jueves , agosto 16 2018
Home / Análisis / Comida para las águilas: Después del 20 de mayo ¿qué?, Luis Tovar

Comida para las águilas: Después del 20 de mayo ¿qué?, Luis Tovar

“ENFÓCATE EN LA VISIÓN-MISIÓN QUE TE ASIGNARON”
Orientación para ministros sirviendo a Cristo en medio de naciones en emergencia política, social y económica.

EL REINO ES TRASCENDENTE Y ETERNO
«Así que mientras los apóstoles estaban con Jesús, le preguntaron con insistencia:
—Señor, ¿ha llegado ya el tiempo de que liberes a Israel y restaures nuestro reino?
Él les contestó:
—Solo el Padre tiene la autoridad para fijar esas fechas y tiempos, y a ustedes no les corresponde saberlo; pero recibirán poder cuando el Espíritu Santo descienda sobre ustedes; y serán mis testigos, y le hablarán a la gente acerca de mí en todas partes: en Jerusalén, por toda Judea, en Samaria y hasta los lugares más lejanos de la tierra» (Hechos 1:6-8. NTV)

“ENFÓCATE EN LA MISIÓN QUE TE ENTREGARON, PROHIBIDO DISTRAERTE Y PROHIBIDO DESALENTARTE”
Soy asiduo investigador del Reino de Dios y sus implicaciones, desde hace años es de profundo cuestionamiento la pregunta hecha a Jesús resucitado y su respuesta en relación al reino de Israel, «¿restaurarás el reino de Israel en este tiempo?». Y responde: «NO LES TOCA SABER ESTO, LE CORRESPONDE AL PADRE Y ESTÁ EN SU SOLA AUTORIDAD, USTEDES ENFOQUENSE EN TESTIFICAR DE MI… HASTA LO ÚLTIMO DE LA TIERRA».
Cuando ves la hostilidad, la injusticia, la pobreza, la creciente criminalidad, el terrorismo, el narcotráfico, trata de mujeres, gobiernos anti-democráticos, el limbo de millones de desplazados y la crisis de refugiados, el deterioro de nuestra ecología, la riqueza en pocas manos, entre el 10 a 15 % por ciento del mundo, y el resto pobreza a causa de la injusticia y el corazón egoísta del los hombres, el resurgimiento de sectas, religiones, creencias, el ocultismo y hasta creencias en OVNIS; en fin, sociedades en descomposición, en micro ves tu barrio, ciudad y país después de predicar 40 años continuos sin parar, te toca preguntar lo mismo: «¿restaurarás mi ciudad mi país en este tiempo?». Y que Jesús te diga: «Luis no es tu responsabilidad saber esto, tu responsabilidad es ser mi testigo partiendo de tu ciudad, región, país y hasta lo último de la tierra. Y a la medida que alcances cada vida mi reino será establecido».
Si cambias al individuo, y a su la familia transformarás naciones. Tu trabajo es; alcanzar y discipular la gente que más puedas. La primera parte de la respuesta me desalienta, que me digan «eso no es de tu incumbencia», pero la segunda a parte me da nuevos bríos y fuerzas para seguir en mi trabajo asignado, donde me reenfoca a mi asignación, por tanto seguiré con optimismo y gran esfuerzo para transformar esta generación con el mensaje del evangelio de Jesucristo.
Veo aquí en USA el desaliento de más de 12 millones de inmigrantes hispanos y otros 8 millones de otras razas, y al ver su dolor e impotencia esto aflige el corazón, al ver cómo se miente desde la política, en los lugares de autoridad, te preguntas: ¿sería paralelo el mundo que le tocó confrontar a Jesús y sus apóstoles parecido a los días de hoy? ¿Serán parecidos los días de Noé y Sodoma a los días que nos ha tocado vivir a esta generación?
Cuando veo mi Venezuela y hermosas naciones de Centro y Suramérica, en una profunda crisis más que política y social, humanitaria, la gente saliendo en estampida en busca de nuevos horizontes, pregunto y me preguntan, como profeta y apóstol pregunto: ¿Dios restaurará a nuestra nación en este tiempo? Amados, seamos honestos, son respuestas que solo corresponden a Dios en su sola potestad; y me pregunto y me preguntan: ¿entonces qué hacemos? De allí que la razón de mi escrito es redefinir nuestro llamado y misión: el deber – ser, para hacer y tener, para darnos a nuestro ministerio en Jesucristo, a la Iglesia y a este mundo.
Jesús dijo: «me serán TESTIGOS», es más que predicadores y maestros del evangelio. «Testigo», del griego “MARTUREO”, raíz de mártir, uno que está dispuesto hasta dar su vida por declarar la verdad de su mensaje. Es realmente lo que nuestra ciudad, país y mundo necesita. Gente apasionada por Jesús y por la gente, ver que sin fanatismo religioso, de verdad y en verdad CRISTO y su reino transferido por su evangelio es el cambio y la esperanza de nuestras sociedades y respuesta a este mundo. Si creemos que es así, entonces quitemos la mirada de lo que nos distrae, desentona y nos extravía de la misión. Hoy vamos con todo, nuestro tiempo, recursos y mayor esfuerzo que sea para que establezcamos iglesias, escuelas, empresas, partidos políticos, estrategias con la editorial vertebral de establecer a Cristo en el corazón de todos y por todos, fue el afán de Jesús y sus seguidores inmediatos.
Invirtamos más el dinero en obreros que en cemento y bloques, hagamos que nuestros eventos y congresos dejen de ser eventos de medir fuerza y convirtámoslo en un movimiento evangelizador -discipulador girando alrededor de ganar y discipular a esta generación y no en temas buenos pero fuera de foco. La vida es corta y nuestro tiempo es para dar herramientas a las nuevas generaciones de Eliseos. Entregar la estafeta o antorcha encendida. Paguemos nuestra cuota generacional. Que las futuras generaciones nos agradezcan. Ya que ellos se pararán sobre nuestros hombros, mirarán y harán más que nosotros. El salmón viaja río abajo y luego regresa a su origen a colocar sus huevos luchando contra corriente y hasta subiendo cascadas, pero cumple su destino.
Es la hora de las tinieblas y nos toca resplandecer como nunca (Isaías 60:1-2). Dios ha confiado el futuro de nuestras naciones en nuestras manos y Él confía que le entregaremos cuentas productivas y favorables a su reino. Tú eres el hombre o la mujer clave de tu familia, ministerio, ciudad y país. Los famosos no vendrán a cambiar tu iglesia, ministerio, ciudad o país; tú eres la lámpara que Dios ha encendido para este espacio-tiempo. No mires atrás ni a los lados, es contigo. Eres el enviado, eres la enviada. Eres el trillo en las manos del Eterno, aventarás naciones y molerás reinos (Isaías 41:15). Eres Su mártir, eres su testigo fiel (Apocalipsis 2:13). Cristo si vive, es real y la misión sigue.
«Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo» (Juan 17:18).
«Respondió Jesús: “Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí”» (Juan 18:36).

Luis Tovar
Apóstol
apostoltovarluis@hotmail.com

About redaccion

Check Also

Profesionales cristianos unidos por Venezuela

(Verdad y Vida).- Con la reciente noticia de que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) discutirá …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *