Home / Testimonios / El evangelio supera la pandemia y otros obstáculos en Filipinas

El evangelio supera la pandemia y otros obstáculos en Filipinas

No todos los intentos de evangelizar en medio de la pandemia son tan efectivos o incluso posibles, pero los misioneros locales están encontrando formas de expandir el reino de Dios aún bajo las amenazas de fundamentalistas islámicos

En las áreas que no están tan afectadas por la pandemia, los servicios religiosos ya se reanudaron después de cuatro meses de cierre

(Christian Aid – Verdad y Vida).-

En medio de la pandemia de Covid-19, los patrulleros de carreteras en un puesto de control en Filipinas detuvieron a un líder del ministerio local y a tres compañeros de trabajo el 29 de julio mientras viajaban juntos.
De camino a otra provincia en la isla de Mindanao, como parte de un proyecto para proclamar a Cristo y plantar iglesias, los misioneros locales esperaron a que los oficiales uniformados les permitieran continuar.
“Les dije que no nos retrasaran porque estábamos en un viaje misionero, pero simplemente ignoraron lo que dije”, dijo el líder del ministerio. “Les señalé: ‘Ya que nos retienen más de lo esperado y no podemos llegar a nuestro destino, quiero compartir con ustedes las Buenas Nuevas del Señor Jesucristo’”.
Comenzó a contarles cómo Jesús de Nazaret se entregó voluntariamente a la muerte para pagar por el pecado de la humanidad y hacer que el perdón de Dios esté disponible para todos los que creyeron en su sacrificio y resurrección, citando Juan 3:16-19.
“Uno de ellos me interrumpió y dijo: ‘Siendo musulmanes, nuestra fe está en Alá’. Lo detuve y continué mi mensaje”.
Fue entonces cuando se enteró de que pertenecían a una tribu musulmana.
Citando Romanos 6:23, Romanos 3:23, Hebreos 9:27 y Juan 1:12, les habló sobre el pecado, la gracia, el juicio y convertirse en hijos de Dios al recibir a Cristo y creer en Su nombre.
“Luego lo terminé con una oración”, dijo el líder. “Después de mi oración, les pedí que aceptaran a Cristo como su Señor, ¡y me regocijé mucho cuando confesaron!”.

SUPERAR LOS MIEDOS

No todos los intentos de evangelizar en medio de la pandemia son tan efectivos o incluso posibles, pero los misioneros locales están encontrando formas de expandir el reino de Dios.
Trabajadores de otro ministerio en la isla de Mindanao llevan a cabo estudios bíblicos y servicios religiosos en un área tan remota que se requieren tres horas a través de un terreno accidentado para llegar en motocicleta, y cinco horas durante la temporada de lluvias. No ha sido afectado por el nuevo coronavirus, pero está lleno de otros peligros.
“Está rodeado de altas montañas y bosques profundos, y esto lo convierte en un nido ideal para los rebeldes comunistas, el Nuevo Ejército Popular y el extremista islámico Abu Sayyaf Group”, dijo el líder del ministerio. “El terrorismo es rampante en la zona, ya que es el paso habitual hacia la siguiente provincia”.
El brazo armado del Partido Comunista de Filipinas, el Nuevo Ejército Popular, ha librado una prolongada guerra de guerrillas contra el gobierno desde 1969 y las conversaciones de paz se han estancado. Junto con el gobierno de Filipinas, Estados Unidos y la Unión Europea la han designado como organización terrorista.
Abu Sayyaf, responsable del secuestro y asesinato del misionero estadounidense Martin Burnham en 2001, se ha dirigido principalmente a filipinos, incluidos misioneros locales. El líder del ministerio local dijo que los aldeanos empobrecidos son vulnerables al reclutamiento tanto de extremistas islámicos como de militantes comunistas.
“Ver el miedo y la ansiedad que enfrentan las personas que no tienen esperanzas, de modo que la mayoría pueda ser fácilmente reclutada por estos grupos, nos da la fuerza para llevar a cabo la misión”, dijo. “Aunque el área es complicada y crítica, ver el entusiasmo y el anhelo de la gente de conocer acerca de Jesucristo nos hizo dejar de lado nuestros propios miedos y preocupaciones”.
Una iglesia en una casa en una aldea remota puede reunirse todos los sábados, mientras que los servicios de adoración en otra área continúan bajo la guía de los ancianos de otra iglesia cercana.
“Son un grupo de dos, manejando los servicios alternativamente todos los domingos”, indicó. “Incluso con la escasez de recursos, mantuvimos nuestra fe y continuamos con la misión en esas áreas. Ver cómo los miembros luchan en todos los sentidos solo para llevar comida a sus mesas y continuar en su servicio al Señor hizo que me doliera el corazón y me hizo orar mucho para encontrar formas en las que pudiera ayudarlos”.

NECESIDADES FÍSICAS Y ESPIRITUALES

En otras áreas donde los cierres están vigentes, los misioneros locales están usando Zoom, mensajes de Facebook y otros medios de Internet para el compañerismo regular, reuniones de oración y estudios bíblicos, dijo el director de otro ministerio nativo.
“Muchos también están impartiendo el evangelio a través de Internet con ex compañeros de clase, amigos y vecinos y, por la gracia de Dios, varios de los que escucharon el evangelio respondieron positivamente”, dijo el líder. “Confiamos en que el Señor obrará convicción en sus corazones”.
Para aquellos que no tienen acceso a Internet, envía mensajes impresos semanales para estudiar, agregó. También se alienta a los trabajadores del ministerio a continuar estudios bíblicos en grupos pequeños con distancia segura, momentos de tranquilidad y reuniones.
“En las áreas que no están tan afectadas por la pandemia, los servicios religiosos ya se reanudaron después de cuatro meses de cierre”, dijo el líder. “Antes de que terminara julio, en el interior de Negros Oriental, más de 40 hermanos se sometieron al bautismo en agua al entregar sus vidas al Señor Jesucristo”.
Las necesidades físicas han aumentado desde que golpeó la pandemia, pero los misioneros locales han podido enviar artículos de socorro a áreas tan remotas que solo habían recibido una asistencia mínima del gobierno, dijo. Los hermanos tribales también han recibido arroz y artículos no alimentarios esenciales.
“El Señor Jesús prometió nunca dejarnos ni desampararnos”, dijo el líder. “Él dijo en Juan 14:27, ‘La paz os dejo; mi paz te doy. Yo no les doy como el mundo les da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo’”.

El líder del ministerio local dijo que los aldeanos empobrecidos son vulnerables al reclutamiento tanto de extremistas islámicos como de militantes comunistas / Freepik

About Verdad y Vida

Check Also

Tribu india que cazaba hombres aceptó a Jesús como Señor

Toda una tribu en Nagaland, noreste de la India, renunció a su tradición de matar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *