Home / Actualidad / Ellos planearon desaparecer a Israel: Ellos ahora ya no están

Ellos planearon desaparecer a Israel: Ellos ahora ya no están

Fakhrizadeh, al igual que sus colegas, se encontró con una explosión y murió por la espada, la misma espada que él y Mughniyeh, Soleimani y Muhandis habían tratado de desenvainar y blandir contra sus enemigos en Washington, Jerusalem y el Golfo

En el sentido de las agujas del reloj desde arriba a la izquierda: Qasem Soleimnani, Abu Mahdi al-Muhandis, Mohsen Fakhrizadeh, Imad Mughniyeh

(Israel Noticias).-

Hubo un tiempo en el que Hassan Nasrallah de Hezbollah, su número 2 Imad Mughniyeh y el líder de la Fuerza Quds del IRGC, Qasem Soleimani, se sentaban juntos y se sentían seguros. Lideraban la “resistencia” contra Israel, y el Estado judío pronto sería derrotado, o eso creían. Estos hombres habían llegado a través del fuego de los años 80, la guerra civil en el Líbano, o la guerra entre Irán e Irak, y conocían las privaciones del pasado.
En cierto modo, es una tragedia que volvieran su fuego y su ira contra Israel. Estos hombres, como el científico nuclear y el general Mohsen Fakhrizadeh que fue asesinado durante el fin de semana, poseían cualidades que superaban a las de otros de su generación. También tenían quejas legítimas, que venían de una época en que los chiítas eran una minoría reprimida y sufrían la matanza que el régimen de Saddam Hussein y otros habían impuesto.
Sin embargo, canalizaron su energía de esas quejas para poner sus ojos en los Estados Unidos, Israel y sus socios en la región.
La arrogancia les llevó a enfrentarse a Israel y a los EE.UU. Esto nació de los años en que los terroristas podían hacer lo que quisieran, bombardeando centros judíos como la AMIA en Argentina, matando judíos en sinagogas en Europa y siendo liberados rápidamente por las autoridades locales con un guiño y un asentimiento. Después de todo, el equipo olímpico israelí había sido visto como un objetivo legítimo por los palestinos, y la mayoría de los países europeos y los diplomáticos occidentales que tomaban café apenas habían derramado una lágrima.
Seguramente Hezbollah podía almacenar cohetes y amenazar y matar a su antojo. La narración de Hezbollah era que se resistía a la ocupación israelí del sur del Líbano. Entonces cuando Israel se fue, la organización no bajó las armas con ningún tipo de Acuerdo de Viernes Santo, sino que planeó más muertes en su lugar.
Ese fue su error. En el 2000, cuando estalló la Segunda Intifada, estos hombres podrían haber canalizado sus recursos a otro lugar.
Pertenecían a la misma generación. Mughniyeh nació en 1962 y murió en 2008. Un coche bomba lo mató en Damasco. Informes posteriores del Washington Post dijeron que la CIA y el Mossad estaban detrás de ello. Hezbollah juró venganza.
Abu Mahdi al-Muhandis nació en 1954 en Basora, Irak. Activista del Partido de Dawa, huyó a Irán para luchar junto a la IRGC contra Saddam Hussein. Planeó los bombardeos de las embajadas de EE.UU. y Francia en Kuwait, y finalmente llegó a liderar Kataib Hezbollah, la versión iraquí de Hezbollah.
Como diputado de las Unidades de Movilización Popular en Irak fue una parte clave de las operaciones de Irán en el país y también jugó un papel en la derrota de ISIS y en el apoyo al régimen sirio, que a su vez trabajó con Hezbollah. Fue asesinado en enero por un ataque aéreo de los EE.UU. después de que fue al Aeropuerto Internacional de Bagdad para recibir a Qasem Soleimani.
Soleimani nació en 1957 en Kerman, Irán. Fue un combatiente en los años 80 en la guerra entre Irán e Irak y adquirió experiencia en el frente y en la represión de los disidentes kurdos. También se puso en contacto con combatientes extranjeros, como la Brigada Badr de iraquíes que sirve en el IRGC. Esto lo llevó a comandar la Fuerza Quds del IRGC a finales de los 90, poniéndolo a cargo de las operaciones extranjeras.
Se convirtió en la clave para apoyar a Hezbollah y trabajó estrechamente con Nasrallah y Mughniyeh, y también con Muhandis y Fakhrizadeh. Eran una especie de hermandad, y líderes de su generación en Irán. Hombres cuya visión del mundo se formó en los años 70 y que alcanzaron la mayoría de edad durante la Revolución en Irán. Ahora en sus sesenta años, estos hombres estaban en la cima de los logros, antes de retirarse. Sin embargo, no vivieron para disfrutarlo: Soleimani fue asesinado por un ataque de drones estadounidenses con Muhandis en enero.
Fakhrizadeh nació en Qom en 1958. Al igual que Soleimani, se unió al IRGC después de la revolución y creció en sus filas. Las fotos que se publican ahora en línea lo muestran en las fatigas de la época, claramente como operador y más tarde como oficial, a pesar de que aparentemente tenía un papel más tecnocrático como jefe del complejo industrial militar que estaba construyendo las armas nucleares de Irán. Estuvo en el radar de Estados Unidos a principios de la década de 2000 y fue objeto de sanciones: por parte de las Naciones Unidas en 2011 y por parte de Israel en 2018. Murió en su coche conduciendo al este de Teherán el 27 de noviembre de 2020.
Es importante entender el aspecto generacional de estos cuatro hombres que murieron en asesinatos. Dos de ellos murieron por un ataque de drones de EE.UU., e Irán y sus aliados han tratado de culpar a Israel por los otros dos – aunque los comentaristas también han sugerido un papel de EE.UU.
Lo que está claro es que esta es una generación de hombres que llegaron a la cima del éxito en sus diversos roles: Uno en el Líbano, uno en Irak y dos en Irán. Este fue el arco de la influencia iraní, lo que algunos llaman la “media luna chiíta” –un corredor de influencia desde Teherán hasta Beirut.
Son únicos y diferentes de los chiítas apoyados por los iraníes, porque se conocían entre sí y llegaron a la mayoría de edad durante las mismas luchas. Para Hezbollah, la lucha fue contra Israel en los años 80, y para afirmar un papel musculoso de los chiítas en la política junto a Amal y otros grupos.
Para los chiítas iraquíes, fue una lucha contra Saddam –y más tarde tuvieron la suerte de que una invasión de EE.UU. derrocara a Saddam y les entregara Bagdad. Todo lo que tenían que hacer era ir a votar, y la demografía los llevó al poder.
La pregunta era entonces si convertir a Irak en una colonia de Irán o convertirlo en un Estado no sectario. Muhandis eligió hacer de Irak una plataforma de lanzamiento para las ambiciones iraníes en la región. De forma similar, Hezbollah secuestró el Líbano, convirtiéndolo en una herramienta para el poder militar en la región.
¿Y qué hay de Fakhrizadeh? Su objetivo era dar a Irán una opción nuclear convirtiéndose en una potencia nuclear militar. Este objetivo fue lento –y fue frenado por varios asesinatos de otros científicos y el virus informático Stuxnet.
Finalmente, al igual que sus colegas, se encontró con una explosión y murió por la espada, la misma espada que él y Mughniyeh, Soleimani y Muhandis habían tratado de desenvainar y blandir contra sus enemigos en Washington, Jerusalem y el Golfo.

Fakhrizadeh nació en Qom en 1958. Murió en su coche conduciendo al este de Teherán el 27 de noviembre de 2020 / EFE

Análisis de Seth J. Frantzman en The Jerusalem Post.

About Verdad y Vida

Check Also

Nuevo informe de la CPI registra un año de persecución cristiana en China

Más de 100 incidentes de persecución documentados en un año (ICC – Verdad y Vida).- …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *