Home / Palabras del Director / Cuando Dios dice: “Es necesario…”

Cuando Dios dice: “Es necesario…”

Tal vez para muchos la frase «es necesario» no tenga tanta importancia, pero si la analizamos a la luz de las Sagradas Escrituras contenidas en la Biblia sabremos exactamente a lo que se refiere el Señor al pronunciarla reiteradamente.

Cuando Dios expresa: «Es necesario…», significa que es imprescindible, obligatorio, conveniente y preciso que algo acontezca en el mundo, la iglesia o en nuestra vida para poder darse lo siguiente que viene. Saltarse lo que es necesario retrasará o abortará lo que Dios tiene con y para nosotros.
Según el DRAE, necesario: es algo que forzosa o inevitablemente ha de ser o suceder. Que se hace y ejecuta obligado por otra cosa, como opuesto a voluntario y espontáneo. Se dice de las causas que obran sin libertad y por determinación de su naturaleza. Que es menester indispensablemente, o hace falta para un fin.
Por su parte, necesario, en el original griego del Nuevo Testamento, viene de la palabra “dei”: Es preciso, obligatorio, conveniente, se debe. Es utilizado por Dios para referirse a una necesidad debido a la naturaleza misma del caso, la cual es impuesta por las circunstancias, también por la necesidad en cuanto a lo que se precisa para poder conseguir un resultado; y de la necesidad que surge del determinado consejo y de la voluntad de Dios.
En resumen, cuando Dios dice: «Es necesario…», implica un evento en nuestra vida, familia o nación que gústenos o no debe darse para que algo más grande pueda venir. Aunque nos parezca o no el Señor lo producirá para traernos algo mejor. Nunca se nos dice en la Biblia que Dios deba pedir nuestro consentimiento o consultarnos para hacer algo; cuando Él lo crea necesario lo hará, muy a pesar de nuestro reconocimiento o no.
Vemos así varios “es necesario…” en el Nuevo Testamento, que deben ocurrirnos para que Dios pueda traer el resto de sus bendiciones. Por ejemplo:
«No te maravilles de que te dije que es necesario que ustedes nazcan de nuevo» (Juan 3:7). Sin lo cual no habría salvación.
«¡Ay del mundo por los tropiezos! Es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquél por quien viene el tropiezo!» (Mateo 18:7). Dios necesita probar quién es genuino o no.
«¡Ay de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas! Porque pagan el diezmo de la menta, del eneldo y del comino, y soslayan lo más importante de la ley, que es la justicia, la misericordia y la fe. Es necesario que hagan esto, pero sin dejar de hacer aquello» (Mateo 23:23). Es menester darle a Dios como también ser justos y misericordiosos.
«Él les respondió: “¿Y por qué me buscaban? ¿Acaso no sabían que es necesario que me ocupe de los negocios de mi Padre?”» (Lucas 2:49). La misión de Jesús y los creyentes es una prioridad.
«También les dijo: “Es necesario que el Hijo del Hombre padezca muchas cosas, que sea desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y que muera y resucite al tercer día”» (Lucas 9:22). Sin lo cual no tuviésemos la entrada al cielo por medio de Jesucristo.
«Dios es Espíritu; y es necesario que los que lo adoran, lo adoren en espíritu y en verdad» (Juan 4:24). Más que con nuestros sentidos, a Dios debemos adorarle en nuestro espíritu.
«Luego les dijo: “Lo que ha pasado conmigo es lo mismo que les anuncié cuando aún estaba con ustedes: que era necesario que se cumpliera todo lo que está escrito acerca de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos”» (Lucas 24:44). Gracias a que Cristo cumplió las profecías hoy el mundo tiene esperanzas por medio de Él.
“Es necesario”, es un verbo impersonal que generalmente está en presente, a excepción de los muy contados casos donde ya se cumplió lo que era necesario. “Es necesario” hacer o pasar por alguna circunstancia que no nos gusta o abandonar lo que nos gusta para poder recibir aquello que Dios tiene para nosotros.
“Es necesario”, significa que si no pasa aquello que es obligatorio, lo esquivamos o retrasamos, sencillamente no obtendremos lo prometido que viene tras eso. Lo que “es necesario” debe suceder para poder obtener mi bendición o mi promoción. Solo Dios sabe qué, cuánto y cómo “es necesario…” para nosotros, nuestra familia y nación; aprendamos a confiar en Él.
Aunque usted no lo crea, pero “es necesario” lo que estamos viviendo en Venezuela para que Dios pueda cambiar nuestra manera de pensar y vivir, y así transformar nuestro país en aquel que el Señor ha ideado, que es totalmente diferente al que tenemos hoy, uno pleno de paz, prosperidad, justicia y, sobre todo, de un avivamiento espiritual nunca antes visto…

director@verdadyvida.org
@GeorgesDoumat

About redaccion

Check Also

Cambio de sexo, ¿jugando a ser Dios?

La industria médica y farmacológica vinculada al pecado está cada día más incipiente. Ya no …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *