Home / Testimonios / Confesiones de un contrabandista de Biblias en el Medio Oriente

Confesiones de un contrabandista de Biblias en el Medio Oriente

/ Freepik

(Open Doors).-

John* llegó al aeropuerto a última hora de la tarde. Solo había un obstáculo más que superar antes de que estuviera a salvo con sus contactos, cristianos secretos que seguían a Jesús en este país del Medio Oriente que no podemos nombrar.
Tenía que atravesar la frontera.
Fue a la línea de aduanas alrededor de las 9:30 p.m. Su esperanza era que los oficiales de aduanas no pidieran ver dentro de la maleta de John; esperaba que solo lo saludaran.
Eso no es lo que pasó.
Un funcionario de aduanas le pidió a John que abriera su maleta. «Abrí la maleta», recuerda John. «El hombre abrió varios de mis ‘regalos’ especiales y me preguntó para quién eran estos regalos o dónde quería venderlos. Le dije que personalmente quería dar estos regalos para agradecer a la gente por ser bienvenidos en el país».
Los ‘regalos’ eran, por supuesto, Biblias. John es un contrabandista de la Biblia. Y acababan de atraparlo tratando de llevar la Palabra de Dios a un lugar donde no era bienvenida.

CONSEGUIR LA PALABRA DE DIOS, PASE LO QUE PASE

Contrabandear Biblias ha sido parte del ministerio de Puertas Abiertas desde el principio. El fundador de Open Doors, el hermano Andrés y su equipo en ciernes introdujeron regularmente Biblias de contrabando detrás de la Cortina de Hierro, de ahí proviene el apodo del hermano Andrés, como el «Contrabandista de Dios». En lugares donde la Biblia aún es difícil de encontrar, el contrabando sigue siendo parte de lo que hacen.
John es un socio de Open Doors que se ofreció como voluntario para llevar la Palabra de Dios a los creyentes secretos desesperados por Biblias. El hermano Andrés solía orar para que «los ojos se cegaran» mientras introducía las Biblias a través de fronteras hostiles. John probablemente oró algo similar a eso. Pero Dios no siempre responde las oraciones de la misma manera.
Los oficiales de aduanas confiscaron las 50 Biblias que John había tratado de esconder en su maleta. Él fue llevado a una estación de policía donde fue retenido e interrogado durante la noche. «Me interrogaron oficiales de aduanas y policías locales», dice John. «Continuamente había alguien preguntándome, sin descanso. Algunos iban de uniforme, otros no. Me preguntaron sobre mi material, para quién era o a quién quería venderlo. Le repetí que se trataba de regalos. Los guardias sabían que había demasiadas Biblias para ser simples regalos».
John no estaba seguro de lo que le pasaría. Le preguntó a uno de los funcionarios si podía ir a su hotel. El funcionario le dijo a John que, en cambio, lo llevarían en el primer avión de regreso a su país: debía ser deportado.
Pero el funcionario continuó. «El hombre dijo que yo era diferente de los demás», dice John. «Comencé a hablar con él. [Después de un tiempo] me dijo que su padre estaba gravemente enfermo».
John no dudó; preguntó si podía orar por el padre del oficial.
«Él estuvo de acuerdo y oré por el hombre», dice John. «Después de eso, le conté mi testimonio y le expliqué lo importante que es Jesús para mí. Saqué un pequeño Nuevo Testamento de mi bolsillo. Al final del libro, está impreso un ‘plan de salvación’».
John leyó todo esto a aquel hombre. E increíblemente, el funcionario que supervisaba el arresto de John recibió la verdad de Jesús.
«Él aceptó a Jesús como su Salvador», dice John. «Tenía lágrimas en los ojos».

LA FIDELIDAD DE DIOS EN ACCIÓN

El oficial se ofreció a ayudar a John. «Dijo que me ayudaría a resolver mi problema», recuerda él. «Me preguntó si solo estaba en la celda por los libros. Le dije que sí. Luego me preguntó si quería recuperar los libros. El hombre me pidió que lo siguiera para obtener las Biblias. La situación se resolvió y pude volver a poner los libros en mi maleta. Aproximadamente a las 8:00 de la mañana me llevó a mi avión».
Dios estuvo con John todo el tiempo.
«Desde el momento en que abrieron mi maleta hasta que volví a entrar en el avión, le agradecí al Señor», dice. «Tenía paz, la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento. Vi la mano de Dios en todo lo que sucedió. Fue diferente de lo que había planeado. Decidió cambiar todo por esta alma. Solo era un espectador. Gracias a mi Padre, gracias Jesús».
Otro grupo de viajeros tuvo más éxito en la entrega de Biblias y otros libros.
«Viajamos con la mitad de nuestra maleta llena de Biblias árabes», dice un miembro de un pequeño grupo de europeos. «Tuvimos un buen viaje al país. El avión aterrizó con un retraso de una hora, pero llegamos a la dirección donde nos quedaríamos».
«Al día siguiente, llamamos a nuestra persona de contacto: lo llamaremos ‘M’*. Pronto, nos recogió y nos dirigimos con nuestros valiosos ‘regalos’ a su iglesia. Tuvimos una hora [juntos] antes de entregar las Biblias, así que pasamos un tiempo en oración con M. Fue un momento emocionante y muy rico juntos”.
Más tarde, participaron en un servicio cristiano.
«Se estaba moviendo para ser parte de un servicio con unos 80 creyentes, todos provenientes de un contexto musulmán», dice el contrabandista de la Biblia. «También había algunos niños presentes».
Colin*, uno de los empleados de Open Doors que supervisa estos viajes de contrabando, señaló: «Agradezco a Dios que la mayoría de nuestros viajes de contrabando de la Biblia funcionen bien. A menudo, los viajeros dan testimonios después de su viaje sobre cómo Dios protegió el equipaje especial que llevaban».
La literatura es más que bienvenida en el Medio Oriente. «Tener Biblias, libros cristianos y material de discipulado es crucial para una iglesia en crecimiento con nuevos creyentes», dice Colin.
Un líder de la iglesia en uno de estos lugares se hace eco de esto. «Estamos agradecidos por la literatura cristiana que recibimos regularmente», dice. «Hace unos años, nuestra iglesia sufrió mucho por la falta de literatura, y especialmente los evangelios para los nuevos convertidos. Ahora tenemos suficiente. Gracias por ayudarnos».

(*) Se han cambiado los nombres para proteger las identidades.

About Verdad y Vida

Check Also

Tribu india que cazaba hombres aceptó a Jesús como Señor

Toda una tribu en Nagaland, noreste de la India, renunció a su tradición de matar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *