Home / Palabras del Director / ¿Avivamiento? Sí, pero…

¿Avivamiento? Sí, pero…

@GeorgesDoumat

Muchos avivamientos ha producido el Espíritu Santo a lo largo de la historia de la Iglesia de Cristo, han sido una gran bendición y han traído mucho crecimiento al pueblo de Dios, tanto, que luego de iniciados pocos recuerdan el costo de los mismos.

Cuando Dios declara que visitará una región o país del mundo de una manera gloriosa, de inmediato el enemigo se levanta para tratar de impedirlo o por lo menos retrasarlo. En tan macabro plan, Satanás no ha escatimado el llegar a perseguir, torturar y asesinar a muchos creyentes en Cristo Jesús; pero a mayor oposición mayor manifestación de la gloria de Dios.
Desde la primera gran persecución contra la Iglesia, de la cual, por cierto, participaron personas como Saulo de Tarso (Hechos 8:1), pasando por cada una de las llevadas a cabo por naciones y religiones influidas desde el mismo infierno contra el avance del cuerpo de Cristo en la tierra ha habido una constante. Desde los judíos conservadores, pasando por el imperio romano y su nueva religión asentada en Roma, la que a través de los reyes que manejaba a su antojo persiguió y asesinó a millones de creyentes, siendo uno de sus principales organismo de tortura y muerte el tribunal de la «Santa» Inquisición.
Ni qué hablar de la avasallante religión islámica que ha hecho lo propio contra la Iglesia desde su propio nacimiento en el siglo VII de nuestra era, pero que nunca se detuvo hasta que hoy tiene su mayor exponente en los califatos, reinos y gobiernos musulmanes que tras bastidores financian a grupos fundamentalistas como Al Qaeda, Boko Haram, Al Fatah, Hezbollá y, el mayor exponente, el Daesh (Estado Islámico); todos con el denominador común de acabar con los «infieles» cristianos para establecer la religión islámica mundial cuyo líder sería el Mehdi. Sin olvidar a los diferentes regímenes comunistas y totalitarios ateos.
Desde 1984 a la fecha Dios viene anunciando a la Iglesia cristiana nacional y mundial del gran despertar espiritual (avivamiento) que Él producirá en Venezuela para, a partir de allí, expandir la llama de la fe en Cristo por todo el planeta, en el que será el último y global avivamiento de la Iglesia previo a la venida de Cristo por su pueblo y al inmediato inicio de la tribulación apocalíptica.
¡Que viene un gran avivamiento a Venezuela!, sí, eso pocos creyentes lo ponen en duda; el asunto es ¿a qué precio? Dios no puede encender su llama espiritual en una nación si no prepara a su Iglesia, «porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios» (1ª Pedro 4:17). Al igual que con Cristo, nunca será posible un tercer día de resurrección victoriosa y gloriosa sin un padecimiento previo; así ha sido siempre a lo largo de la historia de la Iglesia, y Venezuela no será la excepción, ignorarlo es una insensatez; antes bien, preparémonos concienzudamente para lo que viene.
Si la persecución, cárcel, tortura y muerte a los creyentes ha sido una constante histórica que ha antecedido cada avivamiento, ¿no será acaso así en Venezuela? En mayor o menor grado seremos probados y juzgados para ser hallados dignos de la gloria que será derramada en breve sobre nuestro país y al mundo entero. Con impiedad, divisiones, mezquindades, egoísmo, tropiezos y zancadillas no se construye un reino; Dios debe «limpiar» a su Iglesia, su habitación terrenal, para poder hacer lo propio con el resto de la nación. Será el remanente fiel a Él quien herede y lidere el tiempo de mayor gloria que se aproxima sobre este país. Él sazonará la sal y avivará la luz de este país para meter la hoz y cosechar el campo que tras tanta crisis, malos gobiernos, corrupción, idolatría y religiosidad ha perdido la esperanza.
Dios preparará la Iglesia y la nación para el gran avivamiento, la gran cosecha de los que son parte de su pueblo en Venezuela pero que todavía no lo saben. ¡Preparémonos hermanos, eso está a la vuelta de la esquina! No temamos, con nosotros está el Victorioso de la cruz. «Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse… ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó» (Romanos 8:18,31,37).

[quote]

-o-o-o- 1, 2, y 3 -o-o-o-

1HOLANDA PROPONE LEGALIZAR EL ASESINATO. El gobierno en Holanda propone extender los límites de la eutanasia y dar la oportunidad de morir a aquellas personas quienes sientan su vida “cumplida” y que sientan que ya no tienen “ganas de seguir viviendo”. El 26 de octubre una moción de censura fue presentada en el Parlamento por el partido reformado holandés (SGP) y el ChistenUnie, pero esta no fue aprobada. ¿Quién le dijo a los políticos que tienen potestad de legislar lo moral y decidir cuándo debe terminar la vida de un ser humano? Dios sentenció: «¡No matarás!», y ese mandamiento es inapelable. Solo el Señor puede dar y quitar la vida…
2DECISIONES QUE TOMAR. El Dr. Martín Luther King dijo en su tiempo: «La cobardía hace la pregunta ¿ES SEGURO? La conveniencia hace la pregunta ¿ES POLÍTICO? La vanidad hace la pregunta ¿ES POPULAR? Y la conciencia hace la pregunta ¿ES CORRECTO? Y llega el momento en que uno debe tomar una posición que no es segura, ni política, ni popular. Pero uno debe tomarla porque es la correcta».
3LO DIJO Martín Lutero: «Usted no es solamente responsable de lo que dice, sino también de lo que no dice».
Y la Biblia DICE: “Pero yo les digo que en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de toda palabra ociosa que hayan pronunciado. Porque por tus palabras se te absolverá, y por tus palabras se te condenará… Así que comete pecado todo el que sabe hacer el bien y no lo hace” (Mateo 12:36-37; Santiago 4:17. NVI).

[/quote]

About redaccion

Check Also

¿Distanciamiento social y espiritual?

Cualquiera sea la condición del cristiano, la Biblia nos llama a perseverar, quedarnos o mantenernos …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *