miércoles , septiembre 19 2018
Home / Palabras del Director / Después de la distracción del 20…

Después de la distracción del 20…

Tal vez muchos no estarán de acuerdo con este título, pero si analizamos en frío los tiempos y las circunstancias a la luz de los acontecimientos profetizados para Venezuela por nuestro Señor desde 1983 hasta la fecha, deberíamos entender que ya no hay más tiempo para distracciones ni dilaciones de ningún tipo, suficiente hubo ya con las semanas previas al proceso electoral del pasado 20 de mayo.
Dios dijo que la salida de Venezuela a esta crisis viene directamente de parte suya, a través del clamor, la humillación y la unidad de la Iglesia a nivel nacional; nunca será electoral, ya habrá tiempo para procesos electorales legítimamente aceptados por todos y con apoyo de la comunidad internacional.
Les recuerdo lo que el Señor dijo hace más de 25 años a un pastor venezolano: «ciertamente yo usé la espada de Bolívar para libertar esta nación, pero ahora lo haré con la espada de mi espíritu». Ignorar esto, así como el resto de la profecía para nuestra nación y asegurar que Dios autorizó a algún hijo suyo para participar en la pasada «contienda electoral», no es más que un elemento de distracción que no solo desvió la atención de lo que realmente debemos hacer como cuerpo de Cristo, sino que dividió, puertas adentro, las opiniones en esa materia.
Cuando alguien se levanta a señalar: «¡el Espíritu Santo dice, o me dijo…!», y sus palabras no se cumplen automáticamente queda desacreditada tal palabra y debería venir un obligatorio arrepentimiento de parte de quien habló presuntuosamente porque causa un daño al testimonio del pueblo de Dios y es de tropiezo para quienes nos miran desde afuera.
Hoy hay posibilidad de arrepentimiento hacia quien habla «de parte de Dios» pero lo que dijo no se cumple, en el Antiguo Pacto, las Escrituras son tajantes ante este delicado asunto: «Y el profeta a quien yo no le haya ordenado hablar, o que hable en nombre de otros dioses pero pretenda hablar en mi nombre, será condenado a muerte» (Deuteronomio 18:20). Cuando muchos oyen a alguien y que sus palabras no se cumplen, es porque están dejando de oír lo que está profetizado y que sí se ha venido cumpliendo a la perfección.
Ya no podemos hacer volver el tiempo, pero sí es obligatorio que busquemos la dirección de Dios, enmendemos los errores y terminemos de entender que solo habrá salida a la manera del Señor, aunque no nos guste es lo mejor para Venezuela y la Iglesia de nuestra nación. Viene siendo hora de que cada quien asuma el lugar que el Altísimo le asignó para este tiempo. Dentro del ejército de David estaban líderes de las diferentes tribus de Israel, pero había una en particular que tenía una asignación necesaria en la actualidad, eran los hijos de Isacar.
Dice la Biblia: «De los hijos de Isacar, doscientos principales, entendidos en los tiempos, y que sabían lo que Israel debía hacer, cuyo dicho seguían todos sus hermanos» (1 Crónicas 12:32). Otra versión expresa: «De los hijos de Isacar, expertos en discernir los tiempos, con conocimiento de lo que Israel debía hacer…» (LBLA). En pocas palabras, urge que nos pongamos de acuerdo como Iglesia para que aquellos con la capacidad divina «en discernir los tiempos, con conocimiento de lo que la Iglesia debe hacer» lleven la voz y las directrices divinas para una acción espiritual unida y contundente contra la opresión de las tinieblas sobre Venezuela.
Basta ya de distracciones, no hay tiempo que perder, el enemigo espiritual ha trazado su plan para neutralizar a la Iglesia y continuar con la destrucción de Venezuela; solo una acción conjunta y dirigida por el Espíritu Santo nos sacará de esta catástrofe nacional en que vivimos. Dejemos que «los Isacar» de este tiempo traigan la dirección del Señor, para eso hace falta mucha humildad, porque probablemente no sean los que muchos creen, a lo mejor Dios los saca de donde nadie espera ni cree, pero serán los escogidos del Señor para este tiempo.
David será coronado en Venezuela, pero no antes de que Dios ponga al enemigo por estrado de sus pies… «El que lee entienda».

@GeorgesDoumat

-o-o-o- 1, 2, y 3 -o-o-o-

1 MINISTRO ISRAELÍ: “SOLO HABRÁ PAZ CUANDO VENGA EL MESÍAS”. El Ministro de Defensa de Israel, Avigdor Liberman, dio mientras informaba acerca de las acciones israelíes contra objetivos iraníes en Siria y sobre las manifestaciones de palestinos en las últimas semanas, una declaración sorprendente: “La paz en Oriente Medio solo vendrá con la llegada del Mesías”. Tiene toda la razón, solo que la Biblia revela que Israel recibirá como «mesías» bajo engaño al Anticristo, cuando abran sus ojos tendrán encima a la madre de todas la batallas: Armagedón, luego vendrá a reinar el genuino Mesías: Jesús, el Hijo de Dios.
2 FRANCISCO A HOMBRE GAY: “DIOS TE HIZO ASÍ Y TE AMA ASÍ”. Juan Carlos Cruz, una víctima de abuso sexual clerical ha dicho que el papa Francisco le señaló que Dios lo hizo gay y que su sexualidad “no importa”. Describiendo su encuentro con el papa a CNN, Cruz dijo: “Sabes Juan Carlos, eso no importa. Dios te hizo así. Dios te ama así. El papa te ama así y debes amarte y no preocuparte de lo que dice la gente”. «Y Dios creó al hombre a su imagen. Lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó» (Génesis 1:27), el Señor jamás hizo un tercer género, es verdad que Dios ama al pecador, pero abomina su pecado, por eso es que debemos preocuparnos por lo que Él dice y manda en la Biblia. Sin dudas que este es otro comentario absurdo y herético del Papa Francisco.
3 LO DIJO Billy Graham: “El valor es contagioso. Cuando un hombre valiente toma una posición, las decisiones de otros a menudo se refuerzan”.
Y la Biblia DICE: “Sé fuerte y muy valiente. Ten cuidado de obedecer todas las instrucciones que Moisés te dio. No te desvíes de ellas ni a la derecha ni a la izquierda. Entonces te irá bien en todo lo que hagas” (Josué 1:7. NTV).

About redaccion

Check Also

Rodrigo Duterte y sus necedades

Necio es uno de los más contundentes calificativos que las Sagradas Escrituras da a aquellos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *