Home / Opinion / Comida para águilas: ¡Eres un mata gigantes…!, Luis Tovar

Comida para águilas: ¡Eres un mata gigantes…!, Luis Tovar

En este mundo caminan tres grupos de personas; las ovejas, personas diseñadas a ser liderizadas, guiadas. Son seguidores.
Los lobos, son aquellos líderes negativos que destruyen y matan ovejas.
Los pastores, son los líderes que velan y cuidan nuestra sociedad en todas sus expresiones y en especial guías espirituales.
Hoy es necesario definirnos, ¿ovejas, lobos o pastores? Dios nos llama al pastoreo de vidas humanas. Aunque tengas cualquier título eclesiástico, académico o ministerial, si no operas como pastor en tu área la unción mata gigantes no es activada. Solo Dios ayudará frente a imposibles a aquellos que exponen sus vidas en servir y liberar a otros. Nuestra sociedad los llama Héroes y heroínas. Ilustres, en realidad la sociedad premia y reconoce el altruismo y desprendimiento por los más débiles. Es ser pastor.
La mayor tragedia de hoy que observo es líderes con títulos que dejaron de ser pastores. Empresarios y políticos que dejaron de ser pastores y se convirtieron en depredadores cada uno en su área. Es el llamado de Cristo al apóstol Pedro: “Me amas, apacienta mis ovejas”. Ayer y hoy Jesús ve nuestra sociedad dispersa como ovejas que no tienen pastor (guía-líder), Mateo 9:36-38. Nuestras naciones claman por un presidente con función pastoral, la iglesia demanda de sus ministros función pastoral. Los pueblos reclaman a los organismos de seguridad, pasión pastoral, cuidado y protección. La ciudadanía grita a los empresarios y comerciantes, dejen de ser lobos y conviértanse en pastores de la economía. Cada padre y madre debe forjar en sus hijos el carácter pastoral mata gigantes.
La unción mata gigantes es activada cuando activamos la función pastoral. Más que una oficina o título es una función desde una célula familiar, una red, una iglesia, una red apostólica o profética, un maestro, un padre o madre, un profesor con sus alumnos «ejercen la función pastoral», un funcionario público que sirve a su pueblo que lo eligió. Es la prueba de tu amor por el Señor Jesus: “¿Pedro, me amas? Apacienta mis ovejas” (Juan 21).
David enfrentó a Goliat no como soldado, lo intentó con la armadura prestada de Saúl, pero no tuvo éxito, tuvo que regresar a su oficio y unción: pastor de ovejas. Cuando Saúl le pidió credenciales o ficha técnica, lo que expresó fue su experiencia pastoral, matando osos y leones que intentaron destruir su redil, y agregó que igualmente defendería a Israel (su nación) y Dios le entregaría al gigante Goliat (1 Samuel 17:33-37).
David hizo uso de sus herramientas, él tenía conciencia que estaba equipado y armado hasta los dientes. Hoy te digo pastor, líder, mentor en tu área y vocación, tienes todo lo necesario para hacer tu trabajo con alta excelencia en el Reino de Dios. Revisemos el arsenal bélico de David que equivale al que tú posees hoy:
1.- Cobertura (Samuel el profeta, sacerdote y juez). Rodéate de gente profética, intercesora y con sabiduría para juzgar).
2.- Ungido y autorizado (Espíritu Santo). Tu unción va más allá de tus recuerdos (Zacarías 4:6).
3.- Adorador con su arpa. (Oración y adoración). Dedica tiempo a tu vida espiritual.
4.- Servidor de su padre, hermanos y nación (pastorado es servir). Es la naturaleza pastoral, ser un servidor integral a Dios por medio de amar a la gente.
5.- Carácter firme (ética y valores).
6.- Confesión de la palabra de fe, vio su victoria antes que fuera al campo de batalla, anunció la derrota de Goliat y su victoria.
7.- Licencia para usar el nombre del Eterno, “Vengo contra ti en el nombre de Jehová de los ejércitos…”, ¡poderoso!
8.- Tenía un cayado (La palabra, Salmo 23). Un saco pastoril que contenía; vendas, aceite, vinagre, pan, piedras, honda (equipado para pastoreo a todo terreno, cada elemento representa armas para un pastorado y liderazgo con eficiencia y excelente.
Líder/pastor, ya Dios tiene las cinco piedras en tu saco pastoril, solo ve al arrollo (la palabra, la oración y la dependencia de Espíritu Santo), allí las encontrarás:
1. Llamado y unción legítima.
2. Visión de conquista.
3. Carácter probado.
4. La palabra de fe inquebrantable.
5. Justicia, gozo, paz y poder (llaves del Reino).
David despejó la incógnita de Saúl; “¿quién será el padre de este muchacho?”. David respondió mi padre es pastor de ovejas, Isaí de Belén.
Pastor, todo lo que has pasado en estos años fue para entrenarte y fortalecerte para este tiempo, el oso, el león, y Goliat no pudieron matarte, fueron tu campo de ejercicio y preparación; tu destino en el Reino del Eterno, es ser padre de multitudes y activador de otros ministerios.
Líder/pastor estás ungido y eres un peligro para las tinieblas. Verás caer delante de ti a tus gigantes, ¡eres un mata gigantes!
David nos presenta al Eterno como su pastor y proveedor de todo. El Mesías Rey Jesucristo, ostenta todos los títulos, pero el más resaltante es, “Soy el buen pastor y el buen pastor su vida da por las ovejas”. Jesús fustiga a los líderes asalariados que ven venir el peligro y abandonan el redil, es la prueba de nuestro llamado, defender y cuidar el redil de Cristo, el gran pastor del rebaño. Nos armamos del mismo espíritu de Cristo; «ninguno de los que me diste se perdió», sentido de responsabilidad y rendición de cuentas (Hebreos 13:17).
Como anciano en el cuerpo de Cristo, con más 40 años ministrando ininterrumpidamente, les ruego a todos los Obispos del rebaño de Cristo a leer Hechos 20:1-38, 1ª Tesalonicenses 2:1-20, 1ª Pedro 5:1-8, Efesios 4:11, 1ª y 2ª Timoteo y Tito. Hagamos una tesis o a lo menos una sinopsis de estos párrafos bíblicos y regresemos a la esencia de nuestro llamado, el profesionalismo, y la titulación ha producido ministros con cargos, pero sin la carga o peso del llamado.
“Y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias” (2ª Corintios 11:28).
Dios nos ayudó, nos ayuda y nos ayudará a sostener el cayado pastoral en nuestras manos. Hoy más que nunca nuestras iglesias y naciones nos necesitan en la dimensión pastoral.
Hay corona de gloria para los que ejerzan fiel y excelentemente su pastoreado (1ª Pedro 5:4).

Luis Tovar
Apóstol
apostoltovarluis@hotmail.com

About Verdad y Vida

Check Also

Ejerza una influencia transformadora y eficaz en sus hijos, Fernando Alexis Jiménez

Debemos pedir a Dios sabiduría para edificar la vida de nuestros hijos «El que detiene …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *