Home / Palabras del Director / El indetenible cumplimiento profético

El indetenible cumplimiento profético

Israel ocupa el centro de las profecías bíblicas, todas y cada una de ellas están finamente entrelazadas haciendo una red que envuelve al mundo y tiene que ver con el mínimo acontecimiento de la creación. Muchas de esas profecías se han cumplido y otras tantas marchan indeteniblemente hacia su pleno cumplimiento.
Desde la configuración de Israel como Estado independiente y soberano reconocido por la ONU hace 70 años, pasando por el milagroso retorno de los judíos a su tierra bajo la permanente amenaza de las naciones antagónicas que la circundan, no deja de asombrarnos la exactitud del cumplimiento bíblico.
Lo nuevo que acaba de acontecer es la aprobación de la polémica Ley del Estado-nación por parte del Knesset (parlamento israelí) que declara a Israel como un Estado completamente judío; luego de horas de debate, el proyecto fue aprobado con 62 votos a favor, 55 en contra y dos abstenciones. Digan lo que digan, es evidente que se trata de un nuevo paso en el cumplimiento profético.
Dios le prometió al patriarca Abraham: «A ti y a tu descendencia les daré toda la tierra donde ahora habitas, la tierra de Canaán, como herencia perpetua, y yo seré el Dios de ellos» (Génesis 17:8); a pesar de todas las vicisitudes vividas por los israelitas a lo largo de la historia, todas sus guerras y destierros, finalmente el Señor cumplirá sus promesas para con su pueblo Israel, por amor a Abraham.
Las reacciones no se hicieron esperar. Las naciones antagónicas a Dios levantaron su voz de protesta ante esta decisión soberana de Israel, y es que jamás estarán contentos ni conformes con nada que haga el Estado hebreo, pues están regidos por un espíritu contrario al Espíritu del Señor y no descansarán hasta cumplir el anhelo de su torcido corazón: «que Israel desaparezca del mapa». Pero a ellos Dios les responde desde hace más de 2.500 años a través de los profetas del Antiguo Testamento, enatre ellos Ezequiel (capítulos 38-39), Joel, Isaías, entre otros; y en el Nuevo Testamento (Mateo 24, Lucas 21, Apocalipsis).
Solo citaremos un pasaje bíblico donde Joel profetiza acerca de los días por venir y lo que hará Dios en favor de su pueblo eterno: «En esos días, y llegado el momento, haré que Judá y Jerusalén vuelvan del cautiverio. Entonces reuniré a todas las naciones, y las llevaré al valle de Josafat, y allí entraré en juicio con ellas, porque ellas esparcieron entre las naciones a mi pueblo Israel, y repartieron mi propia tierra» (2:1-2). Dios finalmente, le guste a los líderes mundiales y las naciones enemigas de Él o no, finalmente le dará toda la tierra de la antigua Canaán a Israel; tierra que comprende hoy parte de Siria y Jordania, Líbano y Palestina.
Recordamos las poderosas palabras pronunciadas por Jesús desde Jerusalén antes de ser crucificado de que «el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán» (Mateo 24:35); cada palabra dicha por el Señor tendrá fiel cumplimiento y estamos en los días previos al fin, y es Israel, precisamente, el reloj profético de Dios. Lo peor está aún por venir, pero en medio del catastrófico desastre apocalíptico, la luz de la salvación y la restauración total de Israel será vista por todo el planeta. Dios no miente, todo lo que ha declarado proféticamente será cumplido y, posteriormente, como escribió el apóstol Pablo: «todo Israel será salvo».
Dios le ha declarado a Israel: «¡Levántate, resplandece! ¡Tu luz ha llegado! ¡Ya la gloria del Señor brilla sobre ti! La tierra está cubierta de tinieblas, y una densa oscuridad envuelve a las naciones; pero sobre ti brilla el Señor, como la aurora; sobre ti se puede contemplar su gloria. Tu luz guiará los pasos de las naciones; los reyes se guiarán por el resplandor de tu aurora. Levanta la vista y mira a tu alrededor: todos estos se han reunido, han acudido a ti. Tus hijos vienen de muy lejos; tus hijas son llevadas en brazos» (Isaías 60:1-4). Cada día está más cerca el cumplimiento de esta profecía…

-o-o-o- 1, 2, y 3 -o-o-o-

1) RECHADA LEGALIZACIÓN DEL ABORTO EN ARGENTINA. Tras intensos debates, grandes marchas, pronunciamientos a favor y en contra, y luego de la aprobación por los diputados al Congreso de Argentina, los senadores decidieron decirle SI a las dos vidas y NO a la legalización del aborto. La reñida votación quedó de la siguiente manera: 38 votos en contra del aborto (de los partidos Cambiemos, el PJ Federal y uno del kirchnerismo), 31 a favor y 2 abstenciones. A nuestro entender el resultado de la votación del Senado argentino contra la legalización del aborto fue: 38 que agradecen que no fueron abortados (pro-vida), 31 no se han dado cuenta que viven gracias a que no fueron abortados y 2 no están seguros si es importante estar vivos o no. Lo ciertos es que los 71 senadores argentinos pudieron vivir, desarrollarse y llegar a ser miembros del Congreso porque sus padres no los abortaron, el resto del debate es vano y una pérdida de tiempo.

2) SIETE COSAS QUE DIOS BUSCA EN UN PASTOR. Según escribió el pastor Matt Waymeyer, estas son las cosas que Dios demanda de un pastor: 1.- Un ejemplo consistente de piedad. 2.- Un estudiante diligente de las Escrituras. 3.- Un predicador fiel de la Palabra. 4.- Un guardián discernidor de la verdad. 5.- Un pastor desinteresado del rebaño. 6.- Un eficiente capacitador de ministros. 7.- Un humilde hombre de oración.

3) LO DIJO Robert Louis Stevenson: “No juzgues el día por la cosecha que has recogido, sino por las semillas que has plantado”.

Y la Biblia DICE: “Pero recuerden esto: El que poco siembra, poco cosecha; y el que mucho siembra, mucho cosecha… Y aquel que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá los recursos de ustedes y los multiplicará, aumentándoles así sus frutos de justicia” (2ª Corintios 9:6,10. RVC).

@GeorgesDoumat

 

About Verdad y Vida

Check Also

Cuando Dios alunizó con los astronautas

La luna fue creada por Él, pero jamás hombre alguno la había pisado. Creó todo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *