Home / Testimonios / Erik Norrie mantiene su fe firme en Dios

Erik Norrie mantiene su fe firme en Dios

(Agencias/ VyV – REDACCIÓN).-

Erik Norrie, un hombre temeroso de Dios ha vivido varias experiencias que lo han apróximado a la muerte, y que por gracia de Dios y el propósito que hay en su vida, aún puede vivir para contarlo.
Norrie se encontraba de vacaciones con su familia en Las Bahamas, donde fue víctima de una mordida de tiburón en su pierna izquierda. Acababan de almorzar cuando Norrie decidió ir a pescar con arpón un mero para la cena de esa noche cerca de las islas Ábaco.
«Después de haber pescado el mero, estaba nadando de regreso al bote para guardar el pescado en hielo», recuerda Norrie. «De repente sentí una mordida en la parte trasera de mi pierna izquierda. En cuanto volteé para ver qué pasaba, el tiburón estaba justamente terminando de morder y arrancar mi piel y, se fue nadando. Podía ver el pedazo de mi pantorrilla en su boca», contó.
Su primera reacción fue gritar e inmediatamente comenzó a nadar con su pie derecho para llegar al área más baja que pudiera conseguir, pues no se encontraba en aguas muy profundas al momento del ataque. «Me levanté, y saqué mi pierna del agua», comentó. Ya estaba perdiendo mucha sangre rápidamente.
Al ver la cantidad de sangre a su alrededor, Erik soltó el arpón con el mero pues el tiburón seguía nadando a su alrededor «como buscando más comida», dijo. Su suegro saltó al agua, justo entre Erik y el tiburón para ayudarlo a salir de ella. «Fue un acto de valentía de su parte porque el momento era bastante aterrador», agregó Erik.
Norrie tomó una de las ligas de su arpón y la amarró en su pierna para cortar el flujo de sangre. Mientras tanto, su esposa Spryng y sus cuatro hijas fueron testigo de todo el ataque y de la ayuda del abuelo. «Para mí se hizo realidad en cuanto vi la sangre cubriendo el agua a su alrededor», dijo Spryng.
Inmediatamente una de las hijas de Norrie tomó el radio del bote y comenzó a solicitar ayuda informando que su padre había sido atacado por un tiburón. Un doctor que también estaba de vacaciones, escuchó el llamado y como estaba cerca del sitio, decidió ayudar y fue quien los llevó hasta la orilla y luego a un centro médico para ser tratado de emergencia. Este doctor, estuvo con ellos y luego los transportó hasta el Hospital Jackson en Miami, Florida, EE.UU.
El viaje al hospital fue fuerte, Norrie pensó que no llegaría con vida. Su esposa e hijas se tomaron de las manos, inclinaron sus cabezas y comenzaron a orar. Una de ellas enviaba mensajes de textos a sus amigos para que se unieran en oración.
«No fui yo quien se mantuvo en calma, fue el Señor que me mantuvo calmado y con mis pensamientos en orden», dijo Norrie. «No hubiese podido hacerlo sin Él, me sostuvo, me dio paz en esos momentos», acotó.
Para su esposa y sus hijas, las oraciones y el clamor a Dios en ese momento de prueba, fueron contestadas al ver la mejoría en la pierna de Erik Norrie. «El estado de la pierna de Erik en el bote y lo que vemos ahora es totalmente diferente. Definitivamente la mano de Dios está en eso, veo milagros suceder».
Puede sonar irónico que Erik, quien ha practicado la pesca con arpón desde los ocho años de edad, haya sido víctima de un ataque de tiburón, pero para él todo tiene un propósito y un significado. «Recuerdo que en ese momento, le agradecía a Dios por lo que estaba viviendo, sé que algo bueno va a salir de esto», afirmó el pescador.
A pesar de la experiencia, Norrie no cuestiona los planes de Dios, dijo con toda honestidad que sólo le agradece al Señor porque sabe que el ataque del tiburón es parte de su vida en la tierra. «Dios tiene un gran propósito para la vida de Erik y yo creo que Dios quiere hacer un trabajo poderoso a través de él», confesó su esposa.
Su familia dice que las oraciones los han ayudado a superar los momentos más difíciles en este episodio y que están seguros de que su fe los llevará y los ayudará a enfrentar los próximos retos que están por venir.
Erik, a pesar de su mejoría y de que ya ha dado pasos luego del ataque del tiburón, todavía debe pasar por un proceso de más cirugías, injertos de piel y por la completa recuperación y restauración de su pierna y su salud.
Este pescador descansa en el Señor, pues confía en que muy pronto ya estará recuperado con una pierna totalmente restaurada y «como nueva». El simple hecho de que esté vivo para contarlo y ya caminando poco a poco, es evidencia de un milagro.

Más milagros
Erik Norrie no ha sido víctima únicamente de un tiburón. En años anteriores ha tenido diferentes experiencias: fue alcanzado por un rayo, fue mordido por una culebra cascabel y fue golpeado por unos monos en dos oportunidades.
Tal parece que la adversidad ha querido llegar a la vida de esta familia, pero gracias a Dios y a la convicción de su fe, el Señor los ha guardado y ayudado a superar los momentos difíciles.

Obrando para Dios
La familia Norrie se ha dedicado a la labor misionera por varios años. Erik forma parte de la Junta Directiva de «La misión dominicana». Este ministerio fue fundado por Kenneth y Valerie Balootie, quienes quisieron facilitarles a los dominicanos el estudiar la Palabra de Dios. Es por ello, que se propuso construir un lugar para tal fin y para adorar al Padre celestial.
Actualmente continúan en la construcción del Centro, pero eso no los detiene de enseñar la Palabra de Dios y de realizar actividades para niños, jóvenes y adultos que visitan la misión.
La familia Norrie también ha hecho viajes a Honduras como misioneros de Dios, su labor continuará más enfocada en República Dominicana pero no descartan ninguna otra posibilidad de visitar otros países.
Erik Norrie, un hombre de Dios, lleno de fe y seguro de que el Señor que primero lo salvó de una vida y eternidad en tinieblas, continúa guardándolo y protegiéndolo de las adversidades que le aquejan, sabe que hay un propósito que cumplir y que sólo agarrado de la mano del Padre celestial es que se vence todo obstáculo y tropiezo en el camino.

Erick le da gracias a Dios por salvarle la vida, una vez más
Erick le da gracias a Dios por salvarle la vida, una vez más
La familia Norrie durante un viaje vacacional
La familia Norrie durante un viaje vacacional

About redaccion

Check Also

Mujer testifica que fue libre del lesbianismo al aceptar a Jesús: “Soy nueva criatura”

“Estoy feliz de ser hija de Dios y libre de poder compartir mi historia y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *