Home / Opinion / Enfrentando los problemas de cada día

Enfrentando los problemas de cada día

(Fernando Alexis Jiménez – Pastor).-

Fue un proceso complejo. Tomo mucho tiempo, paciencia, perseverancia y curiosidad. Primero, apreciar durante tardes enteras el duelo inmisericorde que libraban el hombre y el animal, en corridas de toros que terminaron muchas veces con la muerte del artista.
No perdía detalle. Todas las imágenes, de la bestia fiera que salía al centro del redondel a hurgar la arena y, del torero que se ingeniaba una y mil estratagemas para salir airoso, quedaron grabadas en su mente y, por noches enteras, no le dejaron dormir, sobretodo recordando la trágica mirada de quienes agonizaban después de sufrir una cornada.
El segundo paso fue recrear sobre el lienzo, todo el horror que había apreciado.
Sin embargo, sus pinturas tuvieron más críticos que benevolentes observadores. «Son una ofensa para la tauromaquia» coincidían en asegurar tras despreciar las escenas en que aparecían los trágicos accidentes derivados de una faena. Esa razón llevó a Francisco de Goya (1746-1828) a guardar su producción artística para la posteridad. Pensó que jamás tendrían eco.
Hoy las 33 estampas que el célebre pintó elaboró entre 1815 y 1816, cuestan una fortuna. Se han exhibido en las mejores salas de arte del mundo. Son una bella pero a la vez triste expresión de rechazo a la barbarie y la muerte que encierran una práctica que lleva siglos, y que aviva en el ser humano la sed por la sangre y la violencia. Si Francisco de Goya estuviera con nosotros, seguramente podría asegurar que por fin se valoró en propósito original de sus pinturas.

No estamos solos en la tribulación
Al mirar unas réplicas de las estampas, reflexionaba sobre la vida del cristiano y cómo -asediado por los problemas diarios- llega a sentirse que está solo, frente a un auditorio inerme, enfrentando fieras dificultades que buscan cegarle la vida.
Cuando sienta que todo a su alrededor es un caos, recuerde las voces de aliento que encuentra en la Palabra de Dios y que nos reafirman el hecho de que Dios siempre está a nuestro lado para traer pronto auxilio en la tribulación: «El impío es enredado en la prevaricación de sus labios; mas el justo saldrá de la tribulación» (Proverbios 12:13).
No se desanime… ¡Usted no está solo! ¡Cristo está a su lado! Y si estamos asidos de Su mano, somos mayoría… Nada nos podrá vencer…
pastorfernandoalexis@hotmail.com

About redaccion

Check Also

¿Andas en luz o en oscuridad?, Liliana González de Benítez

Una persona se encuentra en oscuridad espiritual cuando vive apartada de Dios Hubo un tiempo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *