Home / Palabras del Director / El invencible Israel

El invencible Israel

Si de algo habla la Biblia es de la protección y victoria de Dios contra los enemigos de Israel su pueblo elegido y amado

/ EFE

Desde el destierro de Ismael junto con su madre Agar, la egipcia sierva de Sara, con quien Abraham procreó un hijo fuera de la promesa divina, ha existido una rivalidad a muerte entre los descendientes de Isaac, el legítimo hijo de Abraham -padre de Israel (Jacob)-, y su medio hermano Ismael. Rivalidad que los ismaelitas han venido incrementando con la llegada del islam a partir del siglo VII de la era cristiana; puesto que la inmensa mayoría de los musulmanes son descendientes de los 12 hijos de Ismael, y los que no, son de países conquistados por el islam; de manera que ese odio contra los israelitas ha cobrado grandes proporciones al sumársele la religión musulmana.
Desde hace muchos siglos hemos sabido de guerras y rumores de guerra de los ismaelitas contra los hijos de Israel, exacerbado por el islamismo, donde siempre han pretendido «eliminar a Israel». Desde presidentes, pasando por altos militares, líderes de grupos fundamentalistas islámicos y jerarcas de la religión musulmana con sus ramificaciones han tenido un denominador común: «borrar a Israel del mapa».
Uno de los más recientes ataques verbales provino del erudito islámico palestino Mraweh Nassar en una reciente entrevista dada al Canal 9 de Turquía, el pasado 10 de febrero donde declaró que “solo habrá paz cuando los judíos sean eliminados”. Según este líder religioso, el mundo debe ser “borrado” de judíos antes de que los musulmanes puedan tener una verdadera paz.
Nassar, quien también es secretario general del Comité de Jerusalem de la Unión Internacional de Eruditos Musulmanes, dijo que los judíos eran “los enemigos más peligrosos”. “Aláh aclaró este asunto [en el Corán]: ‘Encontraréis que los más fuertes en enemistad hacia los creyentes [musulmanes] son los judíos. Seguirán luchando contra vosotros, hasta que os hagan retroceder de vuestra religión, si son capaces’”, añadió el erudito islámico.
A decir de Nassar, muchos versos del Corán hablan de la corrupción de los judíos, y agregó: “Si nosotros, como musulmanes, queremos realmente vivir en paz y seguridad, debemos deshacernos de este enemigo”. Los musulmanes vivirán una edad de oro “después de que los judíos sean asesinados, en la era de Jesús”, aseguró, y añadió que, según el hadiz, “la Tierra producirá sus bendiciones, el cielo enviará lluvia en abundancia, la gente vivirá en paz”.
El único daño que alguna nación o líder mundial pudo hacerle a Israel estos últimos 2.000 años fue por la voluntad disciplinaria de Dios, pero jamás, entiéndase bien, JAMÁS nadie podrá destruir o borrar del mapa al pueblo de Israel, porque es el pueblo de Dios y quien se mete con ellos tendrá que vérselas con el Dios vivo y Todopoderoso de Israel, según lo aseguran las Sagradas Escrituras contenidas en la Biblia.
Las promesas del Señor para con su pueblo son eternas y nada ni nadie podrá anularlas, porque no es hombre quien las hizo, sino el Altísimo y Eterno Dios. «Jamás se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel» (Salmo 121:4). Su nombre es Yahweh de los ejércitos, el Señor que peleará contra todos los enemigos de Israel hasta vencerlos y suprimirlos por siempre, de eso dan cuenta los profetas del Antiguo Testamento y el propio libro de Apocalipsis.
Deberían saberlo bien los enemigos de Israel que nada podrán hacer contra la voluntad de Dios en favor de su pueblo eterno; pues «el que cava fosa caerá en ella; y al que hace rodar una piedra esta le vendrá encima» (Proverbios 26:27). También, «el que cava un hoyo caerá en él, y al que rompa el cerco lo morderá una serpiente» (Eclesiastés 10:8). Nada de lo que planifiquen, declaren o hagan contra Israel les saldrá bien, puesto que finalmente será el Altísimo quien se reirá de ellos y borrará a sus enemigos para siempre.
Si de algo habla la Biblia es de la protección y victoria de Dios contra los enemigos de Israel, su pueblo elegido y amado. Y cerramos con este Salmo que habla de la protección de Dios para Israel, que harían bien con saberlo sus múltiples y multiculturales enemigos: «El SEÑOR es tu protector; el SEÑOR es tu sombra a tu mano derecha. El sol no te herirá de día ni la luna de noche. El SEÑOR te guardará de todo mal; él guardará tu vida. El SEÑOR guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre» (Salmo 121:5-8).
¡Al final todos los enemigos de Israel serán derrotados por el Mesías Rey Jesús, el Hijo de Dios! ¡El Altísimo hace de Israel una nación invencible…!

Georges Doumat B.

About Verdad y Vida

Check Also

Qué dice la Biblia acerca de las beatificaciones

Venerar o rendir culto a cualquier criatura y atribuirle poderes para sanar es idolatría, invocación …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *