martes , enero 22 2019

El 2019…

Si el 2018 ha sido el peor año que se recuerde en la historia contemporánea venezolana, el 2019 no pinta menos. La tozudez gubernamental está llevando a la nación a experiencias cada día más dolorosas y será esta actitud oficial la que finalmente terminará con esta pesadilla. 2019 será el año más duro pero el más prometedor, dará inicio al nacimiento de la criatura más esperada por la Iglesia, será el año del nacimiento de la Nueva Venezuela. Vivimos las contracciones de la vieja que dará a luz la Venezuela del Señor.
Todos los indicadores muestran que el 2019 heredará, desde sus primeras horas, una nación negativamente cargada y con pronóstico reservado, pero así como la naturaleza muestra su cara más oscura justo antes de que comience a amanecer, Dios ha dicho que pasará igualmente con la crisis venezolana, mientras más difícil se ponga, más rápido será su fin. Los entendidos del remanente del Señor sabemos, porque así nos lo ha revelado Él, que en el mundo espiritual se están librando grandes batallas en favor de Venezuela, de la Nueva Venezuela.
Es así como podemos asegurar que el 2019 será el año definitivo para el más grande evento profético, que se viene anunciando para nuestro país desde cuatro décadas, cuando convergerán el mundo espiritual y el natural para consumar la mayor victoria experimentada por nación alguna desde hace mucho tiempo. Venezuela pasará de ser la nación vilipendiada, saqueada y oprimida, al gran país signado por la mano de Dios. «El que lee entienda…».
Aunque muchos no lo crean, Dios jamás ha quitado su mano, Él está más pendiente de nuestro país de lo que pensamos, solo que como siempre lo ha hecho y lo comprobamos en la Biblia, Él no nos quita las pruebas y adversidades, sino que camina a nuestro lado para que pasemos por ellas de manera victoriosa; es en ese proceso que el Señor limpia y purifica los corazones para moldearlos, sanar al pueblo y restaurar a la nación. En el caso específico de Venezuela, Él refundará la nación y será un modelo de país, no solo porque se levantará de las ruinas, pues muchas otras naciones con menos recursos lo han hecho, sino porque será un país totalmente gobernado bajo las directrices del Espíritu Santo, con gente temerosa de Dios que administrará los grandes recursos para el beneficio de todos y para el establecimiento del Reino de Dios en y desde Venezuela.
Dios es especialista en ponerle nombre glorioso a las cosas que no son o que no aparentar ser; Él se complace en tomar lo débil, lo que ante los entendidos no tiene valor para transformarlo. «Lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia» (1ª Corintios 1:27-29). Cuando Dios establezca su gloria en Venezuela nadie se llevará el crédito, ningún hombre, ninguna organización, ningún partido político; porque el Señor «hará su voluntad, como en el cielo, así también en Venezuela».
El cambio que viene a Venezuela no será solo político y gubernamental, Dios mudará el corazón y transformará la mente de los venezolanos, tanto dentro como fuera del país, y hará que se vuelvan a Él arrepentidos, porque es ahí donde radica el principal problema; cuando la gente cambie -y lo hará sobrenaturalmente-, el país cambiará y Cristo será «el todo en todos» los venezolanos. Así como los pecadores se arrepienten, reconocen y aceptan a Jesucristo en su corazón y nacen de nuevo, así pasará con nuestra amada Venezuela.
Y, precisamente, el 2019 será el año del primer paso para la transformación de los venezolanos y para el establecimiento de la Nueva Venezuela, de la República Cristiana de Venezuela…

Georges Doumat B.

                                        ¡Bendecido año nuevo!

Estamos ante las postrimerías del 2018 y la entrada de un nuevo año, más allá de las estadísticas y proyecciones negativas sabemos que Dios tiene el control de nuestra vida y nación, eso nos permite descansar en la esperanza de que se terminará haciendo la voluntad del Señor. Sobre esa premisa le deseamos a todos los lectores, distribuidores, anunciantes y relacionados un feliz y victorioso año 2019, donde el favor del Altísimo sea delante de cada uno bendiciendo y prosperando los próximos 365 días.

“En el tiempo correcto yo, tu Dios haré que suceda” (Isaías 60:22).
¡Paz y gozo en Cristo Jesús, le desea..

 La gran familia de
Verdad y Vida Comunicaciones

About redaccion

Check Also

Para qué la crisis

Hemos abordado de diferentes maneras el tema de la crisis venezolana, desde su origen, desarrollo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *