Home / Testimonios / Cuando servir a Jesucristo lleva al martirio

Cuando servir a Jesucristo lleva al martirio

Ellos calcularon el costo. Sabían que Cristo era digno, y voluntariamente arriesgaron sus vidas pagando el precio final a manos de los talibanes en Afganistán

(Verdad y Vida).-

Hannelie Groenewald había esperado el ataque de los talibanes en Kabul ese día. Ella y otros médicos de su clínica incluso habían sido puestos en espera en una reunión de la ONU en caso de ataque. Sin embargo, nada la había preparado para el objetivo real de los talibanes.
Un silencio terrible flotaba en el aire, y nada parecía moverse. Los ruidos habituales de tráfico, bocinas y ladridos de la ciudad estaban extrañamente ausentes. A medida que se acercaba la oscuridad, Hannelie notó que no había luces encendidas en su apartamento del último piso. Se preocupó y oró mientras esperaba noticias de su familia.
A las 5:45 pm, el silencio se hizo añicos por el sonido de los disparos, seguido de una gran explosión. Los espectadores en la calle se dispersaron para cubrirse. Hannelie se enteraría más tarde, que su esposo y sus dos hijos no habían sobrevivido.

LOS HECHOS

Insurgentes talibanes mataron a tres cristianos sudafricanos durante un ataque de cuatro horas contra su casa de huéspedes en Kabul, Afganistán. Werner Groenewald (46), su hijo Jean-Pierre (17) y su hija Rode (15) fueron asesinados en el asalto del 29 de noviembre de 2014. La esposa de Werner, la Dra. Hannelie Groenewald (45), estaba trabajando en una clínica local cuando ocurrió el ataque.
De acuerdo con la cuñada de Werner, Riana Du Plessis (hermana de Hannelie Du Plessis de Groenewald), Werner recibió un primer disparo en la pierna, pero aún así logró subir las escaleras para tratar de proteger a sus hijos. Sus esfuerzos fueron en vano; los asaltantes los mataron a los tres. “La casa fue invadida por tres insurgentes”, dijo a News24, un sitio web de noticias de Sudáfrica. “Uno de ellos era un terrorista suicida, y los otros dos tenían armas en sus manos. Tomaron como rehenes a otros miembros del personal. Después de que mataron a Werner y a los adolescentes, la casa fue incendiada”.
Un afgano local también murió durante el ataque. Otros siete afganos, que fueron tomados como rehenes por los insurgentes, escaparon sin lesiones físicas.
Según una biografía en línea, Werner había recibido un llamado al trabajo intercultural en Afganistán en abril de 2002, después de varios años como pastor de la Iglesia Reformada Holandesa de Moreleta Park en Pretoria, Sudáfrica. Pero Du Plessis niega las acusaciones de que era un «misionero secreto». “Pensaban que Werner era un misionero que intentaba convertir a musulmanes en cristianos, pero Werner no lo era. Fue un trabajador humanitario, estaban allí para ayudar a Afganistán. Hizo un gran trabajo…”.

RESPONDIENDO AL LLAMADO

Antes de mudarse a Afganistán en 2003, Hannelie y su esposo, Werner, habían discutido la posibilidad de morir en el país devastado por la guerra. Consideraron los peligros de criar a sus dos hijos, Jean-Pierre, para entonces de cinco, y Rodé, de tres años, en una región dominada por los talibanes. Sabían que sus vidas serían drásticamente diferentes de la vida que habían conocido en Sudáfrica. Sin embargo, el llamado de Dios era tan real como los peligros que enfrentarían, y sabían que la obediencia a Él era más importante que sus temores.

TODAVÍA VALE LA PENA

}Casi tres años después del ataque, Hannelie declaró: “Mi alma está bien”. Aunque no le ha sido fácil encontrar esta paz, sabe que Dios ha estado con ella en todo.
Al recordar los años de su familia en Afganistán, dijo que valió la pena. Ella no cambiaría nada.
“No creo que sepamos al 100 % cuál es el impacto de lo que hicimos en Afganistán a través de los años”, dijo. “Sin embargo, lo sabremos algún día, cuando estemos frente al Señor. Pero creo que tuvimos un impacto en la vida de las personas. También creo que la sangre derramada de mi familia es como la semilla de la iglesia afgana y que al final habrá una cosecha de mil veces, porque Dios tiene el último movimiento”.
Hannelie dijo que está orgullosa de la obediencia de su familia a Cristo; ella sabe que su sacrificio y servicio fueron para la gloria de Dios.
“Es fácil para nosotros como cristianos adorar al Señor los domingos en la iglesia y alabarlo, pero es difícil tener una sincera obediencia al Señor e ir cuando Él te llama”, dijo. “Creo que hay un precio que pagar para ser un verdadero creyente nacido de nuevo. Jesucristo fue perseguido. Fue crucificado, y nosotros, sus discípulos, no somos nada mejor que lo que fue Él. También nos sucederá si realmente vivimos un estilo de vida como el de un creyente nacido de nuevo que sigue al Señor en obediencia. Habrá un precio que pagar”.
“Tuvimos una clara vocación”, aseguró. “Teníamos un mandato de Él; Calculamos el costo. Sabíamos que algo así podría suceder. Dios permitió eso por una razón”.
“Sé que en realidad me están persiguiendo para terminar mi carrera también, para terminarla bien”, continuó. “Creo que un día Jean-Pierre (su hijo) dirá: ‘Mamá, ¿por qué tardaste tanto en llegar aquí?’. Están donde se supone que deben estar, en el regazo de Jesús, y no puedo esperar a estar allí también. Pero tengo que terminar esta carrera por el Señor”.

Alguien debe ir… ¿Cuántos se atreven a ir?
Afganistán es a menudo llamado el «lugar más peligroso del mundo» para los trabajadores humanitarios debido a la forma en que los talibanes y otros grupos extremistas han señalado intencionalmente a los trabajadores humanitarios extranjeros. Para los cristianos locales, sin embargo, la situación es aún más grave porque la constitución afgana no reconoce la existencia de cristianos afganos, dejándolos completamente desprotegidos.
Jesús nos anticipó: “Tengan ustedes en cuenta que los estoy enviando como a ovejas en medio de lobos; así que sean prudentes como serpientes y sencillos como palomas… Por causa de mi nombre todo el mundo los odiará… El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor. Al discípulo debe bastarle con ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al dueño de la casa lo han llamado Beelzebú, ¿cuánto más a los de su familia?” (Mateo 10:16,22,24-25). A pesar del inminente peligro alguien debe ir por los perdidos en el nombre de Cristo Jesús, pero ¿cuántos se atreven a ir?◄

(Fuentes: World Watch Monitor, Open Doors USA y La Voz de los Mártires).

About Verdad y Vida

Check Also

5 razones por las que los musulmanes se convierten a Jesús

Muchos musulmanes que se convierten sufren persecución. Pero la mayoría están dispuestos a correr el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *