Home / Opinion / El estruendo de tus pasos

El estruendo de tus pasos

(Otoniel Font – Pastor).-

En la iglesia hay potencial de buenos doctores, buenos abogados, buenos políticos, buenos empresarios, que no lo han logrado porque la religión les enseñó que eso no era de Dios. Muchos tienen llamado para ser pastores, evangelistas, pero, como vieron ejemplos de posiciones de algunos sufriendo, viviendo en escasez junto a su familia, esto no los lleva a activar ese potencial.

¿Cómo salimos de este terror?
En 2 Reyes 7, el pueblo estaba en una situación precaria. Dios, a través del profeta, dice: Mañana todo va a cambiar; y, una persona en autoridad, dudó. El profeta, entonces, le dice: Lo verás, y no vas a comer de ello; y así fue. Pero aquella palabra se activó en la vida de 4 leprosos que estaban en las afueras de la ciudad. Fueron camino al campamento de los sirios, y Dios hizo que sus pasos sonaran como un gran ejército. Los sirios salieron huyendo, pensando que venía un gran ejército de los heteos y de los egipcios contra ellos y dejaron todas sus riquezas. Los leprosos, luego, regresaron a su pueblo, a su gente y avisaron de todo lo que había sucedido, para que fueran a poseer.
Los leprosos no se paralizaron a las afueras del pueblo para morir de hambre. Caminaron hacia adelante y, cuando caminaron, Dios hizo que sus pasos sonaran como un ejército y los sirios salieron huyendo.
Lo único que tienes que hacer es caminar hacia adelante. Sé de aquellos que, aunque la religión diga que son leprosos, aun así, no se detienen a morir, sino que se levantan en fe, creyendo en las promesas de Dios en sus vidas.
Dios convertirá tus pasos en un estruendo para hacer huir todo aquello que te aterraba tu vida y comiences a caminar hacia el plan que Él tiene para ti.
No te aterrorices por la religión. Quita todo ese pensamiento de tu interior. Tú estás completo en Cristo y todo lo que Él sufrió en la cruz fue para que tú y yo tengamos la victoria. Muévete hacia adelante y alcanza el destino de Dios para tu vida.

About redaccion

Check Also

“Si alguno oye mi voz…”, Fernando Regnault

«He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *