Home / Destacadas / Carta del pastor Ángel Ramón Hernández para el remanente de Venezuela y líderes espirituales

Carta del pastor Ángel Ramón Hernández para el remanente de Venezuela y líderes espirituales

/ Freepik

Los pecados de los ministros que ocasionaron el juicio de Dios sobre Venezuela están ante el tribunal de Dios.
Esta causa debe ser llevada por el remanente delante del Señor en intercesión. Los pecados de los padres (hablando de los pastores como sentido paternal) que oyeron la profecía de Dios, exigiéndoles el Señor que se arrepintiesen y no lo hicieron, deben ser perdonados y alguien tiene que pedir perdón ante Él, ante El Gran Señor.
La nueva generación de ministros y los que quedan de la vieja generación, deben pedir perdón por los pecados de desobediencia de estos ministros, que por casi tres décadas y más no agradaron al Señor en Venezuela.
Desde 1985 hasta el 2020 muchos de estos ministros viven y nunca han pedido perdón al Señor por haber sido incrédulos a la palabra profética verdadera.
Fueron rebeldes a las exigencias profética de arrepentirse y humillarse delante de Dios por la nación venezolana.
Muchos de ellos menospreciaron la profecía, se burlaron de los Profetas. Muchas veces los profetas fueron llamados «los Profetas del desastre».
Se les calificó como los inoportunos. No eran bien recibidos en las reuniones distritales.
La Constitución gubernamental de los hombres en boca de su presidente, no aceptó más profecía de juicios en las convenciones anuales y por ende en las distritales.
 «Aceptar tal cosa era espiritualizar las reuniones de negocio y eso ya no era tolerable».
Daniel pidió perdón por sus pecados y por los pecados de aquellos que llevaron a Jerusalén al desastre físico, moral, espiritual, social, económico, etcétera.
El tiempo de cumplimiento de la profecía de Jeremías del juicio y liberación de Jerusalén estaba en su momento crucial. Pero aún con el tiempo cumplido, el Señor exigía lo más importante y esto era la humillación en ayuno, en oración, de quien reconociera que no podía haber Liberación y sanación. Jerusalén que no pedía perdón con sinceridad y quebranto de espíritu ante el Señor por los pecados horribles que se habían cometido contra el eterno Dios.
Observemos el modelo de oración de Daniel, el cual presentó delante de Dios sus pecados y los pecados de sus antepasados, que desobedecieron a Jehová y pecaron contra él.
Ante la restauración de Jerusalén los pecados de los causantes de su destrucción tenían que ser presentados ante Jehová a fin de que fuesen perdonados. Primero, Daniel capítulo 9 versículo 1 al 19 representa la solución intercesora para Venezuela. Esta es la razón porque el mensaje profético para Venezuela sigue siendo radical en el corazón de Dios.
El Señor necesita perdonar el pecado del ministerio cristiano en Venezuela, de los que no creyeron y de los que no creen…
Ellos deben pedir perdón al Señor… hay que escudriñar estos 19 versículos del capítulo 9 de Daniel palabra por palabra.
En este pasaje bíblico la clave para correr el camino hasta ver nacer la nueva patria, los intercesores, deben clamar por cada uno de estos ministros que le dieron la espalda a la profecía, los que se la dan todavía, pues le dieron la espalda al Señor mismo.
El verso 6 de este pasaje declara esa verdad.
Esto es lo que el Señor me muestra, como lo único aceptable de parte de Él.
Por favor trabajen con esta base bíblica y no se salgan ni a izquierda ni a la derecha.
Levanten el remanente de Dios en Venezuela. El tiempo es muy corto para Venezuela y para el mundo.
Su venida, es decir, la venida del Señor, está extraordinariamente cerca. El perdón es la única salida, no hay otra, no hay otra, no hay otra. No la hay.

Pastor Ángel R. Hernández
17-6-2020

P.D.: Es fundamental este documento para los intercesores (Remanente santo) aquí está la sabiduría y guianza del Señor para lograr la victoria sobre Satanás en Venezuela y así saber lo que quiere el Señor que su pueblo haga.

About Verdad y Vida

Check Also

¿Distanciamiento social y espiritual?

Cualquiera sea la condición del cristiano, la Biblia nos llama a perseverar, quedarnos o mantenernos …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *