Home / Palabras del Director / ¿Cuál golpe…?

¿Cuál golpe…?

Golpe, autogolpe, contragolpe, son expresiones que llenan nuestros medios venezolanos en estos días, de lo cual se han hecho eco muchísimos más a nivel mundial. Siempre ha sucedido, salvo una que otra excepción, que las interrupciones abruptas de gobiernos en ejercicio han venido del componente militar de las naciones; por esta razón no salimos de nuestro asombro cómo si nuestro gobierno está liderado por una mayoría de militares o ex militares pueda el Presidente Maduro hablar de «golpe de Estado» en Venezuela.

No pretendemos hacer un análisis político-militar de nuestro país, nuestra competencia se limita a lo espiritual, sin olvidar que lo que sucede en el mundo espiritual es lo que se manifiesta en el físico, política incluida; puesto que los reinos espirituales (invisible) rigen el mundo visible. Así como Jesucristo vino a iniciar el establecimiento del Reino de los cielos en la tierra, existe un reino antagónico, el de las tinieblas, que pugna en contra del divino. Aunque muchos en el mundo no lo crean o rechacen, no deja de ser cierto.
Volvemos a lo del «golpe».
El Presidente Maduro anunció a mediados de septiembre, a manera de advertencia, que el viaje del gobernador de Miranda, Enrique Capriles Randonski, a Miami obedecía a una reunión «con la gusanera» de venezolanos que allí residen, según él, «para conspirar en contra de la revolución». Ante ello el mandatario mirandino respondió desde la Florida que «lo peor que le puede pasar al país es un golpe de Estado».
Pero, ¿de cuál golpe hablan Maduro y Capriles? Por si lo ignoran se lo vamos a decir: La Biblia enseña que aquello que tememos y confesamos terminará por alcanzarnos, sea un golpe de Estado o lo que sea. Por amor a Dios, ya basta de zozobra, de insultos, de declaraciones destempladas, basta de politiquería desmedida, ¿acaso no saben que sus palabras como hombres revestidos de autoridad tiene peso sobre sus representados, en este caso nosotros? Si hablan de un golpe, pues el reino de las tinieblas interesado en golpes, debacles, destrucción, violencia y muerte, activará esa declaración y la llevará a cabo, porque lo que declaramos invoca y activa acciones en el mundo físico.
El que en verdad dará pronto un golpe maestro en Venezuela será el propio Dios, pero en contra de las clases política, empresarial y económica indolentes al clamor y dolor del pueblo oprimido por la ya insoportable situación económica y social que vive el país, por causa de la corrupción y el mal manejo desde hace décadas de las riquezas naturales que el Señor puso a cargo de ellos para que se distribuyeran equitativamente y no que se despilfarraran o terminaran en los bolsillos de los corruptos, sean éstos del bando que sean.
El problema de Venezuela desde hace casi 200 años no es otro que su clase política y su desempeño en el gobierno. No es que no hayamos tenido hombres brillantes a lo largo de nuestra historia republicana, pero la mayoría han sido gente sin temor a Dios, ineptos, corruptos o no se han rodeado de personas que saquen adelante sus gestiones en vez de contribuir, como lo han hecho, a medrar y hacer colapsar a uno de los países más bendecidos que Dios ha creado en nuestro planeta.
Si le ha parecido dura la exhortación de hoy, mire a su alrededor la dura situación en la que nos han metido con gestiones de gobierno irresponsables y carentes de toda brújula divina, y no hablamos de religión, hablamos de una relación genuina con Jesucristo; porque por siglos nos hemos jactado de ser una nación «cristiana», pero sin Cristo y sus preceptos. Él dijo: «Si me aman guarden mis mandamientos…», y es lo menos que se ha hecho en Venezuela.
Reflexionemos, esta no es la Venezuela que queremos ni por la que estamos orando desde hace muchos años, tampoco es la que Dios ha diseñado en su Reino para nosotros. Señores políticos: o nos alineamos a la voluntad de Dios ya, o Él será quien les dará un golpe y coloque a gente que le tema y con una profunda sensibilidad por el prójimo. No piensen que escaparán al juicio divino, es hora de arrepentirse o cosechar las consecuencias de lo que están sembrando…

director@verdadyvida.org

@georgesdoumat

About redaccion

Check Also

28 ANIVERSARIO… Crónica de la fidelidad de Dios

Corría el año 1992, uno muy singular dentro de la historia contemporánea venezolana. El 4 …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *