Home / Opinion / ¿En qué está invirtiendo su vida?

¿En qué está invirtiendo su vida?

(Fernando Alexis Jiménez – Pastor).-

Toda su vida la invirtió en trabajar intensamente, amasar una mediana fortuna, asegurar solidez económica para el final de sus días y, sólo entonces, descubrió que enfrentaba obesidad, hipertensión arterial, amenaza de infarto y diabetes. Aunque estaba vivo ¡lo había perdido todo! El dinero del mundo no alcanzaba para cubrir el enorme costo de una sanidad. Sólo un milagro de Dios podía lograrlo.
¿Y si muriera? ¡Jamás había pensado en el asunto! ¿Qué ocurriría con su alma? ¿Adónde iría? ¿Se quedaría por siempre en la tumba para entrar a formar una amalgama con la tierra, convertido en materia descompuesta dentro del ciclo natural? Las ideas le robaron el suelo.
Estaba enfermo, tenía dinero, pero no sabía adónde iría a parar en caso de emprender ahora mismo el viaje sin regreso.
Fue en ese momento, a los sesenta y cinco años, cuando Luis Mario Llantén Aragón, un empresario de Honduras, se volvió a Jesucristo. Lo hizo con dedicación, con compromiso, con deseo, con la convicción de que en Él su existencia sí encontraba sentido…
Su visión de vivir cambió. Fue diferente desde entonces. Es cierto, estaba enfermo, pero tal condición no impidió que emprendiera el camino de nuevo, con más decisión que antes. Amó a sus hijos, a su esposa, a sus amigos, hasta el más mínimo detalle, como los colores infinitos de un amanecer. Y a todos cuanto encuentra, les refiere la necesidad de recibir al Señor Jesús en su corazón…

¿Está viviendo realmente?
¿Conoce acaso a personas como Luis Mario? Sin duda que sí. Muchos. Más de los que imaginaría encontrar a su paso. Viven pero están muertos, Hablan, respiran, caminan y se alimentan por inercia. Han desperdiciado hasta el último minuto de su existencia afanados en tener un futuro económico asegurado. Y cuando lo logran, descubren que están viejos y cansados o tan enfermos que lo más seguro es la muerte.
Una actitud así encierra un enorme peligro, como advirtió el Señor Jesucristo: «No guarden tesoros para ustedes aquí en la tierra, donde la polilla y el moho los dañarán, y donde los ladrones entran a robárselos. Más bien guarden tesoros para ustedes en el cielo donde ni la polilla ni el moho los dañarán y donde los ladrones no pueden entrar a robárselos. Pues donde esté su tesoro, allí estará su corazón» (Mateo 5:19-22. La Santa Biblia, la Palabra de Dios para todos).
Tal enseñanza no significa que debemos resignarnos a la miseria y ser tan descuidados que ni siquiera trabajemos. En absoluto. Pero nos orienta a preocuparnos por el Reino de Dios y su justicia. Buscarle primero a Él. Que ocupe el primer lugar en nuestro ser. Que reine en cada cual. Sólo después podremos ir en pos de los bienes materiales pero irán acompañados por la bendición de lo alto. ¿Había pensado en el asunto? Hoy es el día para comenzar el cambio…
No deje pasar este día sin tomar la mejor decisión de su vida: recibir a Jesucristo como Señor y Salvador de su vida. ¡Su existencia será transformada!
pastorfernandoalexis@hotmail.com

About redaccion

Check Also

Sabiduría de los dichos de Salomón No. 34: Las responsabilidades de las riquezas, Arnoldo Arana

«Lanza (echa) tu pan sobre el agua; después de algún tiempo volverás a encontrarlo. Comparte lo que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *