Home / Opinion / El beneficio de la unidad y lo que atenta contra ella

El beneficio de la unidad y lo que atenta contra ella

(Oscar Agüero – Apóstol).-

La Iglesia es el cuerpo de Cristo, y cada órgano trabaja en bien del cuerpo, cuando uno se duele, todos sufren, cuando todos trabajan bien el cuerpo se alegra y funciona correctamente.
Cuando Dios habla de su creación y de todo lo que usted puede ver, dedicó dos capítulos para dar a conocer su perfección. Cuando Cristo logró la redención de la humanidad dijo: Consumado es. Pero luego para orar y lograr la unidad de nosotros los que creemos en el, dedicó un capítulo entero (Juan 17).
¿Cuál es el beneficio de la unidad? El cuerpo trabaja bien y en el ámbito espiritual, las tinieblas están debajo de nuestros pies. Al ver como las tinieblas avanzan logrando leyes para apoyar lo malo nos damos cuenta que la iglesia no está cumpliendo la función que nos fue encomendada. Cuando se intenta legalizar la droga, la homosexualidad, el aborto, la enseñanza que descendemos de un mono, etc. ¿Podemos estar contentos porque nuestra iglesia es grande? Jesús dijo: «Vosotros sois la sal de la tierra, la luz del mundo».
Como ministros podemos estar muy contentos por nuestros logros personales, pero si en nuestra ciudad o nación no afectamos a la sociedad y crece la maldad; no estamos cumpliendo la función encomendada. En (Lucas 11:21-23) dice: «Cuando el hombre fuerte armado guarda su palacio, en paz está lo que posee. Pero cuando viene otro más fuerte que él y le vence, le quita todas sus armas en que confiaba, y reparte el botín. El que no es conmigo, contra mí es, y el que conmigo no recoge, desparrama».
Creo que el hombre fuerte es un principado. Estos llevan a países a hacer lo contrario a la voluntad de Dios, para su propia ruina, el viene a robar, matar y destruir. Mientras la iglesia es indiferente, el principado permanece; mientras la iglesia está desunida el permanece, cuando no estamos en armonía el prevalece. El poder más fuerte es la iglesia unida, para quitarles las armas y repartir el botín.

Seducciones del enemigo
Los discípulos fueron seducidos por su propio ego carnal y se equivocaron:
1) Discutieron sobre cuál de ellos sería el mayor; seguramente cada uno defendió su posición pensando que tenía razones para pensar en que sería justo que le reconocieran el liderazgo. Jesús hablaba de que moriría un día, así que era lógico que arreglaran entre ellos el asunto del liderazgo. Fueron corregidos por el Señor, esa levadura no pertenecía a su Reino, sino a la política.
2) Dos hermanos se las ingeniaron para pedirle a Jesús el sentarse juntos en su reino en la larga mesa. Lo que ocurre que Jesús enseño en los principios del Reino que el que más sirve sería el mayor (el que más sirve… al cuerpo). Esto causó malestar entre los demás discípulos.
3) En la actualidad nada hay más dañino, que pensar que Dios respaldará la actitud de robar ovejas del rebaño ajeno. La avaricia y codicia de quedarse con lo ajeno, usando un principio satánico para justificar nuestra codicia de una iglesia más grande. ¿Cuánto creció el Reino de Dios? ¡Nada! ¿Cuánto decreció el reino de las tinieblas? ¡Nada!
Satanás es ladrón y padre de mentira, ¿Usaremos como cimiento de nuestro ministerio los principios del caído? Ministerios que usan la intercesión para reclamar las personas que asisten a otras iglesias ¿es correcto? O es hechicería ¿Podemos usar centenares de inocentes para llevarlos a clamar que otros ministerios no puedan alcanzar metas, se debiliten para que el nuestro crezca más?
Jesús oró (en Juan 17:21) y dijo: «Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste».
Al crecer la iglesia se le puede dar más servicio a los que llegan, mejores instalaciones, más cantidad de maestros para niños, mejores equipos de sonido, más pantallas donde pueden ver en un hermoso colorido las imágenes mientras predicamos etc. Pero que Dios nos guarde de pensar que estas cosas hacen que seamos una mejor iglesia que la del pastor, que su esposa hace de maestra de niños, porque no hay otra, o porque el pastor aún toca la guitarra y adora porque no hay aún los músicos y salmistas suficientes.
Jesús dijo: «Donde hay dos o tres reunidos en mi nombre yo estoy en medio de ellos». ¿recuerdan lo que Natán le dijo a David, sobre una oveja que no le pertenecía, pero que él la robó y mató a su esposo para quedarse con ella?.
Amados consiervos: todos somos importantes en el cuerpo, y nadie puede decir: no necesito al otro, porque lo que nos hace poderoso para echar al hombre fuerte, es el poder que se logra con la unidad.
apostol@oscaraguero.com

About redaccion

Check Also

¿Andas en luz o en oscuridad?, Liliana González de Benítez

Una persona se encuentra en oscuridad espiritual cuando vive apartada de Dios Hubo un tiempo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *