Home / Opinion / Este delirante reflejo, Harold Paredes Olivo

Este delirante reflejo, Harold Paredes Olivo

Padre, rompe todo reflejo de mí;
rómpelo hasta no ver oscuridad,
rómpelo hasta no ver mañanas.
¿Para qué sirve una vil costumbre,
si todos los días con su mal:
te mata, te vuelve nada y te consume?

He mirado mi alma en el espejo;
también, cuando fui al río contigo;
Padre, cámbiame lo más rápido posible,
vivir como el hombre del pasado:
no quiero, no debo; así que, por ti espero.
¡Ven para romperme, ven, desaparéceme!

El reflejo de mi alma y mi alma
deben pasar todo tipo de cuarentena.
¡No me saquen del proceso inmediatamente!
Necesito una intervención quirúrgica,
necesito al Mejor Especialista urgente.
¡No tengas compasión para transformarme!

Padre, conoces todo muy bien;
No estoy pidiendo como un necio,
ni como aquél que pide y vuelve a hacer
cuanta cosa prometió no hacer.
Para ver una respuesta sólida de vida
y un rompimiento rotundo del mal,
me urge tu forma de actuar, Papá.

Éste delirante reflejo engañoso,
me ha llevado atontado y veleidoso;
no he logrado zafarme de su puño,
de esos tentáculos cual gran pulpo.
El reflejo de mi alma y mi alma,
suplican que salgas de tu trono;
envía al Mejor, y te aseguro, seré otro.

¿Cómo sé que debo morir pronto?
Por lo que pienso, digo y cobro;
por el dolor, el rencor y el odio;
por el deseo mezquino y este corazón ignoto.
El alma mía; y, por ende, la del mundo;
gime por una acción divina del Padre de todo;
pero se nos olvida, que debemos creer en Él
y dejar atrás el hombre viejo que lo llevó al madero.

Harold Paredes Olivo
Pastor, comunicador y autor
labibliavivela@gmail.com 

About Verdad y Vida

Check Also

¡Mi hermano! ¿Un amigo?, Ramón Tovar

Gota: “Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables” (1ª Pedro …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *