Home / Opinion / “Dios protege mi mente en medio de la pandemia”, Yanintza de Yervez 

“Dios protege mi mente en medio de la pandemia”, Yanintza de Yervez 

No hay ninguna enfermedad ni ninguna aflicción que tenga más poder que nuestro Dios / Freepik

La crisis provocada por el nuevo coronavirus ha sumido al mundo en la incertidumbre (Psicología pandémica).
Las constantes noticias sobre la pandemia pueden parecer interminables y esto está afectando la salud mental de muchos, particularmente quienes ya viven con afecciones como la ansiedad y el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).
Aunque preocuparse por las noticias es comprensible, en muchas personas esto puede empeorar los problemas de salud mental existentes. Todo esto nos lleva a la pregunta: ¿cómo podemos proteger nuestra salud mental durante la pandemia de Covid-19?
El miedo a que todo se salga de control y a ser incapaz de tolerar la incertidumbre son características comunes de muchos trastornos de ansiedad. Por lo tanto, es comprensible que muchas personas con ansiedad sientan que están ante un desafío en este momento. «Una gran parte de los casos de ansiedad se basan en preocuparse por lo desconocido y estar a la espera de que suceda algo: el coronavirus es eso. La Palabra de Dios en la Biblia dice que «depositemos en él [en Cristo Jesús] toda ansiedad, porque él cuida de nosotros» (1ª Pedro 5:7. NVI). 

¿CÓMO PODEMOS PROTEGER NUESTRA SALUD MENTAL?

Te ofrecemos cinco recomendaciones al respecto:
1.- Limita el flujo de noticias y ten cuidado con lo que lees.
Cuando me siento ansioso, mis pensamientos pueden salirse de control y empiezo a pensar en consecuencias catastróficas. Y la única manera de protegernos es confesando con tu boca que Dios es nuestro protector, quien te protege tu mente, tu cuerpo y tu alma.
En 2ª Corintios 10:4-6, Dios nos dice: que «Usemos las armas poderosas de Dios, no las del mundo, para derribar las fortalezas del razonamiento humano y para destruir argumentos falsos.  Destruimos todo obstáculo de arrogancia que impide que la gente conozca a Dios. Capturamos los pensamientos rebeldes y enseñamos a las personas a obedecer a Cristo; y una vez que ustedes lleguen a ser totalmente obedientes, castigaremos a todo el que siga en desobediencia» (NTV).
Pasar largos períodos alejado de sitios de noticias y de las redes sociales ayuda a controlar su ansiedad y todo pensamiento negativo. Limita la cantidad de tiempo que pasas leyendo o mirando cosas que no te hacen sentir mejor. 

2.- Haz una pausa en las redes sociales.
Las redes sociales pueden ser un desencadenante. El estar buscando y verificando información por las redes produce mucha ansiedad. Produce mucha angustia, miedo, desesperación, depresión, estrés. Las redes sociales de por sí han generado muchísimos problemas a las personas antes de esta situación, aún más ahora. Alteran tu comportamiento y tu mente.
Las redes sociales hacen que pierdas el contacto con los tuyos; te hacen perder el enfoque de la vida real, te hacen perder el autocontrol de tu vida. La Palabra de Dios es bien clara cuando dice: en 1ª Corintios 10:23, «Algunos de ustedes dicen: “Yo soy libre de hacer lo que quiera”. ¡Claro que sí! “Todo está permitido”, pero no todo es provechoso. “Todo está permitido”, pero no todo es constructivo» (NVI).
En necesario tener «dominio propio», las redes sociales no son malas, pero hay que usarlas con sabiduría. 

3.- Ser obedientes.
Y tiene que ver con lo que hacemos, el ser pacientes y, sobre todo, obedecer a las autoridades, autoridades gubernamentales, acatar la cuarentena y a las recomendaciones actuales, en este caso para nosotros los venezolanos con el cumplimiento de la cuarentena, de quedarnos en casa. Mantener una conducta de obediencia y sujetarnos a eso, será más fácil para nuestra salud mental estar bien. Dios nos manda a que seamos obedientes, su Palabra dice: «Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él» (Romanos 13:1). Es decir, que aunque no nos guste a veces debemos sujetarnos a ellas en obediencia. 

4.- Habla con Dios.
Lea la Biblia, ore y reflexione en la Palabra de Dios; pongámonos toda la armadura de Dios; «por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor.  Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo» (Efesios 6:10-11. NVI).
Es un momento maravilloso aun en medio del problema, Dios nos permite que hagamos cosas que no habíamos podido hacer como compartir en familia, es un tiempo de unión familiar para buscar más de Dios juntos. 

5.- Coloca toda la confianza en Dios.
Es el tiempo preciso para buscar de Dios y entregarle todo a Él. Es un tiempo de reflexión para reencontrarnos con Dios, solo Él puede darle paz a nuestra mente. Este es un tiempo de gran prueba para el pueblo de Cristo. En un mundo tan afectado y en medio de tanto dolor, debemos saber cómo mantener intacta nuestra fe, cómo brindar el mejor testimonio y cómo actuar con sabiduría frente a esta situación tan compleja.
Interioriza lo importante que es tener fe en Dios: «En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan» (Hebreos 11:6. NVI).
No hay ninguna enfermedad ni ninguna aflicción que tenga más poder que nuestro Dios.
Oro a nuestro Señor y gran Dios que te guarde, sostenga, te llene de sabiduría y bendiga grandemente tu vida. 

Yanintza de Yervez
Psicóloga clínica

About Verdad y Vida

Check Also

¿Ignorantes?, Richard Rodríguez

Quien es ignorante, es aquel que voluntariamente ignora la Palabra de Dios para dar rienda …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *