Home / Opinion / Ataque de pánico, Harold Paredes Olivo

Ataque de pánico, Harold Paredes Olivo

Vamos juntos a vencer este malhechor llamado trastorno de pánico aferrados a la Palabra de Dios

“Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal” (Mateo 6:34).
Ayer, nos escribieron para que orásemos por una joven con ataque de pánico; probablemente, alguien ha sufrido este tipo de episodios por todo el tema sociopolítico de las naciones, problemas familiares o empresariales, falta de dinero, trabajo, divorcio, violación, maltrato intrafamiliar o alguna tontería, sí, por alguna pequeñez podría entrar en pánico cualquier ser. Otros, no se han dado cuenta de ello; y existen personas que lo han padecido y, por altivez no lo comentan. ¿Por qué un gran número de personas no ha logrado salir del ataque de pánico? No encuentran la salida a esta situación tan desagradable porque quieren resolver un ataque como un águila solitaria; de esa manera, no se puede vencer. Es necesaria la ayuda de un profesional, y, por ende, de un hombre o mujer de DIOS usados en liberación espiritual, algo que no tiene nada que ver con exorcismo. La liberación es total, echar fuera los demonios en el nombre de JESUCRISTO se hace vital cuando ataca un demonio que genera inseguridad extrema.
Por más de 18 años, y como profesional en Educación Integral prestado al área hermosa de la Orientación Educativa, he tenido la oportunidad de ver cómo sufren las personas con los signos del pánico. Además, he sonreído con ellos cuando lograron salir de dicho encierro. Desde que DIOS comenzó a usarnos en liberación, nos percatamos de que quienes sufrían estos ataques de manera constante; normalmente, abrían una puerta que los llevaba a un estado depresivo crónico, esta puerta es aprovechada por las huestes demoníacas para destruir al individuo o familias enteras. Lo mejor es buscar ayuda, el orgullo no sirve para nada en un ataque de pánico.
Los nuevos emigrantes están sufriendo múltiples bombardeos en su mente, uno de ellos, la xenofobia (los xenófobos están poseídos por legiones de demonios), la intensa presión que sufre un padre o madre viviendo en otro país, sin trabajo, techo o ayuda para poder subsistir; esta realidad, inmediatamente provoca un ataque de pánico. Es de concienciarnos que el trastorno de pánico es un “episodio repentino de miedo intenso que provoca reacciones físicas graves cuando no existe ningún peligro real o causa aparente. Los ataques de pánico pueden provocar mucho miedo. Cuando se presenta un ataque de pánico, puedes sentir que estás perdiendo el control, que estás teniendo un ataque cardíaco o, incluso, que vas a morir” (Fuente: mayoclinic.org).
Estimados, y muy respetados lectores; lean con mucha atención los siguientes síntomas:

  • Sensación de peligro o fatalidad inminente.
  • Miedo a perder el control o a la muerte.
  • Taquicardia y palpitaciones.
  • Sudor.
  • Temblores o sacudidas.
  • Falta de aliento u opresión en la garganta.
  • Escalofríos.
  • Sofocos.
  • Náuseas.
  • Calambres abdominales.
  • Dolor en el pecho.
  • Dolor de cabeza.
  • Mareos, sensación de desvanecimiento o desmayos.
  • Sensación de entumecimiento u hormigueo.
  • Sentimientos de irrealidad o desconexión.

(Fuente: mayoclinic.org).

De igual importancia, es preciso conocer los síntomas en el tema espiritual, reconociendo que los signos anteriores todos pueden ser producidos por uno o varios demonios. En Lucas 9 y Mateo 15 podemos leer dos casos importantes de personas atacadas por demonios. Es decir, si usted:

  • Escucha una voz extraña.
  • Habla con una voz que no es su voz.
  • Constantemente está siendo motivado a realizar acciones amorales.
  • Siempre responde con mal humor.
  • Habitualmente es incoherente.
  • No logra mantener un discurso claro.
  • Su lengua se duerme, no salen palabras de su boca.
  • Piensa algo, y salen otras palabras jamás pensadas.
  • Sufre de epilepsia cuando nunca la había sufrido.
  • No duerme bien, el insomnio es frecuente por miedo a morir.
  • Desea estar solo, y a la vez suplica compañía.
  • Desconfía hasta de su sombra.
  • Está bajo una condición de persecución.
  • Ha visto sombras en su casa y a donde va.
  • Observa rostros de monstruos en lugares hermosos.
  • Se ha despertado con una sensación de ahogamiento.
  • Alguien le ha dicho la fecha y forma de su muerte.
  • No desea alimentarse porque todo es peligroso.

En otras palabras, no hay paz en la vida cotidiana, y lo único que anhela es estar fuera del planeta. Por tal motivo, le hacemos saber querido amigo o amiga, hermano o hermana que necesitas ayuda urgentemente. Con sumo respeto, le invitamos a buscar ayuda profesional, y, además, en hombres y mujeres que oren por usted para que recibas liberación total (no busques a embaucadores, los ministros no cobramos, lo hacemos porque ÉL NOS AMÓ PRIMERO). La Verdad nos habla claramente:
“Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:25-33).
‘Merimna’ es una palabra griega que traduce: afán, cuidado, solicitud o ansiedad. El estrés, el afán o la ansiedad se puede combatir conociendo que ya no eres esclavo del temor ni del pecado; JESUCRISTO VENCIÓ. El ESPÍRITU SANTO DE DIOS está morando dentro de todo aquél que ha creído en el Hijo de DIOS.
La ansiedad no puede regir tu vida, no le demos cabida a una agente de las tinieblas que desea entrar solo para sembrar angustia. Ésta es un “estado mental que se caracteriza por una gran inquietud, una intensa excitación y una extrema inseguridad” (Diccionario de Oxford).
Que ningún demonio o preocupación mine tu mente, lucha, se fuerte y busca ayuda ahora mismo.
¡Vamos valiente de DIOS! El ataque de pánico también fue vencido en la CRUZ. Amado y amada de DIOS, acuérdate de:
“Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” (Colosenses 2:13-15).
Vamos juntos a vencer este malhechor llamado trastorno de pánico aferrados a LA PALABRA DE DIOS, juntos sigamos trastornando al mundo con el mensaje de SALVACIÓN. Si aún no eres salvo, estás a tiempo. La situación que vives hoy, va a cambiar a la estación de muchísimo mejor. Lo creemos, ¿tú lo crees? ¡SÍ!
¡TE AMAMOS!

Harold Paredes Olivo
Pastor, comunicador y autor
labibliavivela@gmail.com              

About Verdad y Vida

Check Also

El misterio de los triángulos, Jonathan Cahn

“Dos Pascuas, dos corderos, dos patrones triangulares de sangre, separados por más de mil años …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *