Home / Análisis / El misterio de nuestra fe

El misterio de nuestra fe

(Raúl Chávez P. – Apóstol).-
El apóstol Pablo nos trae a acotación un misterio en 1ª Timoteo 3:16, «Indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria».
• «Indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad» (sin duda alguna, el gran misterio de nuestra fe):
• «Dios (Cristo) fue manifestado en carne» (en cuerpo humano).
Juan 1:1-5, «En el principio era el Verbo, el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios. Éste estaba en el principio con Dios. Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la dominaron».
• En el principio era el Verbo (tiempo remoto; infinito, inmedible).
• El Verbo estaba con Dios (en compañía de; nunca estuvo solo).
• El Verbo era Dios (posición: deidad; siempre es y ha sido Dios) Éste estaba en el principio con Dios.
• Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho (brazo ejecutor y creador de la deidad). En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres (generador de la vida). La luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la dominaron (luz, disipador de las tinieblas).
• Hebreos 13:8, «Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos».
• Santiago 1:17, «en el cual no hay mudanza ni sombra de variación».
Hebreos 1:2-3, «En estos últimos días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo y por quien asimismo hizo el universo. Él, que es el resplandor de su gloria, la imagen misma de su sustancia y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder».
• Nos ha hablado por el Hijo (Él es la voz de Dios para los hombres)
• A quien constituyó heredero de todo y por quien asimismo hizo el universo (brazo ejecutor de la deidad; heredero de todo).
• Es el resplandor de su gloria, (el reflejo de la gloria de Dios).
• La imagen misma de su sustancia (su misma esencia; El mismo)
• Quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder (sostiene todo con Su Palabra).
Romanos 1:20, «Lo invisible de él, su eterno poder y su deidad, se hace claramente visible desde la creación del mundo y se puede discernir por medio de las cosas hechas».
Isaías 53:6-10a, «Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como un cordero fue llevado al matadero; como una oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, no abrió su boca. Por medio de violencia y de juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue arrancado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido. Se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte. Aunque nunca hizo maldad ni hubo engaño en su boca, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándolo a padecimiento».
Isaías 42:1, «Éste es mi siervo, yo lo sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento. He puesto sobre él mi espíritu; él traerá justicia a las naciones».
Lucas 4:16-19, «Vino a Nazaret, donde se había criado; y el sábado entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer. Se le dio el libro del profeta Isaías y, habiendo abierto el libro, halló el lugar donde está escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón, a pregonar libertad a los cautivos y vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos y a predicar el año agradable del Señor».
• Justificado (vindicado) en (por) el Espíritu, (Defender, generalmente por escrito, a una persona que ha sido injuriada o calumniada; defender, reivindicar, exculpar, rehabilitar, vengar).
• Visto de los ángeles – predicado a los gentiles,
• Creído en el mundo – recibido arriba en gloria.
Creído en el mundo:
Juan 11:4,9-53, «Entonces Caifás, uno de ellos, sumo sacerdote aquel año, les dijo: -Vosotros no sabéis nada, ni os dais cuenta de que nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación perezca. Esto no lo dijo por sí mismo, sino que como era el sumo sacerdote aquel año, profetizó que Jesús había de morir por la nación; y no solamente por la nación, sino también para congregar en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos. Así que desde aquel día acordaron matarlo».
• Seguir públicamente
• Seguir privadamente
• Dejar de seguir
¿Qué significa: «A lo suyo vino, y los suyos no lo recibieron»?
Seguir el verdadero mensaje es que, el Mesías vino a «lo suyo» (su propósito redentor y salvífico) y los «suyos» (los que adecuadamente deberían recibirlo como; las autoridades religiosas judías) no lo recibieron, tal como lo enseña el apóstol Juan: «Mas a todos los que la recibieron (lo reconocieron como Mesías) a los que permanecen fieles en su nombre [Autoridad], les dio potestad de ser hecho hijos de Dios». (Benei Elohim: hijos de Elohim).
Pues el Mashiaj debería ser recibido como el Melej (Rey), por las «Autoridades del judías, tanto sacerdotes como rabinos del templo».
Si recordamos, el día en que entró a Jerusalén montado en un «pollino» (asno que nunca fue montado) miles y miles de israelitas le recibieron con palmeras, que significa que el Rey había aparecido.
La palabra Hosanna que cita Marcos 11:11-12, «Los que iban delante y los que venían detrás gritaban, diciendo: – ¡Hosana! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Bendito el reino de nuestro padre David que viene! ¡Hosana en las alturas!», significa «sálvanos ahora, te ruego».
Gálatas 3:26, «Porque todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús».
A= Adonai (El Señor)
ME= Melej (Rey)
N= Niamim (Fidedigno y Verdadero)
Amen significa: «El Señor, Rey verdadero» (Adonai melej niamim)
Apocalipsis 3:14, «Escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: El Amén, el testigo fiel y verdadero, el Principio de la creación de Dios, dice esto: “Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados, elegidos y fieles”».
Que el Dios Eterno, el Invisible, al cual es todo Honor y Honra les guarde y bendiga.

drraulchavez@universidadrhema.org

14-Jesucristo

About redaccion

Check Also

MISTERIO: Babilonia, la cuna del mal

Ciudad inmunda, que desde la antigüedad ha sido lugar de idolatría, hechicería y culto a …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *