Home / Testimonios / El Poder de la Palabra

El Poder de la Palabra

(Germán Novelli  – Pastor y periodista).-

Todos los libros de la Biblia apuntan a la verdad cardinal de nuestras confesiones cristianas: La Palabra es la dadora de fe, que hace posible creer y confesar a Jesús. Es imposible negar las bendiciones de Dios a través de esta palabra mediática Verdad y Vida, quincenario que ha surcado los espacios, por la vía digital e impresa, a lo largo de 23 años, en la que Georges ha sido, junto a su equipo, en todo este tiempo, un paladín al mostrar, no sus palabras, sino la inerrable voz de Dios.
La pregunta crucial es: ¿Qué sigue, Georges, qué sigue? Partamos por lo que ha enfrentado la Iglesia en todas las edades, luchas contra potestades y gobernadores de las tinieblas, agentes del enemigo, que solo son vencidos y espantados por la Palabra de Verdad, entonces lo que sigue es permanecer en las Palabras del Señor, para ser sus discípulos, en un mundo donde el hedonismo y el materialismo azotan la barca que es la Iglesia, con doctrinas, falsas palabras, de demonios, que lo que aborrece el Señor se ha hecho parte de la moda impuesta por medios que sirven al pecado, pero Verdad y Vida se alza, como lo ha hecho, como un Luminar de Cristo que, usa la Palabra, para que el Espíritu Santo congregue, ilumine y santifique a los creyentes de todas las naciones, tribus y lenguas, invitados por Jesús al banquete celestial.

La palabra de amor
La profecía del Señor es que en los tiempos finales, «por haberse multiplicado la maldad, el amor se enfriará». Nada más cierto, porque el problema de la humanidad ha sido su falta de amor, a Dios y a sus semejantes, pautado en los Diez Mandamientos. Esta ley es específica también para los creyentes, donde el supuesto «celo» por la verdad nos ha llevado a la intolerancia, convirtiendo la Palabra de Verdad en una suma de legalismos del deber ser y no del qué hay que hacer, razón por la cual las personas se dejan llevar por el pragmatismo secular con el que sustituyen, por lo menos en sus púlpitos, al Evangelio de poder, al punto que predicamos tanto del diablo que damos la apariencia de no creer en el cielo, la ley abunda y el evangelio de gracia está ausente.
El reto de Georges y su equipo para los años por venir es anunciar el reino de justicia, que es Cristo, invitando al mundo, a Venezuela en particular, a la reconciliación que pasa por respetar las diferencias sin comulgar con las tinieblas. No debe existir una opción que divida porque nuestro mandato es ser embajadores, en nombre de Cristo, de la reconciliación con el Padre que está en los cielos y con nuestros semejantes que están cercanos, para que nos rencontremos con la bandera del amor que es más que una canción. Venezuela necesita una vacunación total del amor de Dios y para eso está este auxiliar ministerial de la comunicación social bajo una perpectiva Cristo y bibliocéntrica.

La palabra de la esperanza
Nuestra lengua castellana es muy rica, no se discute, pero en los conceptos trascendentes de las enseñanzas de la Biblia, se queda corta. Un ejemplo es la esperanza. Para la mayoría el concepto tiene que ver como una posibilidad, el quizás o tal vez, pero en la Biblia la esperanza tiene otro cariz, es la seguridad de lo que viene, es la certeza plena de lo que va a ocurrir.
Tener esperanza en los cristianos es el grado superlativo de la seguridad de lo que Jesús nos prometió es la verdad, se trata de estar con él, no en el cielo solamente, sino aquí y el ahora, pues su compañía es tan diaria como eterna.
Cuando le creemos a Dios y oramos creyendo, sabemos que tenemos las peticiones que hacemos por medio de Cristo, así que creemos que Dios va a obrar, por su palabra, la fe necesaria para que el caos sea derrotado por la Palabra de Dios y la luz sea hecha, en las vidas de los lectores y en la sanidad de la tierra venezolana. Difundir esta palabra de esperanza Georges, es el desafío que tiene en los próximos años de Verdad y Vida.

La palabra de fe
¡Ay la fe! Tan repetida y tan erróneamente usada hasta para atribuir acciones celestiales a imágenes sincretistas, donde historia, mezclada paganismo, abren las puertas del averno en nombre de la cultura ancestral, que no hay duda que crean una identidad religiosa pero con una fe falsificada.
La fe, Georges, es la sencilla obediencia del padre Abraham, quien sin haber visto estrellas ni tierra, siguió el consejo del Creador y salió de su casa, junto a los suyos, y esto le fue contado por justicia, no por salir sino por oír a Dios.
La fe como la muestra la Biblia, palabra viva, palabras de vida eterna, llega a nosotros para llevarmos a Cristo Crucificado y Resucitado, ofreciendo su vida por los pecadores, por todos sin excepción, para que en Su Nombre sean salvos todos los términos de la tierra.
La fe es escribir con fidelidad lo que dice la Palabra de Dios y no lo que nuestra imaginación o hermeneútica interesada aprecia, este es el desafío de una causa tan importante como maravillosa, para un medio que tiene por consigna la Verdad y la Vida, seguros de que Dios hará proezas, más de las que hasta ahora has visto y oído.

novelli_ve@msn.com

20-(3)-Germán-Novelli

20-2

About redaccion

Check Also

Mujer testifica que fue libre del lesbianismo al aceptar a Jesús: “Soy nueva criatura”

“Estoy feliz de ser hija de Dios y libre de poder compartir mi historia y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *