Home / Opinion / Aprendiendo de la crisis

Aprendiendo de la crisis

«La palabra de Dios viene para dar ánimo» (Hebreos).
Un momento de intimidad con Dios te capacita para ser más que vencedor.
Albert Einstein dijo: «no pretendas que las cosas cambien para salir de la crisis». Has algo diferente, tu adoración y tu atención a la palabra deber ser importante.
La crisis es la mejor bendición, aunque muchos no estén de acuerdo. Si no hay crisis ni necesidad, no se va a inventar nada nuevo, son los problemas los que te llevaran a enfrentar los retos de la vida.
Quien supera la crisis se supera a sí mismo, quien culpa a la crisis está violentando el propósito, los problemas están para demostrar la capacidad que Dios ha colocado en ti. Tú sabes lo que tienes que hacer.
La verdadera crisis es la incompetencia, eres «ministro competente de un nuevo pacto», el problema está en la pereza y esperar que otro venga a resolverlo por ti.
Sin crisis no hay desafíos, y sin desafíos la vida es aburrida. Sin crisis no hay victoria, es en la crisis donde aflora lo mejor de ti, en vez de conformarte, trabaja duro para superar todas las adversidades que se te presentan en la vida. Dentro de ti están todos los recursos y capacidad espiritual, porque dentro de ti está Jesús. La crisis trae madurez y Jesús te consuela para que animes y consueles a otros para que salgan adelante.
Jesús conoce tus obras y tu tribulación. Así como Esmirna nada de lo que va a acontecer te será de sorpresa, ya Él te lo ha dicho (Apocalipsis 2:8-11). Tienes que fortalecer tu hombre interior y ser lleno del Espíritu Santo para cumplir el propósito, no naciste para ser feliz o sufrir, naciste para su gloria. El fin de vida es que la gloria del Señor se manifieste a través de ti.
La intensión de Satanás es atacar las necesidades del ser humano en medio de la crisis. Tú dependes solamente de la gracia de Dios.
Estás llamado a cambiar las circunstancias, debes ser sal y luz mientras estés en la tierra. Tu bienestar no depende de cuánto tienes o cómo va tu vida, el cristianismo no es aburrido y tampoco se trata de sufrir, sino de manifestar la gloria de Dios.

Carlos Vielma
Pastor

About Verdad y Vida

Check Also

El misterio de los triángulos, Jonathan Cahn

“Dos Pascuas, dos corderos, dos patrones triangulares de sangre, separados por más de mil años …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *