarios, ladrones, lesbianas u homosexuales, asesinos seriales, drogadictos, suicidas y también la mayor población de hijos e hijas en cárceles, por desobedientes.
¿Papá, será por tu irresponsabilidad que los menores de 30 años sean los que más pierden la vida en las calles de esta nación?
Antes de llegar a los pies del Señor, hace muchos años atrás; recuerdo la tarde cuando iba a dejar a mi esposa y a mi primogénito, un bebé, un inocente; pero cuando estaba a punto de cruzar la puerta, mi hijo Harold David sujetó una de mis piernas y me dijo: ¡Papá no te vayas! Esa tarde mi hijo me tomó tan fuerte que mi corazón no pudo avanzar hacia esa locura de abandonar un hogar.
No dejes a un lado lo que Dios te regaló, quizás estás a punto de cruzar la puerta, por favor escucha a Dios, no pierdas la cabeza, si te vas le entregarás a Satanás tu hogar. Ahora, si ya te fuiste, regresa, es el mejor momento para colocar la cabeza en su lugar y restaurar tu hogar con paz.
Existen unos y unas cobardes que dicen: Dios me reveló que la dejará o lo dejara, ¡qué mentira más terrorífica!; ese dios no es mi Dios, nuestro Dios ama la familia, y en la cruz se desarrolló la mejor operación de salvación familiar.
Los hombres que abandonan su familia siempre terminan solos cuando llegan a viejos. Sí, abandonados por todos aquellos que golpeó con su acción.
Un cristiano, una cristiana no se divorcia; ¿cómo el aceite se separa del aceite? Una pareja de ungidos cuando desean divorciarse están menospreciando el sacrificio de nuestro Señor Jesucristo.
Escuchar la voz de Dios a través de mi hijo, trajo otra gran bendición llamada Ángel David (el músico de la familia).
Atrévete a luchar por tu matrimonio, resiste y vence; una nueva pareja no viene del cielo, es el mismo infierno confundiéndote.
Un día dijiste: ¡Si, la acepto! Es decir:
Si ella está enferma quédate junto a ella, no te vayas de vacaciones, termina el proceso con tu esposa.
Si ella se arrugó primero, entonces cumple la misión arrúgate conmigo. Sé un valiente, envejece con tu esposa.
Si ella académicamente es mejor, dale gracias a Dios y prepárate también. No compitas con tu amor. No busques motivos para abandonar, sé un valiente dándole calor paternal a tu casa.
Esposo, hijo de Dios, regresa tu cabeza a su lugar, no sigas causando dolor al hogar que se te entregó por Amor. Un hogar restaurado es un manantial, un hogar abandonado por un padre, es traer ratas que matan dentro del dormitorio.
Tienes la mejor oportunidad para regresar y amar; el amor no se pierde, te aseguramos que los abrazos, besos, caricias y la comunicación será única.
No pierdas la oportunidad de entregar buenas cuentas ante Abba. ¡Qué tremendo! El Esposo de esposos, El Señor de señores, El Genuino Padre de padres te dice: ¡REGRESA!
Hecho está: «Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia» (Efesios 5:28-29).

Harold y Mileidy Paredes
Pastores

About redaccion

Check Also

José Ignacio Moreno León: Globalismo, la nueva amenaza a la libertad

El nuevo debate político estará planteado como la confrontación entre globalismo y patriotismo, y para …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *