Home / Análisis / “El ajedrez de la vida”

“El ajedrez de la vida”

En el juego de ajedrez y en la historia de la humanidad, se usa convenientemente una ficha durante un tiempo para liderizar un ataque y cuando ya cumplió su propósito se sacrifica para continuar avanzando

Dios tiene la última palabra en este juego / Freepik

Haciendo una analogía de la vida con este juego, me encontré con una impresionante relatividad entre ambas, el ajedrez es un juego muy particular y versátil, se juega sobre un tablero de cuadros blancos y negros, con fichas diferentes unas de las otras, que tienen diferentes funcionalidades y jerarquías entre ellas, siendo la mayoría de ellas los peones, quienes tienen menos maniobrabilidad de juego, pero no por ello, dejan de tener la oportunidad de definir el juego bajo ciertas circunstancias.
Debe quedar muy claro que aunque es un juego muy versátil aun así las reglas de este juego están preestablecidas de antemano, los jugadores solo pueden usar las funcionalidades atribuidas a cada una de las piezas en el tablero, (un espacio limitado Hechos 1:26) donde ocurre el ciclo interminable de la vida, de este tema hablo abundantemente en mi anterior libro: “La ecuación de la vida”, así lo vio un hombre muy sabio llamado Salomón: “Lo que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó” (Eclesiastés 3:15). “¿Qué es lo que fue? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol. ¿Hay algo que se pueda decir; esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido”. Aun añade más; “no hay memoria de lo que precedió, ni tampoco habrá memoria en lo que serán después” (Eclesiastés 1:9-11). Esto habla de dos cosas: la memoria cortoplacista del ser humano en su breve existencia en este plano de la realidad (tablero de juego) donde existe una dualidad continua, que solo es propia de esta Dimensión 3D; y lo otro es, la habilidad de escribir y reescribir la historia una y otra vez por aquellos que ganan algunas batallas en esta guerra interminable.
Napoleón Bonaparte decía que la historia la escriben los ganadores, sin embargo, él fue solo una ficha útil usada en el tablero durante la revolución francesa, cuando cumplió su cometido fue desechado por los titiriteros del momento y terminó sus días exiliado en la isla de Elba con una pensión de dos millones de marcos, así salió de la historia alguien que parecía un jugador, pero solo era una ficha útil a los titiriteros, esto pasa frecuentemente en el juego de ajedrez y en la historia de la humanidad, se usa convenientemente una ficha durante un tiempo para liderizar un ataque y cuando ya cumplió su propósito se sacrifica para continuar avanzando en el tablero hacia otro escenario previsto de antemano.
Este es un juego que se basa en la aplicación de una estrategia para lograr un fin, que requiere de la capacidad de ver por adelantado todas las posibilidades de interacción entre unos y otros, para tomar ventaja en un momento dado, para lograr el objetivo mayor.
Tenemos que hacernos las preguntas correctas para arribar a las respuestas correctas: ¿Cuántos jugadores hay en este juego? En el ajedrez solo juegan dos (DUALIDAD), pero eso no quiere decir que no puedan participar varios en diversos momentos del juego, actuando por turnos; ejemplo: El jugador principal comienza el juego, luego le asigna por un tiempo algunas jugadas a otro jugador bajo su supervisión, luego envía a otro para restaurar el propósito original del juego, y en cualquier momento del ciclo el jugador inicial retoma el juego para reiniciar (RESETEO) la partida en un nuevo ciclo, hasta cumplir su objetivo primordial. Solo para entendidos en los tiempos.
Durante el desarrollo del juego las piezas asignadas al juego se mueven en sus desplazamientos según su maniobrabilidad predeterminada en los cuadros blancos o negros, no importa si las piezas son blancas o negras, se moverán por todo el tablero según sea la voluntad de los jugadores en ese momento, a veces un avance solo es una trampa (señuelo) para el adversario, para distraerlo de la estrategia real del jugador que la ejecuta, la cual no es evidente a simple vista, se requiere de un pensamiento crítico y reflexivo profundo, para verla venir por adelantado, a fin de poder contrarrestarla a tiempo.
Nada es lo que parece, la verdad se encuentra oculta detrás de lo aparente, una cosa es la puesta en escena y otra muy distinta es hacia dónde se dirige el jugador, de allí el método PROBLEMA, REACCIÓN Y SOLUCIÓN tan usado por los que mueven los hilos del poder, entendiendo que cada uno de ellos solo son títeres (fichas del tablero de juego) hay títeres visibles y títeres invisibles a la vista de la gente común, unos son los millonarios y líderes del mundo en los diferentes ámbitos de la vida social, visualizados por los medios de comunicación masivos, pero los verdaderos ricos y los que mueven los hilos del poder no son visibles, trabajan en la clandestinidad, si se hacen visibles es porque van a ser sacrificados en una jugada, para avanzar en el tablero desde otra posición.
Jamás confundas a un títere con un titiritero y menos con un jugador, hay títeres que actúan conscientes de lo que hacen y para quien lo hacen, pero hay otros que son títeres de forma inconsciente, quienes son usados por un titiritero, quien a su vez es el operador usado por el verdadero jugador, los títeres son escogidos basado en su perfil conveniente, intereses o ideología dominante, para jugar un papel temporal, ellos piensan que son jugadores de primer orden hasta que son sacrificados en el juego, como les pasó a muchos a lo largo de la historia.
Uno de esos títeres en la historia que pensaba que jugaba en las grandes ligas dijo: “Solo hay dos palancas que mueven a los hombres: el miedo y el interés”, esto lo dijo Napoleón Bonaparte y tenía mucha razón, esta estrategia se ha usado de forma permanente para controlar a la sociedad, hoy somos presos de nuestros miedos, mientras en la apariencia hay dos facciones de la elite que se pelean a muerte el derecho a dirigir el reseteo de la historia en la actualidad, que incluye por supuesto el reseteo de toda la economía a nivel mundial, la pregunta es: ¿Hay títeres conscientes y títeres inconscientes en esta lucha actual? Responderé esa pregunta más adelante.
Hoy podemos ver cómo la elite globalista que hasta ahora trabajaba tras bastidores es expuesta como nunca antes en la historia, por primera vez se hacen evidentes sus planes de establecer una tiranía mundial, usando el método Problema, reacción y solución, la cual está siendo enfrentada por otra elite que se hace llamar patriota, que enarbola el nacionalismo y la soberanía de los estados naciones. En esencia vemos enfrentada las ideologías de la izquierda contra la derecha, una de las facciones es próvida y la otra no, favorece a la familia nuclear y la otra no, favorece la libertad de religiosa y la otra no, una promete libertad mientras que la otra persigue el sometimiento, y todo ocurre en medio de un ambiente controlado por el miedo y los intereses enfrentados de ambos bandos.
La pregunta importante es: ¿Es Donald Trump títere consciente o inconsciente en esta batalla? Esta es la incógnita de esta ecuación, que debe ser despejada, porque esta guerra está muy lejos de terminar, o en su lugar, podríamos afirmar que él es una variante introducida por el jugador principal de este juego para reiniciar la Matrix de nuestra realidad. En cualquiera de los casos; él es una pieza en el tablero de juego hoy, de eso no hay duda, y está destinado a seguir jugando al menos 4 años más, yo no tengo dudas de que él ganará las elecciones y se convertirá en el presidente Nro. 46 de los EEUU, pero; ¿termina el juego allí? Claro que no.
Quienes programaron la primera y la segunda guerra mundial, también dejaron en el papel la realización de la tercera guerra mundial, la cual enfrentaría a los judeocristianos con el islam, lo cual pondría a Donald Trump como protagonista en un escenario posterior en la próxima jugada en el tablero, esto lo explico detalladamente en mi libro: “La mentira que vivimos II”, en cuyo caso se enfrentarían los intereses y creencias de las dos religiones más grandes del mundo, reduciendo de forma exponencial la población del mundo, creando a su vez la mayor frustración de todas a los creyentes, lo cual creará un nivel miedo e incertidumbre sin precedentes en la historia de la humanidad, el cual será aprovechado por quien ingenió el plan de antemano, para finalmente destruir las religiones e imponer una tiranía mundial con el ya conocido método de: Problema, reacción y solución.
Habría que preguntarse: ¿Quién ha querido establecer un reino único para someter al resto de los mortales en el pasado? La respuesta a esta pregunta no es suficiente, porque ciertamente lo han intentado muchos, eso nos lleva a la segunda pregunta: ¿Quiénes se creen con ese derecho divino para hacerlo? La respuesta a estas preguntas serán muy reveladoras de otro titiritero que hasta hoy se cree un jugador de primer orden, hay un movimiento tras bastidores, que lo ha infiltrado todo y mueve los hilos del poder a todo nivel: son dueños de la banca, el mercado, los organismos multilaterales del mundo, las sociedades secretas, las familias de la realeza, la religión, la ciencia, la cultura, la educación, los medios de comunicación masivos y la industria del entretenimiento, son perros de la guerra, han financiado todas las guerras y conflictos en este mundo, usando las dos palancas, el miedo y los intereses de las personas, actúan en bajo perfil, pero tienen control de casi todo en este mundo, son especialistas en control social, han hecho reingeniería social a gran escala, usando la neurociencia, para domesticar la reacción social, apagando por completo el pensamiento crítico y reflexivo de la mayoría de los seres humanos. Te daré una pista; el jugador mayor de nuestro tablero ya ejecutó un juicio dantesco sobre este titiritero en el pasado, que cambió para siempre las reglas del juego para ellos a partir de allí. Pero ellos decidieron que seguirían siendo algo que ya no eran hasta el día de hoy. Si quieres más información sobre este tema, lo explico ampliamente en mi libro “La mentira que vivimos” II.
Alguien más me dirá: estás dejando fuera de esta ecuación a otros protagonistas, que no son humanos, quienes han operado en alianzas con las facciones que se disputan el poder desde hace mucho tiempo, te entiendo perfectamente; se les llama de diferentes maneras: alienígenas, seres de otras dimensiones, ángeles o demonios, muchos antiguos los llamaban dioses; te daré mi opinión, siempre ha existido una interacción con seres de otras dimensiones, eso no solo está registrado en la Biblia, sino que la evidencia de ello es palpable en todas las culturas a lo largo de historia, sin importar como los llamemos, pero ellos no son los jugadores en nuestro tablero.
La única forma de jugar aquí es con un pasaporte legal, ese pasaporte se obtiene con el nacimiento, entramos a esta realidad por medio del nacimiento y salimos de ella por medio de la muerte, nuestra estadía aquí responde a un propósito único y trascedente para continuar nuestro viaje existencial en diversos planos de la realidad, de este tema hablo de forma más amplia en mi más reciente libro “La ecuación de la vida”, de hecho; Jesucristo para poder actuar en nuestro plano de la realidad, para reiniciar la Matrix en su momento, necesitó nacer de una mujer, para tener el derecho legal a jugar en nuestro tablero, esa fue una jugada maestra del jugador principal y Dueño del tablero de nuestra realidad, que le dio a Jesucristo el derecho a ganar, tal y como lo hizo al resucitar de la muerte, lo cual le dio el derecho a jugar permanentemente en nuestro tablero, esto le dio al ser humano extraviado un GPS espiritual que lo conectó de nuevo con la realidad del propósito original.
Obviamente; aun así continuó la hibridación de nuestra especie a lo largo del tiempo y la interacción con seres de otras dimensiones en nuestra realidad, pero no pueden actuar directamente, porque no son fichas de este tablero, pueden ejercer influencia de diferentes formas y hasta alimentarse de nuestras energías, pero no pueden actuar directamente, recuerda; las reglas del juego fueron establecidas de antemano, las cuales deben ser respetadas por todos los seres sin importar de que dimensión sean.
De esta forma continua de manera interminable el ciclo de la vida en este plano de realidad existencial, con diferentes protagonistas en diferentes tiempos y variadas circunstancias, sin que haya nada nuevo bajo el sol; “lo que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó” (Eclesiastés 3:15). “¿Qué es lo que fue? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol. ¿Hay algo que se pueda decir; esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido”. “No hay memoria de lo que precedió, ni tampoco habrá memoria en lo que serán después” (Eclesiastés 1:9-11); a este estado de cosas fue lo que Salomón llamó: “Vanidad de vanidades, todo es vanidad”.
Tanto Pablo como Salomón revelan lo que realmente es importante entender, para poderlo experimentar en nuestro breve paso por esta realidad: Pablo dijo: “De una sola sangre, ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros, porque en él vivimos, nos movemos y somos…” (Hechos 17:26-28).
Pablo determina que el mayor propósito del hombre es encontrar a Dios en su experiencia de vida, porque cuando lo conocemos a Él, entonces nos conocemos a nosotros mismos, porque fuimos creados a su imagen y semejanza. Todo el sistema de autogobierno creado de espaldas al Creador trata por todos los medios de impedir esa conexión, para poderte dar una identidad falsa, a fin de poderte manipular, convirtiéndote en un esclavo de sus intereses. Es por ello que te llenan de miedo y de falsos intereses, para luego usarlos contra ti. Las dos palancas que mueven a los hombres, quiero que sepas que el miedo es una conducta aprendida, que no es parte de tu naturaleza original, pero es tan efectiva como tu fe en Dios para atraer las cosas hacia ti, ya sea que las quieras o no.
Además, esa energía negativa tan densa es el alimento de ciertas entidades de otras dimensiones.
Salomón dijo: “El fin de todo este discurso oído es este: Teme a Dios y guarda sus mandamientos; porque este es el todo del hombre, Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala” (Eclesiastés 12:13); el hombre más sabio de todos los tiempos, después de experimentarlo todo, dijo que lo único que no es vanidad en la experiencia de vida del ser humano es Dios.
Solo así podrás disfrutar a plenitud la vida en medio del ciclo interminable de la vida, independientemente de cuál sea la circunstancia que impere en ese momento, sin importar quién sea el títere o titiritero de turno. Dios es el todo del hombre.
Solo así cumplirás tu propósito primordial en esta vida, convirtiéndote en una ficha útil en el tablero, movida por el mejor jugador del ajedrez de la vida que existe: Dios. Esta es la única forma de darle jaque mate al rey oscuro en todos los casos, Dios tiene la última palabra en este juego, solo con Dios está asegurada la victoria ahora y siempre.
Con Dios siempre ganamos, el resto del tiempo aprendemos.
Recuerda: “No eres un humano que experimenta eventualmente la espiritualidad, eres un espíritu que estás experimentando temporalmente la humanidad”.

Miguel Ángel León R.
Apóstol, psicólogo y escritor

About Verdad y Vida

Check Also

¿De dónde viene el estrés?

La peor ansiedad es muy sutil y es un deseo de aprobación disfrazado de deseo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *