Home / Internacionales / Capitol Hill Baptist Church gana el caso en la corte de Washington para reabrir su templo

Capitol Hill Baptist Church gana el caso en la corte de Washington para reabrir su templo

Hasta la pandemia de la COVID-19, CHBC se había reunido en persona cada domingo desde su fundación en 1878 excepto por tres semanas durante el brote de la influenza española en 1918

“Una iglesia no es un edificio que se puede abrir o cerrar”, dijo el pastor Justin Sok / BP

(Tom Strode – BP).-

Una corte federal falló la tarde del viernes (9 oct.) que el Distrito de Columbia probablemente había violado la libertad religiosa de Capitol Hill Baptist Church y por lo tanto no puede evitar que la congregación bautista del sur se reúna al aire libre, siguiendo las medidas de seguridad apropiadas.
Trevor McFadden, un juez federal en el D.C., otorgó un amparo preliminar, diciendo que las restricciones actuales del distrito durante la pandemia de la COVID-19 “abrumaban sustancialmente el ejercicio de la religión [de Capitol Hill Baptist Church]”. También dijo que la iglesia “probablemente tenga éxito probando que las acciones [del D.C.] violan” la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa (RFRA, por sus siglas en inglés).
El fallo de McFadden previene que el D.C. aplique su regla actual de la pandemia donde restringe las reuniones religiosas a 100 personas o el 50 por ciento de la capacidad, cualquiera que sea el menor, ya sea que la reunión sea adentro o afuera del edificio. Capitol Hill Baptist Church presentó una demanda el 22 de sept. Después que el gobierno del D.C. rechazó su solicitud más reciente de una excepción a pesar de que la iglesia se comprometía a practicar el distanciamiento social y usar máscaras afuera.
Capitol Hill Baptist Church expresó su gratitud por la decisión de la corte. “Con este fallo, nuestro gobierno está restaurando la equidad al extender a las reuniones religiosas las mismas protecciones que se han otorgado a otras reuniones similares durante esta pandemia”, dijo Justin Sok, un pastor de Capitol Hill Baptist Church, en una declaración escrita.
“Una iglesia no es un edificio que se puede abrir o cerrar”, dijo. “Una iglesia no es un evento que ver. Una iglesia es una comunidad que se reúne regularmente y estamos agradecidos que tales comunidades otra vez serán tratadas justamente por nuestro gobierno”.
La Comisión de Ética y Libertad Religiosa (ERLC, por sus siglas en inglés) aplaudió el fallo.
“Estamos emocionados de ver que Capitol Hill Baptist Church ha recibido su amparo preliminar”, dijo Travis Wussow, el consejero general de la CELR y vicepresidente para política pública. “Es un paso crítico en sus esfuerzos para reunirse de manera segura y sabia”.
Describiendo la opinión como “excelente”, Wussow dijo: “El juez tomó nota de ambas, la convicción religiosa de la iglesia y sus esfuerzos por trabajar con la ciudad antes de siquiera considerar una litigación”.
En su demanda, Capitol Hill Baptist Church -la cual tenía una asistencia dominical matutina de unos 1.000 antes de la pandemia, dijo que la orden del alcalde Muriel Bowser había sido aplicada de manera disciplinaria, permitiendo reuniones de miles en otros eventos este verano y limitando severamente las reuniones de las iglesias y otros cuerpos religiosos.
La iglesia dijo en la queja que “tiene una sincera creencia religiosa de que las reuniones físicas, grupales, del total de su congregación cada domingo son un elemento central de la alabanza religiosa ordenada por el Señor”. Por lo tanto, los líderes de la iglesia decidieron hace tiempo no tener varios servicios de alabanza el domingo y el pastor principal Mark Dever decidió no transmitir por internet los sermones durante la pandemia porque tal video “no es un substituto para una asamblea congregacional pactada en conjunto”, según dice la demanda.
McFadden escribió en su opinión de 26 páginas que el D.C. “no entiende el punto principal” cuando propone que CHBC “tenga servicios de alabanza múltiples, tenga un servicio de alabanza en el estacionamiento, o transmita el servicio de alabanza por internet o por la radio”, algo que otras iglesias en el distrito han hecho.
“Ignora la creencia sincera (e indisputable) de la iglesia sobre la importancia teológica de reunirse en persona como una congregación completa”, escribió McFadden. “El Distrito puede pensar que las alternativas propuestas son substitutos sensibles. Y para muchas iglesias puede que lo sean. Pero la iglesia, no el Distrito o la Corte, es la que debe definir por si misma el significado de ‘no dejando de congregarnos’ el cual ha sido tomado de Hebreos 10:25”.
El D.C. no ha cumplido con los requisitos para obstaculizar la libertad religiosa bajo la LRLR, escribió McFadden. La ley federal de 1993 requiere que el gobierno tenga un interés convincente y usar los medios más angostos posibles al restringir el ejercicio de la religión.
El distrito “ha fallado en cumplir con su restricción en esta etapa, ya que presentó poca o ninguna evidencia de que tenía un interés convincente al aplicar sus restricciones para prohibir el tipo de servicios de alabanza que [Capitol Hill Baptist Church] tiene el deseo de organizar”, escribió. “Y algunas de las escasa evidencias que aparecen en el registro cortan el argumento en su contra”.
McFadden también dijo que el apoyo del gobierno del D.C. para las protestas masivas en junio, a las que asistieron miles o decenas de miles de personas “debilita su contención de que tiene un interés convincente en poner un límite al número de personas que puede asistir a un servicio de alabanza al aire libre. El aparente apoyo del alcalde para dichas protestas también implica que el Distrito favorece algunas reuniones (protestas) más que otras (servicios de alabanza religiosa)”.
También contrastó el tratamiento del D.C. para los restaurantes al aire libre, los cuales no enfrentan un límite de clientes, con su trato restrictivo de las iglesias y de otros cuerpos religiosos que desean reunirse al aire libre.
La administración de Trump y algunos senadores republicanos presentaron documentos legales que apoyaban la demanda de Capitol Hill Baptist Church:
El Departamento de Justicia presentó una “declaración de interés” ante la corte federal el 2 de octubre donde argumenta que el D.C. debe, bajo la Constitución y bajo la ley federal, acomodar los intereses de Capitol Hill Baptist Church de tener servicios de alabanza al aire libre.
El senador Roger Wicker (republicano-Miss.), un bautista del sur, presentó un escrito de amigo de la corte el 7 de octubre a nombre de otros 33 senadores, apoyando la demanda de la iglesia.
Desde mediados de junio, Capitol Hill Baptist Church ha celebrado servicios de alabanza al aire libre los domingos por la tarde en su propiedad en Alexandria, Va., donde los requisitos son menos restrictivos y lo volverá a hacer el 11 de octubre. La iglesia, sin embargo, ha deseado reunirse al aire libre en el D.C. donde viven más de 60 por ciento de sus 850 miembros.
Capitol Hill Baptist Church está “hablando con los operadores de una variedad de eventos al aire libre para mudar nuestra reunión semanal al D.C.”, dijo Sok.
La iglesia sigue apreciando los intentos de Bowser “por proteger la salud pública de nuestra ciudad a la vez que balancea la importancia de varios derechos de la Primera Enmienda”, dijo Sok. “Nuestra congregación continúa orando por la misericordia de Dios para que termine esta larga pandemia, que proteja las vidas y el bienestar de nuestros vecinos, y que muchos en nuestra ciudad en los meses venideros experimenten la libertad mucho mayor que viene con el perdón a través de Jesucristo.”
Capitol Hill Baptist Church solicitó una excepción de la restricción a inicios de junio, pero no pudo recibir una respuesta si no hasta después que presentó una petición actualizada el 1 de sept., según su demanda. El D.C. negó la petición de la iglesia el 15 de septiembre, y el 20 de septiembre los miembros de CHBC votaron abrumadoramente a favor de presentar la demanda.
La iglesia se ha dado a conocer más entre la CBS desde que Dever se convirtió en su pastor en 1994. Después fundó 9Marks Ministry, el cual busca fomentar iglesias saludables. El ministerio celebra su evento “9Marks at 9” algunas noches consecutivas durante cada reunión anual de la CBS.
Hasta la pandemia de la COVID-19, CHBC se había reunido en persona cada domingo desde su fundación en 1878 excepto por tres semanas durante el brote de la influenza española en 1918, dijo Sok.
La CELR ha trabajado con los oficiales estatales y locales por todo el país y ha estado en comunicación consistentemente con las oficinas de los 50 gobernadores para proveer lineamientos con respecto a las consideraciones de la libertad religiosa durante la pandemia, según un miembro del personal.
Los líderes bautistas del sur celebraron los lineamientos federales emitidos en mayo por el Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) para la reanudación de las reuniones de alabanza en persona. Los lineamientos le recordaron a los oficiales estatales y locales que tomen en cuenta el derecho a la libertad religiosa en la Primera Enmienda cuando instituyan pólizas de reapertura. Ninguna iglesia o grupo religioso debe recibir “estrategias de mitigación” más estrictas que aquellas que se piden a “entidades o actividades situadas similarmente”, según el CCPE.

About Verdad y Vida

Check Also

Más del 52 % de los israelíes no aceptaría ser vacunado contra el COVID-19

La encuesta encontró que solo el 21 % estarían de acuerdo en ser vacunados durante …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *