Home / Palabras del Director / El renacimiento de Latinoamérica

El renacimiento de Latinoamérica

Desde la llegada de los colonizadores europeos a nuestro continente, quienes pagados y enviados por monarquías identificadas religiosamente con la religión romana, influyeron culturalmente sobre los pobladores primigenios de las diferentes regiones de América, desde México a la Argentina. Inculcaron la fe católica con sus ritos e imágenes a unos indígenas que, salvo en contados casos, se opusieron férreamente. El resultado es la Latinoamérica que actualmente conocemos; pero antaño como hoy, está en proceso un profundo cambio que igualmente vendrá de la mano de lo espiritual.
Si América fue influida sustancialmente por la religión de los monarcas y colonizadores, a través de una religión que poco tiene de bíblica, ni se imaginan lo que hará una fe viva en el Dios amoroso que manifestó su gracia viniendo al mundo a morir en una cruz llevando en nuestro lugar todo vestigio de pecado y trayéndonos a una nueva vida; a un renacimiento personal y social que está fundamentado sobre las Sagradas Escrituras contenidas en la Biblia. Y es que la luz avivadora y transformadora de la Palabra de Dios ha venido llenándolo todo en Latinoamérica «porque la tierra estará saturada del conocimiento del Señor, así como las aguas cubren el mar» (Isaías 11:9).
Esa plenitud de la visitación del Espíritu Santo «sobre toda carne» en Latinoamérica ha llegado a las esferas del poder; los cristianos por fin se están dando cuenta del letal engaño satánico que ha significado sostener «que la política es del diablo», dejando así que los verdaderos «diablos» asuman los cargos gubernamentales para hacer todo lo contrario a lo que manda el Señor en la Biblia; el resultado está a la vista. Pero la luz de las Escrituras y el accionar poderoso del Espíritu de Dios está «abriendo los ojos del entendimiento» de la gente, quienes están descubriendo que la Verdad de Cristo es para cada pueblo, estamento social e institución, sea esta social, política, económica o militar.
Estamos ante un indetenible avance en el renacer de los pueblos latinoamericanos a la Verdad del Señor. Uno de los mayores ejemplos lo estamos viendo en Costa Rica, una nación bendecida por Dios donde la Iglesia de Cristo ha ido ganando vertiginosamente espacios que antes dominaban las tinieblas. El Partido Restauración Nacional, de reciente data, con un solo diputado y actual presidente del Congreso, Gonzalo Ramírez Zamora, pasó ahora a tener 14 diputados en las elecciones del pasado domingo 4 de febrero, donde su candidato presidencial, el joven periodista y adorador Fabricio Alvarado, ganó la primera vuelta electoral obteniendo 24,7 % sobre su más cercano contendor.
El caso de Brasil, Colombia, Perú y varias naciones centroamericanas, son el más claro ejemplo de que estamos en los tiempos del fin previos a la venida de Cristo y, por lo tanto, el Señor está tomando el control de las instituciones de poder del mundo, donde Latinoamérica será puntal y ejemplo para el resto del planeta. Ejemplo de lo que significa estar sumido en una religión sincrética carente de respuestas espirituales que ha originado una profunda descomposición social.
Latinoamérica está renaciendo en Cristo. El Señor la está sanando y restaurando para demostrarle al mundo cómo actúa el poder de Dios en las vidas, sociedades y naciones, desde su institución fundamental: la familia, hasta las más altas esferas de poder. Dios está trayendo a sus David al frente de las naciones; así cómo la defensa de la familia instituída por el Señor catapultó a Fabricio Alvarado, quien contaba solo con un 2 %, llevándolo en menos de un mes a ganar la primera vuelta de las elecciones de Costa Rica, lo hará con toda Latinoamérica, porque el mensaje de la Biblia más allá de perder vigencia, cada día se fortalece y la propia población lo está aceptando de todo corazón.
Sin embargo, el suceso más glorioso de la visitación de Dios para el renacimiento de Latinoamérica está a penas por darse, y será con la nación por la que hoy nadie da un dólar: ¡VENEZUELA! Nuestro país será el detonante final de Dios para América Latina y el mundo antes de que suene la final trompeta y Cristo venga por su Iglesia santa. Nuestros ojos están a punto de verlo… ¿No le parece a usted muy emocionante?

@GeorgesDoumat

-o-o-o- 1, 2, y 3 -o-o-o-

1 EE.UU  Y ARGENTINA JUNTOS CONTRA HEZBOLLAH. Ambos países trabajarán juntos para cortar las redes de financiamiento del Hezbollah libanés en América Latina, manifestaron los principales diplomáticos de ambas naciones, en el marco de la visita del secretario de Estado de los EE.UU., Rex Tillerson. Argentina tiene una gran población de expatriados libaneses y las autoridades estadounidenses sospechan que grupos dentro de ella recaudan fondos a través del crimen organizado para apoyar al movimiento armado apoyado por Irán. Los entendidos en la materia indican que por aquí fumea también esta medida internacional.
2 CHICAS PRISIONERAS PARA PRISIONEROS. «Son jovencitas sexys contratadas por presos para favores sexuales. Ya no solo son artistas perfumadas para los presos en las cárceles privilegiadas, como El Helicoide o Ramo Verde, quienes cobran en divisas. También son jóvenes humildes, cuyos proxenetas las negocian a cambio de fuertes sumas de dinero en diferentes cárceles del país. Las hay porque es la vía que han encontrado ante la crisis, otras son obligadas a pagar deudas de sus familiares presos». Publicó la calificada periodista Sebastiana Barráez, el 19 de enero de 2018 (www.sebastianasinsecretos.com). A esto nos ha llevado la injusta crisis venezolana… ¡El Señor nos ayude!
3 LO DIJO Cicerón: “Mi conciencia tiene para mí más peso que la opinión de todo el mundo”.
Y la Biblia DICE: “…si nuestro corazón nos reprende, Dios es mayor que nuestro corazón, y él sabe todas las cosas. Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios” (1ª Juan 3:20-21. RVC).

About redaccion

Check Also

Qué dice la Biblia acerca de las beatificaciones

Venerar o rendir culto a cualquier criatura y atribuirle poderes para sanar es idolatría, invocación …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *