Home / Análisis / El diablo echará a algunos de ustedes en la cárcel para que sean probados (Parte 2)

El diablo echará a algunos de ustedes en la cárcel para que sean probados (Parte 2)

Ahora bien, teniendo en cuenta todo lo dicho sobre la armadura de Dios, consideremos también otros pasajes de las Escrituras que debemos analizar para resistir la confrontación espiritual que estamos librando en los actuales momentos en Venezuela, que inició con el virus maligno llamado Covid-19 surgido en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, China para Diciembre de 2019, que luego la OMS anunció en Marzo 2020 la Pandemia Mundial con todo tipo de restricciones que siguen vigentes en Venezuela, lo cual ha traído dolor, llanto, grandes angustias, muchas muertes y gran luto nacional, incluyendo a la Iglesia del Señor en Venezuela. Y siguiendo con el despertar de los cultos que nada tienen que ver con el evangelio del Señor Jesús, sino con la religión de los Orishas y su gran variedad de manifestaciones o linajes espirituales, con sus diferentes nombres y cuyas prácticas están respaldas por lo previsto en el artículo 59 de la CRBV, al igual que los otros cultos y religiones establecidos en Venezuela, al cual haré mención más adelante.
En ese sentido, es preciso valorar que cuando el Señor Jesucristo fue tentado por el diablo durante 40 días y sus noches, el Señor lleno del poder del Espíritu Santo lo derrotó utilizando además el poder glorioso de la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios, y no observamos registro alguno en las Escrituras que el Señor Jesús lo haya insultado, injuriado, amenazado o atacado, ni en esta ni en las muchas veces que se enfrentó al diablo directamente o a través de los seres humanos que estaban llenos del poder del diablo y de sus demonios, como tampoco lo hicieron sus apóstoles que recibieron su plena autoridad y poder, para echarlos fuera de los seres humanos que estaban poseídos, atormentados y con diferentes enfermedades. No se observa que hayan invadido el territorio de Satanás y de sus ángeles, ya que ellos habían sido enseñados por el Señor Jesucristo que Satanás tenía su propio reino espiritual.
En otra ocasión, cuando el Señor Jesús envió mensajeros a una aldea de Samaria para que le hicieran preparativos, no fueron recibidos porque su aspecto era como de ir a Jerusalén, lo cual generó una profunda y rápida reacción de odio y muerte en Jacobo y Juan en contra de los habitantes de esa aldea, y le pidieron al Señor autorización para ellos dar la orden para que descendiera fuego del cielo, como hizo Elías y los consumiera (Lucas 9:51-56). Esta acción de rabia y celo en ellos, es una evidencia muy clara e irrefutable del error que cometemos a veces de trasladar pasajes y versículos del Antiguo Testamento y utilizarlos como se ha hecho en el pasado y en esta confrontación y guerra espiritual que estamos viviendo actualmente en Venezuela.
Adicionalmente, hay otro pasaje en Hechos capítulo 16:16 al 40, donde el apóstol Pablo vivió una experiencia muy desagradable que lo molestó e indigno mucho, ya que cuando iba camino a la oración le salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos adivinando. No voy a relatar todo lo que sucedió ya que es una historia muy conocida, pero lo que quiero resaltar es que el apóstol, sin proponérselo invadió el territorio de Satanás y expulsó al espíritu de adivinación que estaba dentro de la muchacha que era la fuente de ganancia de sus amos y todo esto generó una gran persecución contra Pablo y Silas, quienes fueron azotados con varas y luego terminaron en el calabozo de más adentro y los pies asegurados en el cepo. (En épocas históricas pasadas, se empleaba una forma de cepo, usada como instrumento de tortura, en el que la víctima quedaba inmovilizada de pies y manos).
Las diferentes versiones de la Biblia utilizan distintos verbos para revelar que las emociones de Pablo se habían alterado mucho, por la insistencia de la muchacha que gritaba a voz en cuello: “Estos son siervos del Dios Altísimo quienes os anuncian el camino de salvación” y esto lo hacía por muchos días, lo cual exasperó, indignó, desagradó, molestó tanto al apóstol Pablo que bajo esas emociones echó fuera al espíritu y la muchacha quedó totalmente libre y ya conocemos cuál fue el final de esa liberación.
Tenemos otro caso muy interesante con Bernabé y Pablo en la isla de Páfos, cuando se le estaba predicando la Palabra de Dios al procónsul Sergio Paulo, de pronto surgió un fuerte opositor mago, falso profeta, judío, llamado Barjesús, el cual comenzó a contradecir todo lo que Pablo decía, procurando apartar de la fe al procónsul, de pronto intervino Dios y Pablo fue lleno del Espíritu Santo y le dijo: ¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor? Y profirió un juicio contra él e inmediatamente quedó ciego por algún tiempo, entonces el procónsul, viendo lo que había sucedido, creyó, maravillado de la doctrina del Señor.
Como podemos apreciar, la actuación del ministro del Señor fue totalmente diferente, ya que cuando echó fuera el espíritu de adivinación, estaba alterado emocionalmente, pero delante del mago estaba tranquilo, en paz y fue lleno del Espíritu Santo y los resultados fueron completamente distintos en ambos casos. (Hechos 13:6-12).
En otra ocasión el apóstol Pablo llegó a la ciudad de Atenas, y cuando vio la ciudad entregada a la idolatría su espíritu se enardecía (irritaba, exasperaba). Así que discutía en la sinagoga con los judíos y piadosos, y en la plaza cada día con los que concurrían, cuando lo llevaron al Areópago (Tribunal Supremo de la antigua Atenas. “el Areópago tenía su sede en la llamada colina del Areópago”). Pablo les dijo: Varones atenienses, en todo observo que sois muy religiosos (…). Y no entraré en detalles por cuanto ya conocemos muy bien la historia, lo que quiero señalar, es que la ciudad estaba llena de ídolos, pero el apóstol Pablo no confrontó a Satanás ni a los demonios que controlaban totalmente a los atenienses por medio de la idolatría, tampoco invadió su territorio; sino todo lo contrario respetó por completo sus cultos y sistema de creencias y se dedicó a predicar el evangelio. Esto debe llamar nuestra atención y hacernos reflexionar con relación a lo que hemos presenciado en días pasados y que de seguida refiero.
Para el mes de junio se celebró en Venezuela los 200 años de la Batalla de Carabobo y el Día del Ejército. La Federación Venezolana e Internacional de Religiones Ancestrales y el Consejo Nacional Espiritista de Venezuela, decidieron organizar una serie de actividades religiosas espirituales que llamaron 1ER ENCUENTRO CULTISTO EN EL CAMPO DE CARABOBO para el día 24 de junio del año en curso, esto generó una gran intranquilidad e inseguridad espiritual en un grupo de evangélicos en distintas regiones del país, que llamaron al pueblo del Señor para que se organizaran rápidamente en clamores, oraciones y ayunos, y así impedir o estorbar para que dicha programación no se llevara a cabo, todo esto copó las redes sociales y aparecieron mensajes de distintos calibres, pero luego no se hizo esperar las variadas respuestas de los diferentes cultos, que se sintieron ofendidos por los mensajes que venían del lado contrario, produciéndose en las redes sociales una especie de confrontación religiosa espiritual que nunca había sucedido en Venezuela. Lo cual en algunos generó mucha preocupación.
Es por esta razón, que en este punto quiero aprovechar para recordar lo que establecen los artículos 59 y 61 de la CRBV:
Art. 59: “El Estado garantizará la libertad de religión y culto. Toda persona tiene derecho a profesar su fe religiosa y cultos y a manifestar sus creencias en privado o en público, mediante la enseñanza u otras prácticas, siempre que no se opongan a la moral, a las buenas costumbres y al orden público. Nadie podrá invocar creencias o disciplinas religiosas para eludir el cumplimiento de la ley ni para impedir a otro u otra el ejercicio de sus derechos”.
Art. 61 “…La objeción de conciencia no puede invocarse para eludir el cumplimiento de la ley o impedir a otros su cumplimiento o el ejercicio de sus derechos”.
Adicionalmente, el Código Penal Venezolano vigente establece en sus artículos 168 al 171, penas de prisión contra aquellos que cometen delitos contra La Libertad de Cultos.
Como podemos observar del contenido de estas normativas, nuestro ordenamiento jurídico permite dichas prácticas como parte de la libertad de cultos y de conciencia, existiendo además penalidad para el que impida o limite el cumplimiento de este derecho. En razón de ello en mi modesta opinión, luego de todo este análisis y estudio de las Escrituras y atendiendo a lo previsto en las normas citadas, considero que debemos ser sabios y entendidos antes de tomar acciones impulsivas, cuyas consecuencias son impredecibles y podrían generar mucho daño a la obra del Señor en esta nación.

Orlando Anzola
Ministro del Evangelio
despiertatetuqueduermes@hotmail.com

About Verdad y Vida

Check Also

La administración Biden ha preparado el camino para el Armagedón

El comportamiento ruidoso e impredecible de Trump mantuvo las cosas mucho más controladas que la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *