Home / Destacadas / Dios en las Olimpíadas de Río de Janeiro 2016

Dios en las Olimpíadas de Río de Janeiro 2016

[quote]En esta justa olímpica hubo muchos atletas creyentes en Jesucristo quienes al ganar honraron públicamente a Dios por sus logros[/quote] (Agencias/ VyV).-

Recientemente se celebraron los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro, Brasil, donde cientos de atletas de diferentes disciplinas participaron tras años de preparación. Entre ellos, se encuentran muchos atletas cristianos, cada uno con sus historias y encuentros con Dios, que los llevaron a agradecer públicamente, el haber participado y ganado una medalla en representación de su país, pero para la gloria y honra de Jesucristo, su Salvador.

4-5 Aros OlímpicosAlgunos de ellos ya son conocidos pues tienen una larga carrera deportiva, otros, se mantuvieron en lo secreto, para luego ser honrados por el Señor en público durante estas Olimpíadas. A continuación, encontrará algunos de esos hermanos en la fe, que se mantuvieron fieles a Dios y que ahora pueden celebrar un triunfo, y exaltar el nombre de su Creador.

Yoel Finol
El boxeador venezolano Yoel Finol ganó medalla de bronce en la categoría de 52 kilogramos. En declaraciones posteriores el joven manifestó su emoción y dijo que “toda la gloria sea para mi Dios (…) esto lo hago por mi Venezuela”.

David Boudia y Steele Johnson
Los clavadistas estadounidenses David Boudia y Steele Johnson se llevaron la medalla de plata en los saltos sincronizados de 10 metros. Después de la victoria, aprovecharon el momento para compartir cómo su fe los mantiene con los pies en la tierra, independientemente de su éxito olímpico. “Los dos sabemos que nuestra identidad está en Cristo”, dijo Boudia a los reporteros. En su autobiografía recientemente publicada, Más grande que el oro: de un corazón olímpico roto a la redención (Greater than gold: from olympic heartbreak to ultimate redemption), Boudia también detalla cómo ser cristiano cambió su vida y abandonó pensamientos suicidas, el alcoholismo y las drogas.
Johnson dijo que su fe le ayudó a superar una grave lesión, cuando con tan solo 12 años, se golpeó la cabeza en una plataforma, su cráneo se agrietó antes de caer en el agua. “El hecho de que Dios me diera la posibilidad de seguir con esto y perseverar y no tener miedo y ansiedad sobre el clavado, todo salió bien al final”, agregó.

Michael Phelps
El nadador Michael Phelps, logró ganar su decimonoveno oro olímpico, al vencer con el equipo de relevos de EE. UU en la final 4x100m libres. Pero hace dos años, el medallista de oro estuvo en un lugar mucho más oscuro. Phelps reveló recientemente que sufrió una crisis de identidad y que quería terminar con su vida.
Su amigo cristiano y estrella de la NFL, Ray Lewis le dio unas palabras de aliento, lo que llevó a Phelps a ingresar a un centro de rehabilitación para librarse del alcohol y uso de drogas. Allí, Lewis le envió a Phelps una copia del libro “Una Vida con Propósito”, del pastor Rick Warren. Phelps le da créditos al libro de Warren de edificarlo y darle esperanza de nuevo. “Me ha hecho volver a creer que hay un poder más grande que yo y hay un propósito para mí en este planeta… Me ayudó cuando yo estaba en un lugar en el que necesitaba más ayuda”, dijo.

Simone Biles
La gimnasta estadounidense Simone Biles ganó dos medallas de oro en la prueba de gimnasia artística general e individual. Tuvo un pasado difícil junto a su hermana, sus padres eran drogadictos y ellas terminaron viviendo en varios orfanatos hasta que sus abuelos puedieron adoptarlas oficialmente. Ellos también las introdujeron a la fe cristiana. La fe y la familia han sido los pilares en el largo viaje de Biles para convertirse en la “mejor atleta del mundo”.

Caeleb Dressel
Otro de los atletas de fe cristiana que compitió al máximo nivel por los EE. UU es Caeleb Dressel, una de las estrellas emergentes en natación, que consiguió el oro en el relevo de 4×100 estilo libre junto a Michael Phelps. Dressel suele escribir citas bíblicas en su rostro. Uno de los favoritos del atleta es Isaías 40:31: “Pero los que confían en el Señor tendrán nuevas fuerzas; se elevarán en las alas como águilas”.
Dressel ha declarado a los medios que su motivación no es solamente “batir récords o ganar, sino también inspirar a la gente, y mostrarles que encuentro mi felicidad en lo que Dios me ha dado”.

Selección de Fiji
La selección de rugby de Fiji ganó su primera medalla de oro y lo celebró alabando a Dios en el campo. Con energía y con fuerzas, los atletas decidieron alabar a Dios en el campo de juego, ante miles de espectadores. “¡Hemos ganado!, hemos ganado por la sangre del Cordero y por la Palabra del Señor. ¡Hemos ganado!”, cantó el grupo vencedor.
“En primer lugar, doy gracias al Señor, que ha sido nuestra fuente de fortaleza… Recordamos cómo Dios nos ha dirigido en estos dos últimos años y el mismo Dios que servimos está aquí con nosotros”, dijo uno de los jugadores, cuando se le preguntó la razón del éxito del equipo.

Simone Manuel
La nadadora estadounidense, Simone Manuel, se sintió muy contenta tras ganar una medalla de oro en la categoría 100 metros estilo libre. “Toda la gloria sea para Dios”, dijo la deportista, al tiempo que celebraba la victoria, ya que se convirtió en la primera mujer afroamericana en alcanzar un récord olímpico en esa categoría.
Habló de su fe enfatizando que alababa a Dios por el logro conseguido. “Todo lo que puedo decir es, toda la gloria sea para Dios”, y añadió: “definitivamente ha sido una larga jornada en estos últimos cuatro años. Estoy tan bendecida de tener una medalla de oro”, expresó, según reseño el diario The Blaze. Simone usa las redes sociales regularmente y habla de Dios. Precisamente después de la competencia escribió en Twitter: “Es un honor representar a los Estados Unidos. Dios está trabajando en mí. Estoy muy agradecida. Gracias a todos por su apoyo”.

Thiago Braz
El joven atleta cristiano Thiago Braz, ahora tiene el récord olímpico de salto con pértiga y él no perdió la oportunidad de agradecerle a Dios por la medalla de oro que ganó para su país, anfitrión de estas Olimpíadas. “En caso de que me pregunte si se trata de un milagro. ¡Hoy ha habido un milagro!”, aseguró Braz.
El atleta también mencionó varias veces que estaba agradecido con Dios. “Doy gracias a Dios por todo, por este momento. Es una oportunidad increíble. La gente creyó en mí, estaban de mi lado apoyándome”, comentó. Así como Thiago Braz, más de un 30% de los brasileños son cristianos evangélicos y creen en el Dios de los imposibles.

“Maya” Dirado
Madeline “Maya” Dirado obtuvo cuatro medallas en su nombre. Ganó los 200 m espalda y en los 4×200 metros libres, la plata en los 400 y el bronce en los 200 metros combinado. Sin embargo, ella sorprendió a todos cuando dijo que no era lo más importante en su vida. “No creo que a Dios le preocupe cómo nado. El estar en un equipo olímpico no es mi objetivo final en la vida. Creo que Dios se preocupa más por mi alma y estoy anunciando su amor y misericordia para el mundo”.
“Jesús ha sido una constante en mi vida”, resaltó la campeona. Para la atleta, su confianza es saber que no importa lo que acontezca, Dios la ama. Según Maya, “el amor de Jesús por mí y para toda la humanidad es algo que siempre me ayuda a amar a la gente a mi alrededor, cuando las cosas se ponen difíciles”, dijo.

Brianna Rollins
La estadounidense Brianna Rollins ganó la prueba de 100 metros vallas delante de sus compatriotas Nia Ali y Kristi Castlin, para completar un triplete norteamericano en el podio. Después de la carrera, las atletas dijeron que hicieron un círculo de oración antes de la competencia y que sintieron la presencia de Dios sobre ellas para ayudarles a glorificarlo a Él en la carrera.
Rollins dijo que ella sigue a Dios y deja que Él la guíe. “Fe, usted solo necesita [el tamaño de] una semilla de mostaza de esto. ¡Dios te tiene!”, tuiteó Rollins. Después de ganar el bronce, Castlin honró a sus compañeras de equipo y dedicó su medalla a aquellos que perdieron sus vidas en violencia armada. Ali indicó que ganar la plata fue duro y atribuye su fe en Dios como la fuente de su rendimiento. Ella escribió en Twitter: “Todo lo que Dios te ha prometido, está listo en tu futuro”.

Una ayuda mutua
Muchos fueron testigos de este acto de amor entre competidoras. La corredora Nikki Hamblin de Nueva Zelanda tropezó y causó sin querer, la caída de Abbey D’Agostino de EE. UU. Luego de eso, D’Agostino ayudó a Hamblin a levantarse, y unos metros después la estadounidense estuvo a punto de abandonar la carrera, pero la de Nueva Zelanda -en vez de retomar la carrera-, la alentó para que cruzara la meta.
La caída tuvo serias secuelas en ambas y fueron las últimas en terminar la prueba en medio de una gran ovación. Abbey D’Agostino declaró a los medios de comunicación: “Dios preparó mi corazón para responder de esa forma”.
Por su manera de responder a la caída, Abbey obtuvo la cosecha de lo que había sembrado en la competidora Hamblin, ambas decidieron ayudarse, en vez de actuar como muchos hubiesen hecho, dejar en el piso a su contrincante. Dice la palabra de Dios: “Mejores son dos que uno;… porque si cayeren, el uno levantará a su compañero” (Eclesiastés 4:9-10).

El atleta Will Claye siempre da la gloria a Dios antes y después de competir / EFE
El atleta Will Claye siempre da la gloria a Dios antes y después de competir / EFE

Will Claye
El norteamericano Will Claye, medallista de plata de salto largo, demostró que la Palabra de Dios ha sido auxilio y esperanza para todos los que en ella creen. Claye también habló de la importancia que tienen la lectura constante de la Biblia y las oraciones en su caminata de fe. “La oración tiene un gran papel. Basta abrir la boca y hablar con Dios. En mi mente, yo hago una oración antes de cada salto y eso es una cosa muy importante para lo que hago”, declaró el atleta.
A esta lista se suman muchos atletas más como Usain Bolt, quien ganó nuevamente medalla de oro, y todo el equipo jamaiquino, quienes oraban juntos para poner en manos de Dios todo su desempeño. También la norteamericana Haley Augello, quien participó en la disciplina de lucha libre y declaró que usa este deporte para evangelizar.
Ha sido larga la carrera y la disciplina que estos atletas han tenido que mantener para participar en los Juegos Olímpicos, pero ese esfuerzo en nada se compara con la dicha de poder contar con el mejor aliado, entrenador y Señor: Jesucristo.◄

About Verdad y Vida

Check Also

Cristianos en una aldea india golpeados, obligados a reconvertirse a las religiones tribales

La persecución tiene lugar en medio de la campaña de grupos hindúes radicales para evitar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *