Home / Opinion / El poder de la mente, Yanintza Aguilera de Yervez

El poder de la mente, Yanintza Aguilera de Yervez

Tener la mente de Cristo implica saber lo que Él piensa y conocer los planes que tiene para nosotros. Y aun así, saber lo que espera de nosotros

¿USTED CREE QUE LA MENTE TIENE PODER?…
La mente es el centro de la inteligencia, del razonamiento y de la memoria, y se parece a una computadora con un poder y memoria ilimitada. Muestra el proceso de pensamiento en el cual cree, y lo que piensa, se manifiesta directamente en el cuerpo. La mente tiene el poder de ganar o perder en usted, de morir o sanar; pero es usted evidentemente quien decide qué tener en su mente. En la actualidad ante todas las situaciones que estamos viviendo si usted posee una mente débil no logrará ganarle la batalla al poder que esta tiene.
Los científicos creen que el ser humano usa menos del 10 % promedio de la capacidad del cerebro. La mente es un instrumento físico, pero tiene componentes espirituales, que, si son activados por el Espíritu Santo, la convierten en un aparato milagroso, capaz de diseñar cualquier tipo de invento.
1ª Corintios 2:16, expresa: “¿Quién conoció la mente del Señor? ¿Quién lo instruirá? Pues bien, nosotros tenemos la mente de Cristo”. La mente en Cristo Jesús se levanta muy por encima de esta vida y de las ambiciones miserables de este mundo, llega a un nivel de verdadera autoridad en el reino de Dios. Ese es el comienzo de la mente de Cristo en nosotros.
La creencia general en el mundo, en estos tiempos, es que piensa que la mente de los científicos va a resolver todos los problemas del ser humano. Por ello, es que los medios de comunicación y los intelectuales hacen todo lo posible para eliminar a Dios, como el Creador omnipotente de la raza humana, y no quieren considerar que es la única solución para nuestra condición.  Claramente, el hombre está diciendo: “Yo voy a tomar mis propias decisiones, y voy a ser mi propio dios”. Pero la verdad es que, la ciencia nunca ha creado ninguna de las leyes que gobiernan nuestro universo, y solamente ha podido descubrir los principios de Dios.
Entonces, “amarás al Señor tu Dios con toda tu alma, y con toda tu mente” (Mateo 22:37). “Debemos acercarnos más a Dios, y alejados de las cosas del mundo, para que nuestra mente sea pura como la de Jesús” (Santiago 4:8).
Tener la mente de Cristo implica saber lo que Él piensa y conocer los planes que tiene para nosotros. Y aun así, saber lo que espera de nosotros. Todos los hijos de Dios que han nacido de nuevo deben entender esta verdad y tenerla siempre presente. Y saber que ya no vivimos nosotros, sino que es Cristo quien vive en nosotros; tenemos el privilegio de esta gran verdad. “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del espíritu de Dios, porque para él son locura; y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente” (1ª Corintios 2:14).
Para tener la mente de Cristo debemos buscar a Dios.
Si entendiéramos esta verdad nuestra vida cambiaría por completo, nuestras relaciones para con los demás serían totalmente diferentes; porque miraríamos a nuestro prójimo como Cristo lo mira. Permanecería en nosotros el ser espiritual y no el carnal. Dios quiere que entendamos lo que implica este privilegio. Y que busquemos apasionadamente en intimidad con Él, la ayuda para activar la mente de Cristo que ya está en nosotros.
Por otro lado, La mente es el pizarrón del diablo. Él utiliza impresiones, sonidos e imágenes, de muchas formas y maneras con el fin de asustarnos y así poder controlar nuestra alma y nuestro corazón. La razón por la cual tenemos miedo es que el temor cree a las mentiras. La mentira es un cordón atractivo que nos mantiene atados a nuestras realidades de pecado, enfermedad y muerte.
Cualidades para desarrollar la mente de Cristo:
1- Debemos saber cómo reaccionar ante las pruebas y tentaciones.
2- Por tener la mente de Cristo tenemos que ser prudentes al hablar.
3- Debemos estar conscientes de que todo tesoro terrenal es pasajero, por lo tanto, no nos aferramos a las cosas terrenales y materiales.
4- Nos debemos juzgar a los demás, antes de condenar pedimos misericordia, en vez de murmurar a nuestro prójimo oramos por él/ella.
5- Para tener la mente de Cristo debemos saber que seremos conocidos por nuestros frutos. Entonces debemos cuidamos nuestro testimonio.
6- Debemos tener temor a Dios.
7- Para tener la mente de Cristo tenemos que conocer y saber que somos templo del Espíritu Santo. Por lo tanto procuramos no contaminarnos.
8- Debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Porque el que no ama no ha conocido a Dios.
9- Permanecer tranquilos ante las circunstancias difíciles, porque sabemos que Dios tiene el control.
10- Confiamos y sabemos que Dios pelea por nosotros, por lo tanto, descansamos en Él.
11- Sabemos que la oración es vital para estar en comunión con Dios.
12- Debemos saber que sin fe es imposible agradar a Dios. Le creemos a Dios, aunque parezca ser lógicamente equivocado, ya que nosotros no vivimos por lógica, sino por fe.
13- Sabemos que tenemos autoridad sobre los demonios, enfermedades y cualquier dificultad que se pueda presentar.
14- Amamos la verdad y rechazamos la mentira.
15- Nos debe interesar más servir que ser servidos.
16- Debemos saber que el mundo no nos entenderá porque no vivimos conforme a sus principios.
“Cuando tenemos la mente de Cristo nos parecemos a Él, y hacemos todo conforme a lo que Él es, en todas nuestras acciones nos hacemos uno con Cristo”.

Yanintza Aguilera de Yervez
Psicóloga

About Verdad y Vida

Check Also

¿Qué debo hacer para alcanzar la salvación de mi alma?, Liliana González de Benítez

Para alcanza la salvación es necesario nacer de nuevo. Y esto es algo que no …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *