Home / Destacadas / EE.UU.: Más pastores están de acuerdo con Andy Stanley: No hay servicios de adoración hasta 2021

EE.UU.: Más pastores están de acuerdo con Andy Stanley: No hay servicios de adoración hasta 2021

Ahora el 5 por ciento de los líderes de la iglesia dicen que no esperan reabrir el resto del año

El pastor Andy Stanley señaló que “esperar y ver pone a la organización a merced de las circunstancias. Esperar y ver no es forma de liderar. La gente quiere certeza”

(CT – Verdad y Vida).-

Cuando las iglesias cancelaron por primera vez los servicios de adoración en persona en marzo, prácticamente ningún pastor esperaba que las puertas de su santuario aún estuvieran cerradas a fin de año. Esas proyecciones están cambiando rápidamente, y el pastor de megaiglesia Andy Stanley anunció que su iglesia de varios sitios en el área de Atlanta no reanudará los servicios de adoración en persona hasta 2021 debido al riesgo de coronavirus, publicó Christianity Today.
North Point Community Church fue la primera congregación importante en retrasar los planes de reapertura hasta el próximo año, pero Stanley no está solo. En una encuesta del Grupo Barna realizada durante la segunda semana de julio, el 5 por ciento de los pastores dijeron que no esperaban reabrir este año. Hace solo dos meses, ninguno de los encuestados pensaba que sería largo.
Para gran parte de la pandemia, los planes de reapertura de la iglesia han cambiado mes a mes o semana a semana, dependiendo de las regulaciones y los brotes locales.
North Point, que reunió a 38.000 asistentes en diferentes lugares durante un típico fin de semana previo a la pandemia, había anunciado en mayo planes para una reapertura del 9 de agosto; cuando los líderes de la iglesia decidieron que tendrían que retrasarse más allá de esa fecha, optaron por posponer al menos seis meses en lugar de esperar y ver qué pasa con el virus en el otoño.
“Esperar y ver pone a la organización a merced de las circunstancias. Esperar y ver no es forma de liderar”, dijo Stanley a Christianity Today. “La gente quiere certeza. No podemos proporcionar certeza. La claridad es la segunda mejor opción”.
En el anuncio de video enviado a su congregación, Stanley explicó que incluso si North Point reanudara los servicios, solo una pequeña parte de la iglesia podría asistir o no, y la iglesia no podría garantizar la seguridad contra el virus. La celebración de reuniones dominicales también pondría a los líderes en la posición logísticamente difícil de localizar contactos en caso de que ocurriera un brote.
En cambio, posponer su reapertura permite al personal centrar sus esfuerzos en crear programas para llegar y atraer a la gente ahora, incluso a través de ofertas digitales mejoradas y reuniones en persona más pequeñas y limitadas.
“Somos intencionalmente una organización externa. Gastar tiempo y dinero para crear reuniones seguras el domingo por la mañana nos pareció centrado en la información privilegiada”, dijo Stanley, quien tomó la decisión con otros líderes y se basó en parte en encuestas de personal, voluntarios y asistentes. Estimó que el 85 por ciento de los comentarios que recibió sobre las noticias ha sido positivo.
“Al suspender las reuniones en persona del domingo por la mañana, podemos crear una estrategia que impacta al 100 por ciento de nuestros asistentes y también tiene el potencial de afectar a sus amigos”, dijo. “Los servicios en persona durante COVID no son misionales ni evangelísticos, a menos que, por supuesto, la misión de la iglesia sea reunirse en un edificio el domingo por la mañana”.
Otra congregación local, la Iglesia Cristiana de Atlanta, anunció que no volverá a los servicios en persona este año. “No significa, sin embargo, que estamos ‘cerrados’”, dijo el pastor Derek Sweatman en un anuncio publicado en Instagram. “Por el contrario, esta decisión ha permitido a nuestro personal pastoral ‘avanzar’ con nuevos planes e ideas…”.
Mientras tanto, alrededor de la mitad de los pastores (49 %) dijeron que sus iglesias ya volvieron a reunirse en sus lugares regulares para servicios en persona, descubrió Barna. Ese número ha bajado ligeramente desde fines de junio, cuando el 56 por ciento dijo que habían reabierto.
“Las diferencias entre las iglesias que están abiertas o cerradas no son tan grandes como imaginas”, dijo el presidente de Barna, David Kinnaman, la semana pasada. “Esperaba que el noreste y el oeste estuvieran casi categóricamente cerrados, pero lo que encontramos es que, como en estados tan grandes como California o Nueva York, en realidad hay una gran variedad de iglesias y entornos en esos lugares, desde lo urbano a lo urbano. suburbana a rural”.
Georgia reportó un récord de 4.400 casos nuevos, lo que llevó a Atlanta, un punto clave en el estado, a revertir los planes de reapertura y volver a las pautas de la «Fase 1». El gobernador de California, Gavin Newsom, también volvió a promulgar las restricciones, incluido el cierre de los servicios de la iglesia en interiores, luego de un aumento de infecciones y hospitalizaciones en las últimas dos semanas.
“De hecho, estamos descubriendo que uno de los diferenciadores clave entre abierto y no abierto es si el pastor percibe que ha afectado a su congregación”, dijo Kinnaman. “De los que no están abiertos, el 86 por ciento (16 % mucho, 70 % algunos) creen que COVID ha afectado a su iglesia, pero entre los que han abierto, es el 69 por ciento (12 % mucho, 57 % algunos)”.
Si bien la gran mayoría de las congregaciones han cumplido con las directivas de salud pública para evitar la propagación del coronavirus, varias reuniones de la iglesia han resultado en brotes significativos, tanto en el inicio de la pandemia como en las últimas semanas, ya que muchos reanudan la adoración en persona precauciones en su lugar.
Como informó recientemente Associated Press, los servicios de la iglesia “de ninguna manera están en la parte superior de la lista de actividades problemáticas”, y los defensores de la libertad religiosa han argumentado que no enfrentan restricciones más estrictas que reuniones similares. Funcionarios y expertos han expresado su preocupación por el tamaño de la multitud, el contacto físico y el canto durante los servicios, lo que se cree que empeora el riesgo de transmisión del coronavirus.
Si bien la prioridad es la salud y la seguridad, los líderes de la iglesia también están preocupados por la salud espiritual de sus rebaños durante la pandemia.
Barna descubrió que un tercio de los cristianos que asisten a la iglesia no han participado en un servicio en línea en el último mes. Sin embargo, las disminuciones iniciales en dar a los pastores preocupados al principio han mejorado, y la mayoría de los pastores dicen que el diezmo se mantiene constante o en aumento.
Stanley aseguró a su congregación que confía en que Jesús continuará construyendo su iglesia y que North Point será tan fuerte cuando vuelva a abrir en algún momento en 2021.
“Estoy absolutamente seguro de que la iglesia y nuestras iglesias locales no solo sobrevivirán a esto, sino que creo que finalmente vamos a prosperar como resultado”, dijo en el anuncio del video.

About Verdad y Vida

Check Also

Organización de George Soros persigue a activista y a ONG pro-vida

(Verdad y Vida).- La organización Open Democracy del magnate George Soros, asociado a las élites …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *