Home / Palabras del Director / El caso Pistorius

El caso Pistorius

Terminó el juicio del destacado atleta y medallista olímpico y paraolímpico, el sudafricano Oscar Pistorius, a quien se le condenó a 5 años de prisión por homicidio culposo cometido contra su novia Reevan Steenkamp; en un juicio que duró varios meses y que la jueza Thokozite Masipa dio por concluido y ordenado su reclusión en la cárcel.
Sin querer hacer leña del árbol caído, es necesario analizar un poco los hechos y lo que desencadenó en esta penosa decisión que podría dar al traste con la brillante y vertiginosa carrera de este corredor olímpico.
Los hechos. Una noche el atleta disparó contra su novia a través de la puerta del cuarto de baño y, según su versión, lo hizo de forma accidental y presa del pánico, pensando que se trataba de un ladrón que había entrado en su casa.
El Veredicto. La jueza dio por buena la versión contada por el atleta, aunque no cree que disparara accidentalmente, sino de forma voluntaria y «negligente», a su juicio, ello no implica que buscara matar a la persona que había detrás de la puerta. Una «persona razonable» habría tomado más medidas para evitar matar a alguien, como por ejemplo llamar a la seguridad o salir al balcón a pedir ayuda a gritos, indicó la magistrada.
Llevémoslo a la Biblia. Dios nos ha entregado mandamientos, ordenanzas y estatutos para que vivamos por ellos y nos vaya bien. El Señor le dijo a Moisés acerca de su pueblo: «¡Cómo quisiera yo que tuvieran tal corazón, que me temieran y cumplieran siempre todos mis mandamientos, para que a ellos y a sus hijos les fuera siempre bien!» (Deuteronomio 5:29). Y luego le repitió a Josué: «…Pon mucho cuidado y actúa de acuerdo con las leyes que te dio mi siervo Moisés. Nunca te apartes de ellas, ni a la derecha ni a la izquierda, y así tendrás éxito en todo lo que emprendas» (Josué 1:7).
Pistorius es un cristiano que siempre ha testificado de su fe durante sus competencias y entrevistas posteriores; nunca ha desperdiciado la oportunidad de exaltar el nombre de Jesucristo como su único Señor y Salvador, y a Él le ha atribuido todos sus éxitos en la vida, incluyendo su carrera deportiva, pues aunque carece de las dos piernas, por medio de unas suplementarias ha logrado despuntar hasta convertirse en medallista olímpico en varias ocasiones.
Sin embargo, cometió varios errores garrafales en su vida cristiana que hoy lo tienen expuesto al escarnio y la prisión. Oscar Pistorius violó dos principios fundamentales de las Sagradas Escrituras: Vivir con alguien sin casarse y en yugo desigual (su novia nunca se identificó como cristiana) y portar un arma de fuego. Estas dos situaciones le trajeron esta dura prueba que hoy está viviendo. Ningún cristiano debe abrirle puertas al enemigo para que éste tome legalidad y traiga sobre él las consecuencias de desobedecer la Palabra de Dios.
El mantener una relación de hecho o convivir con su novia es catalogado por Dios como «fornicación» (Gálatas 5:19-21); el que ella no sea cristiana le llevó a incurrir en un «yugo desigual con los incrédulos» (2ª Corintios 6:14). Los cristianos no debemos portar armas de fuego, a menos que sea un militar o policía que la usa como ‘arma de reglamento’; Pistorius confesó que tenía esa pistola por la inseguridad que reina en Sudáfrica, pero al hacerlo está declarando que Dios no es lo suficientemente fiel y poderoso como para protegerle por lo que necesita autodefenderse, violando así lo que Jesucristo le dijera a Pedro cuando le cortó la oreja a siervo del sumo sacerdote: «Guarda tu espada -le dijo Jesús-. Los que usan la espada morirán a espada» (Mateo 25:52, Juan 18:10-11).
Si Adán y Eva trajeron desgracias sobre toda la humanidad por haber desobedecido y violado una sola exigencia de Dios, ¿cuánta desgracia cree usted que pueda sucederle a quien violente varios principios bíblicos?
Es lamentable lo que le ha acontecido a Oscar Pistorius, eso no lo hace menos cristiano que los demás, pero si le ha acarreado una gran desgracia que se pudo haber evitado si  no hubiese violentado los principios de Dios. Lo dicho por Dios a Josué es para el atleta y cada uno de los creyentes en Cristo: «Nunca te apartes de ellas [mandamientos y principios bíblicos], ni a la derecha ni a la izquierda, y así tendrás éxito en todo lo que emprendas».

director@verdadyvida.org

@georgesdoumat

About redaccion

Check Also

28 ANIVERSARIO… Crónica de la fidelidad de Dios

Corría el año 1992, uno muy singular dentro de la historia contemporánea venezolana. El 4 …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *