Home / Opinion / Dios termina lo que empieza, Miguel Ángel León R.

Dios termina lo que empieza, Miguel Ángel León R.

Tú deberías hacer lo mismo que Dios, comenzar por el final, vive desde tu mañana posible y no desde tu pasado incambiable

/ Freepik

Aunque a algunas personas les parezca interminable su circunstancia actual, todo tiene un inicio y un final, como la vida misma, lo que está entre ambos sucesos (nacimiento y muerte) es un proceso al que llamamos vida.
El problema es que todos quieren vivir sus vidas como si esta fuera un suceso, pero en realidad es un proceso, con variables que diferencian el recorrido de todos entre ambos sucesos importantes en la vida, obviamente me refiero al nacimiento y la muerte.
Entendiendo, por supuesto, que la vida es cíclica, que el final solo es un nuevo comienzo, cada amanecer es seguido por un día luminoso, que se eclipsa con el atardecer para dar lugar a la noche, la cual termina invariablemente con el amanecer del otro día.
No hay nada nuevo debajo del sol, de hecho, el sol, la luna y todas las estrellas hacen el mismo recorrido cada día, desde siempre. Todos los ríos van al mar, el ciclo del agua siempre es el mismo, el agua se evapora, luego se condensa, formando así las nubes, para luego regresar a la tierra en forma de lluvia invariablemente.
Solo Dios tiene una visión del cuadro completo, no solo de tu vida, sino de la vida de todos, porque Él no está condicionado por las leyes que gobiernan el ciclo de la vida dentro del plano existencial de nuestra realidad tridimensional, donde ocurre el proceso de tu vida.
Dios lo contiene todo, de hecho, “en Él vivimos, nos movemos y somos” (Hechos 17:26-28), todo existe, se mueve y tiene vida dentro de Él, toda realidad posible está contenida por Él, la cual es observada por Él en un solo plano; para Él no existe pasado presente y futuro, tu vida es como un CD en plena reproducción, es posible que tu estés en la mitad de tu vida, reproduciendo la sexta canción de un total de 12 que forman el contenido completo de tu vida, pero para Él todo está en un presente continuo.
Para Dios: “Lo que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Él restaura lo que pasó” (Eclesiastés 3:15), aunque para ti aun no haya ocurrido.
Dios te dio libre albedrío para que descubrieras paso a paso todo el recorrido de tu vida, para que así puedas aprender en el proceso todo lo que necesitas para continuar tu viaje en el ciclo interminable de la vida.
Tú decides si disfrutas o no el viaje, tú decides cuán difícil será o no tu aprendizaje, pero hay una verdad invariable en la ecuación de tu vida: “El que comenzó la buena obra en ti la perfeccionará hasta el final” (Filipenses 1:6), Dios siempre termina lo que empieza, independientemente de lo que hagan los demás.

Nunca le des vida a algo que Dios determinó su final, diferencia entre aquello de lo que Dios te libera y lo que aún debe estar en tu vida

“Dios tiene la última palabra en tu vida”.
Partiendo de todo lo antes mencionado y comprendiendo el hecho de que fuiste creado por un Dios que te ama incondicionalmente, creo que nadie está más calificado que él para guiarte en el viaje de tu vida.
Dios no pondría un sueño en tu corazón, a menos que tenga un plan para hacer que pase.
Dios pone en ti tanto el deseo como la habilidad para realizarlo, Él es el autor y consumador de la Fe. No importa cuánto tiempo haya pasado, ni cuán difícil te parezca, no importa si tu mente te dice que ya es demasiado tarde, tampoco importa cuántas oportunidades perdiste en tu pasado.
No permitas que tu pasado le ponga nombre a tu futuro, recuerda: Dios comienza por el final, ya Él vio toda la historia de tu vida, por eso es la voz más calificada para ayudarte a cada paso del camino.
Tú deberías hacer lo mismo que Dios, comenzar por el final, vive desde tu mañana posible y no desde tu pasado incambiable; te preguntarás: ¿Que significa eso? Muy sencillo, si tuvieses la oportunidad de hablar con tu yo del pasado y tu yo del futuro, ¿a quién le pedirías ayuda para avanzar?, exacto; ya lo entendiste, le preguntarías a tu yo del futuro que ya lo logró, eso es fe, la convicción de las cosas que aún no pueden ser verificadas por tus sentidos naturales, solo la fe te permite ver tu futuro posible, para darle razones a tu yo actual, para tomar la decisión de construirlo a partir de tu presente.
La materia prima de tu éxito hoy no está en tu pasado, está en tu futuro, no necesitas la memoria para triunfar hoy, necesitas tu imaginación, el futuro es un proceso de creación continuo, no la repetición de la historia, no confundas cíclico con repetición, la historia no se repite, lo que se repite es el pensamiento que la manifiesta, si piensas igual siempre, no podrás tener un resultado diferente, la mente es el arquitecto de tu realidad y los pensamientos son la materia prima con la que la creas.
Si quieres que tu futuro sea diferente a tu pasado, necesitas que tus pensamientos ahora sean diferentes a los que usaste en tu pasado.
Necesitas una nueva perspectiva de la realidad, no permitas que quienes mueven los hilos del poder y manipulan los medios de comunicación encapsulen tus pensamientos en una burbuja basada en la mentira, haciéndote creer que lo que quieres no pasará jamás. “Dios tiene un plan, para que alcances el fin que buscas” (Jeremías 29:11).
Dios ya preparó todo en tu futuro: si sales de tu estancamiento y das un paso hacia adelante te encontrarás con gente correcta, la oportunidad correcta y la provisión correcta, solo necesitas hacer la decisión correcta; SIGUE ADELANTE independientemente de las circunstancias que hay a tu alrededor, Dios nunca dijo que sería fácil, Él dijo que con su ayuda todo sería posible.
Sacúdete de toda la tierra que te arroja la vida, tal y como lo hizo el viejo burro de la historia, que cayó por accidente en un viejo pozo, su amo decidió que era tan viejo su burro que sería mejor que el pozo se convirtiera en su última morada, por lo que comenzó a echarle tierra con la intención de enterrarlo en la vieja cisterna, pero el burro se sacudía toda la tierra permanentemente, así transcurrieron varias horas, hasta que el burro se encontró de nuevo en la superficie. ¿Qué pasó? El burro se negó a aceptar que ese era su final, se sacudió toda la tierra que le echaron encima y la convirtió en su piso debajo de sus patas, fue así como salió del pozo y tuvo una nueva oportunidad en la vida.
Esta es la lección del burro para tí hoy, sacúdete de todo lo que has vivido hasta hoy y ponlo debajo de tus pies, usa todo eso como un escalón para salir del pozo donde te encuentras ahora, no te rindas, sigue adelante, pronto estarás fuera del pozo, para tener una nueva perspectiva que te mostrará una nueva oportunidad, para avanzar hacia el futuro exitoso que Dios ya preparó de antemano para ti.
Sacúdete el pasado, la duda y el desánimo, no importa si han pasado 5, 10 o 20 años, Dios hará que pase todo lo que un día te prometió.
Noé se sacudió 120 años de escarnio y burlas, antes que Dios cumpliera lo que le prometió, al final solo él y su familia se salvaron cuando vino el diluvio universal.
José se sacudió 13 años llenos de adversidades antes ver hecho realidad el sueño que Dios le dio, un día estaba en la cárcel y al siguiente día se convirtió en el príncipe de Egipto.
Dios te dice hoy, este no es tu final, este mal año es temporal, no puedes morir porque aún hay demasiadas promesas sin cumplirse en tu vida.
El sol sigue brillando detrás de esta nube oscura que está pasando frente a ti en este momento, detrás de esta noche oscura te espera el amanecer de un nuevo día lleno de bendiciones, preparadas por Dios de antemano, para que te encuentres con ellas, si no te rindes.
“Dios terminará lo que empezó en tu vida”.
La gente no lo puede parar, las circunstancias no lo pueden detener, la enfermedad no lo parará y ni aún la muerte lo impedirá, Dios terminará lo que empezó en tu vida si tú se lo permites, la gente y las circunstancias te pueden detener temporalmente, pero el único que lo puede hacer permanentemente eres tú.
Dios puso semillas de grandeza en tu interior, depende de ti que se manifiesten o no en tu vida. Si mantienes la fe Dios hará que ocurra.
No escuches la voz de los pesimistas a tu alrededor, ellos te dirán que no lo lograrás, luego cuando vean tu determinación querrán decirte cómo hacerlo y finalmente cuando lo logres, los muy hipócritas te dirán que nunca dudaron de ti, ignóralos por completo, cuando ellos hablan de limitaciones, no están hablando de ti, están hablando de ellos mismos.
Así lo hicieron con los hermanos Wright cuando intentaron volar el primer aeroplano, también lo hicieron con Thomas Alva Edison antes de ver la primera bombilla encendida después de 10.000 intentos fallidos.
¿Qué debes hacer cuando hay mucha niebla y no puedes ver tu norte?
Usa la brújula para identificar el norte, así podrás fijar tu curso con precisión para llegar a tu destino, Dios es la brújula para guiarte en medio de la niebla que ha inundado el mundo el día de hoy.
Quizás piensas que es demasiado tarde para ti, eso también pensaron María y Marta cuando Lázaro tenía 4 días de muerto y su cuerpo ya estaba descompuesto, sin embargo, Jesucristo lo levantó de la muerte y Lázaro tuvo una nueva oportunidad en su vida.
María pensaba en una sanidad, pero Jesús pensó en algo mayor, en la resurrección, cuando las cosas no ocurren como las planeaste ni en tu tiempo, es porque Dios tiene algo mucho mejor para ti.
Para Dios no hay nada imposible, Él resucitará cualquier cosa que tú creas que ya murió en tu vida, tu relación de pareja, tu economía y cualquier cosa que Dios no haya determinado su fin, nunca le des vida a algo que Dios determinó su final, diferencia entre aquello de lo que Dios te libera y lo que aún debe estar en tu vida.
Dios abre puertas que nadie puede cerrar y también cierra puertas que nadie puede abrir.
Esa es la razón principal por la que Él debe ser no solo tu brújula en el camino, sino la voz calificada en tu vida para guiarte en todo momento.
Te daré una palabra para que realices el sueño que Dios puso en tu corazón: EMPIEZA DE NUEVO.
Dios no llega tarde jamás, Él terminará todo lo que empezó en tu vida, Dios cumplirá todo lo que te prometió.
Él tiene la última palabra en tu vida.

Miguel Ángel León R.
Apóstol, psicólogo y escritor

About Verdad y Vida

Check Also

¿Qué puedo hacer para unir a mi familia?, Liliana González de Benítez

El mal manejo de la tecnología está acabando con la unidad entre los miembros de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *