Home / Testimonios / «Conocí el infierno, pero Dios me dio una nueva oportunidad»

«Conocí el infierno, pero Dios me dio una nueva oportunidad»

La peor sensación no era solo el dolor, el ruido, los gritos o el olor. Era la sensación de desesperanza, de amenaza total. Estaba condenada para siempre. Sabía que estaba en el infierno por la eternidad. No había salida

(Agencias/ VyV).-

A continuación presentamos el testimonio de una joven mujer de 24 años. Ella, como muchos otros, tuvo una experiencia sobrenatural, visitó el infierno.
“Fui violada por un supuesto amigo, alguien en quien creía que podía confiar. Me fui avergonzada y conmocionada. No podía contarle a nadie sobre mi terrible experiencia. Lo guardé para mí y seguí con mi vida normal.
Algunas semanas más tarde, después de regresar de una vigilia, empecé a sentirme débil, así que fui a un hospital cercano y me realicé algunas pruebas. Para mi mayor sorpresa, di positivo al embarazo. Le dije al hombre involucrado, quien después de muchas súplicas me convenció de hacerme un aborto, que se mantendría en secreto.
Fui a la clínica; sin embargo, antes del procedimiento, le pedí a Dios que me perdonara por lo que estaba a punto de hacer y, en el proceso morí y abandoné mi cuerpo. Todavía mirando la forma sin vida en la mesa de abortos, comencé a ascender, pero de repente una fuerza me empujó hacia abajo a través de un túnel oscuro. No pude ver el comienzo o el final de las paredes del túnel. Estaba oscuro, muy oscuro, vi telarañas como células en las paredes y en un instante estaba en el infierno.
Vi a una mujer que había estado allí por más de 100 años, estaba sumida en un profundo dolor y agonía, se derretía en las llamas y el magma, como es líquido, volvía a unirse en la forma de la mujer. Ocurrió repetidamente. Sabía que estaba en el infierno.
Empecé a arder y arder, tuve ganas de arrancarme el cabello desde la raíz, porque el dolor era insoportable. Era como si mis sentidos se magnificaran más de mil veces. La agonía de las quemaduras no fue suficiente. El grito de las personas bajo el mismo tormento fue peor, eran tan fuertes que sentí que iba a quedar sorda, pero no dejaban de resonar en mis oídos.
Empecé a gritar, cuanto más gritaba, más débil me sentía, pero los gritos no hicieron más que debilitarme, mientras más gritaba, más me debilitaba. Rechiné los dientes, pero nada me hizo sentir mejor… solo empeoró, no tengo palabras para describirlo. Yo estaba en un profundo tormento.
La peor sensación no era solo el dolor, el ruido, los gritos o el olor. Era la sensación de desesperanza, de amenaza total. Estaba condenada para siempre. Sabía que estaba en el infierno por la eternidad. No había salida. Comencé a clamar a Dios por misericordia.
En un momento, apareció Jesús y lloré más. Le pedí que me diera un segundo lugar del infierno para gritar que Jesús es el Señor y morir de nuevo. Jesús respondió: “¿cuántos segundos hay en un minuto, cuántos minutos hay en una hora, cuántas horas hay en un día, cuántos días hay en una semana, cuántas semanas hay en un mes y cuántos meses hay en un año?, y ¿cuántos años has vivido en la tierra? Te he dado todos los segundos en tus años de vida y me fallaste”.
Lloré más y le pedí que tuviera misericordia. “Por favor dame otra oportunidad para ir y contarle al mundo sobre el infierno”, le dije. Le supliqué al Señor que me diera una oportunidad, incluso si volviera al mundo sin mis manos o mis piernas, “por lo menos deja que haya aliento en mi nariz”. Comprendí mejor el adagio de que un perro vivo es mejor que un león muerto. Incluso prometí contarle al mundo sobre mi suplicio si liberaba mi alma del tormento en el infierno.
Él respondió: “Muchos se han ido de aquí para contarles, qué te hace pensar que te creerán”, pero seguí suplicando por una segunda oportunidad mientras lloraba y crujía los dientes.

Una nueva oportunidad
Jesús tuvo misericordia de mí, pero me advirtió con severidad que si no predicaba terminaría en el infierno. Él me dijo: “dile a mi gente que deje de jugar conmigo”. En ese momento me desperté en la habitación del hospital.
Al principio tenía miedo de compartir mi horrible experiencia porque estaba preocupada por mi reputación, pero finalmente me abrí cuando entré en contacto con un verdadero profeta de Dios.

¿Cuál es el costo de la oportunidad?
Si estás leyendo esta publicación que significa que tienes la oportunidad de hacer un cambio y reconciliarte con Dios o si no estás firme y eres tibio, es hora de dejar de jugar con Dios.
Las palabras por sí solas no pueden contar mi tormento en el infierno o el tormento de aquellos en el infierno.
El infierno no es un mito, una historia, o un producto de la imaginación de alguien, el infierno es un lugar real. Un lugar que ni siquiera desearías para tus enemigos o para los que más te han lastimado.
“Y como está establecido que los hombres mueran una vez, pero después de esto el juicio” (Hebreo 9:27) Si reconocemos que algún día nos van a quitar todas las cosas terrenales, entonces el anhelo por las posesiones materiales nos importará mucho menos ahora. Debemos alejarnos de la indulgencia física, ya que el placer terrenal no deja ninguna gratificación permanente. Debemos dejar de dar excusas para el trabajo de Dios, debemos imitar a Cristo, descubre tu propósito en la tierra y cuéntalo, sé parte del movimiento de Dios en estos últimos días, camine constantemente con el Espíritu Santo.
Finalmente, ora para que Dios te perdone todos tus pecados y tenga misericordia de ti. Por favor no ignores esto. El infierno es real”.◄

About Verdad y Vida

Check Also

Cuando testificar de Cristo te cuesta todo

De los 50 países de la lista de mayor persecución, 14 se encuentran en el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *