Home / Opinion / Cuidado con lo que se declara y no se vive, Edson Contreras

Cuidado con lo que se declara y no se vive, Edson Contreras

Mediten en su silencio. Este es el tiempo en el que los pueblos sus gobiernos sus dirigentes religiosos serán juzgados y este es el tiempo en que la misericordia (oportunidad de YHWH) se hace presente de manera individualizada para que el conjunto de arrepentidos con evidencia en los frutos conformen el pueblo que será la nueva nación en cada nación, para dirigir a aquellos a los que aún se les dará oportunidad (misericordia de YHWH) de volverse del mal que aún hay en ellos.
Aunque se decreta y se declara suspensión del juicio inminente, todos lo viviremos pues será en el fragor de ese juicio que se mostrará lo que decimos profesar. El poder de la declaración y el decreto no tiene más poder que el poder que da esa palabra que se declara y se decreta cuando esa palabra ya ha sido conocida, vivida, entendida y guardada en la vida de quien la declara. No para cambiar el juicio de YHWH, sino para dar a conocer el poder que tiene lo que declara mediante el cambio y el fruto que ha producido en su y vida, lo cual es evidencia del PODER de YHWH y el poder que tiene la PALABRA en la obediencia a ella y el poder del libre albedrío que nos fue dado para obedecer a quien da instrucción (TORAH) al hombre. Ese es el verdadero poder. Al vivir lo que declaramos nos hacemos ejad = unidad (esto es hacerse uno con la naturaleza de YHWH) y en esa unidad con Él y el poder de Él guarda lo que es uno con Él en obediencia y amor.
¡¡¡ALERTA!!! Cuidado con lo que se declara y no se vive, pues las palabras de YHWH son arma de doble filo que solo obedecen al que la pronunció (YHWH) y no al que la toma para blandirla en su boca, por causa de que es palabra que salió de la boca de YHWH y cumple el objetivo para el cual Él la lanzó. Y la espada no perdonará aún al que la empuña, pues se volverá contra él mismo si ve en él la misma naturaleza de maldad de aquellos contra quienes la espada de la PALABRA misma combate.
No se exponga ninguno en batallas que no tiene como ganar.
Nadie que no se haya preparado (en kedusha = purificación) va a ganarle a su enemigo si está en manos de él por causa del pecado sin reconocer, sin confesar y sin entender. No obre nadie indignamente la batalla para que no muera. La intención en la acción no librará a nadie de las consecuencias de la falta de entendimiento y de arrepentimiento.

EYNT
Edson Contreras
Profeta

About Verdad y Vida

Check Also

¿Qué puedo hacer para unir a mi familia?, Liliana González de Benítez

El mal manejo de la tecnología está acabando con la unidad entre los miembros de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *