Home / Opinion / ¿Cuál fue la marca de la Bestia…?, Douglas Colina

¿Cuál fue la marca de la Bestia…?, Douglas Colina

¿Es o será la vacuna, la “gran ramera”, algún líder conocido, etc., etc.?

El tefilín y su colocación

He leído recientemente a algunos religiosos por allí, y a otras personas, diciendo que la vacuna es la maarrrrcaaaa de la bestia, esto o lo otro. Personalmente no creo que la bestia tenga tan poquita astucia y precaria imaginación para camuflarse de esa manera, lo cual me motivó a escribir estas reflexiones que me atrevo, si pudiera ser un atrevimiento de mi parte, compartirles.
En el libro de Apocalipsis, leemos acerca de la llegada de la Bestia, el enemigo del pueblo de Dios. Durante ese período, los seguidores de Cristo serán excluidos de la participación en la economía local a menos que acuerden colocar sobre su cabeza y mano la marca de la Bestia (Apocalipsis 13:16-18). Pero…
¿Cuál es la naturaleza exacta de la marca?
Para comprender el verdadero significado de la marca de la bestia sugiero tener en cuenta lo siguiente: el libro de Apocalipsis es un documento judío y anti-romano. Una vez que tengamos claro eso, recordemos que el texto central de la Torá judía (los primeros 5 libros del Antiguo Testamento de la Biblia) que se recitaban dos veces al día, decía: “¡Oye, Israel! El Señor es nuestro Dios, el Señor uno es”. Tenía otra parte, menos famosa, pero integral: “Átalos (los mandamientos de Dios) como una señal en tu mano y estarán en tu frente” (Deuteronomio 6:4-8). El pueblo judío, tanto hoy como en la antigüedad, cumple ese mandamiento atando literalmente las palabras del UNICO DIOS VIVIENTE que se encuentran en la Torá en su mano y cabeza casi todos los días de la semana. Esta práctica se llama “la colocación del Tefilín*”.
La significancia de este acto de obediencia a DIOS, que tiene para los judíos, simboliza la UNIÓN de la persona en MENTE y CORAZÓN con el SEÑOR.
Si el libro de Apocalipsis se lee con conciencia del contexto judío del primer siglo, ahora supongo que no debemos imaginar que un día el mundo entero se someterá a un procedimiento médico que insertará un chip debajo de la piel humana o con una vacuna (como algunos especulan). En cambio, debemos entender que la marca de la bestia es una expresión interna o externa, pero de hecho visible, que se opone a la Ley de Dios en la vida de un ser humano.
Como enemigo de Dios y de Su pueblo (todos los creyentes en quien dijo “YO soy El Camino, La Verdad y La Vida”) la Bestia maligna naturalmente querrá reemplazar la marca de Dios que va en la mano y la cabeza del adorador con su propia marca.
Está claro que en los tiempos del Antiguo Testamento el “Tefilín” representaba una marca o señal visible de los hijos obedientes de DIOS.
Cuando CRISTO vino también nos dejó muy bien detallado en su Libro el perfil o señales que debemos tener en cuenta para visiblemente reconocer si alguien tiene La MARCA, “El CHIP de DIOS” grabado, insertado en su mente y corazón, si es así, ¡ninguna bestia con su chimba marca lo podrá reemplazar!!!
Considero prudente recordar que toda marca, cualquiera que esta sea, explícitamente es la representación visible de pertenencia a alguien o a algo: Vea la marca del hierro en su ganado, el oso en la malta o cerveza que se toma, los 4 aros famosos o la estrella de 3 puntas de dos marcas de carros alemanes lujosos, el teléfono celular con la fruta mordida, etc.
¿Cuál es su marca, a quién pertenece usted…?
Un fraternal saludo.

(*) El Tefilín en la práctica religiosa judía, es uno de los dos pequeños estuches de cuero negro en forma de cubo que contienen textos de la Torá (El Pentateuco) escritos en pergamino, en concordancia con Deuteronomio 6:8 (y 8 declaraciones similares en Deuteronomio 11:18 y Éxodo 13:9,16).

Douglas Colina
Médico, académico y escritor

About Verdad y Vida

Check Also

Cómo dejar de pecar, Charles F. Stanley

“Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *