Home / Opinion / El túnel

El túnel

Dios muchas veces permite que pasemos por ellos, pero siempre dándonos la certeza de que al otro extremo hay luz

Se cuenta que antes que los vagones de trenes de pasajeros fueran equipados con luces eléctricas, había un hombre que emprendió viaje en ferrocarril a una ciudad distante. La ruta pasaba por varios largos túneles. Mientras aquel hombre disfrutaba de una placentera conversación con la persona a su lado, el tren quedó repentinamente envuelto en una total tiniebla. El otro hombre, que ya había pasado por aquella ruta, confiado le dijo: Tranquilo, amigo, no estamos en un saco, hay un agujero al otro extremo.
Hay ocasiones en las que es bueno recordar que no estamos en un saco, que las diversas contrariedades en las que nos encontramos tienen una salida. Estas pueden ser muy difíciles, pero ¡cuán útiles son para conducirnos a la madurez y a la fortaleza del carácter!
La vida misma está formada por el sufrimiento, por los problemas y situaciones que producen desaliento. Hay ocasiones cuando, sin advertencia, pasamos de la felicidad a la desdicha; de la tranquilidad al desasosiego; de la claridad del día a la tormenta más fiera y gris que hayamos visto. Pero qué consolador es saber que no estamos en un saco que hay un agujero al otro extremo.
El apóstol Pedro le dijo a la iglesia: “En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas”. Dios muchas veces permite que pasemos por ellas, pero siempre dándonos la certeza de que al otro extremo hay luz. Nuestras experiencias no son otra cosa que la forma que el Dios usa para enseñarnos lecciones que de otra manera sería imposible aprender. Después nos damos cuenta que la luz más allá de la oscuridad resplandece aún más radiante que nunca.

Eduardo Padrón
Pastor, comunicador y escritor
Min. Educación y Cambio
edupadron@gmail.com

About Verdad y Vida

Check Also

Beneficios de la honestidad, Arnold Enns

honestidad es la calidad de ser sincero. El ser honesto no es algo que nace …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *