Home / Palabras del Director / 23 años… Milagro tras milagro

23 años… Milagro tras milagro

Con la presente edición, este medio impreso del Reino arriba a su vigésimo tercer año de circulación ininterrumpida, en una nación azotada por los cuatro puntos cardinales por una profunda crisis económica e institucional, llegar hasta aquí es ya un gran milagro.
Nacimos el 15 de julio de 1992; un año sumamente convulsionado, pues fue en 1992 cuando el empeoramiento de la crisis política y económica de Venezuela arreció contra Carlos Andrés Pérez, llevándole fuera de la presidencia por una decisión del antiguo Congreso Nacional. Desde ahí en adelante la convulsión no ha cesado y con ella los embates económicos, la disparidad cambiaria y todo tipo de desequilibrios que han dificultado el buen desarrollo de la prensa libre e independiente, como es el caso del quincenario que usted tiene en sus manos.
Hubo momentos cuando escaseaban tanto los insumos debido al desequilibrio económico/cambiario que era un milagro conseguirlos y otro tener el dinero para pagarlos a precios inflacionarios; esto hacía que al ingresar el dinero por concepto publicitario y por la venta de cada ejemplar ya el mismo no nos alcanzaba para pagar el nuevo precio de los insumos. ¿Cómo lo hicimos? Evidentemente que gracias a intervenciones milagrosas de Dios, no hay otra explicación.
Pero los milagros no solo se han dado para mantener y sacar adelante a Verdad y Vida; podemos contar por miles las vidas impactadas con el poder de Dios que mana de las Sagradas Escrituras, expuestas de manera íntegra y ungida por parte de periodistas, analistas, colaboradores independientes y personalidades entrevistadas durante estos 23 años; o lo que es lo mismo, durante 523 ediciones.
Milagros son también las miles de vidas que han sido iluminadas con el poderoso evangelio de salvación que este medio ha divulgado, trayendo a una cantidad incontable -terrenalmente hablando- de personas a los pies amorosos de nuestro Señor y Salvador Jesucristo; ese es el mayor milagro que puede pasar en la vida de alguien, nacer de nuevo para vida eterna en Cristo; así como un gran privilegio ser el instrumento divino para que otros alcancen la eternidad.
Muchos otros milagros están en el haber de Verdad y Vida, necesitaríamos mucho tiempo y espacio para enumerarlos; por ejemplo, el ser un instrumento de unidad para la Iglesia de Cristo, una voz profética, el portavoz del acontecer cristiano nacional y mundial, entre muchos otros beneficios que nos permiten declarar a viva voz lo que señala nuestro verso lema desde hace 23 años: «Del poder de tus hechos estupendos hablarán los hombres, y yo publicaré tu grandeza» (Salmo 145:6).
Y si los milagros han sido sobreabundantes en este ministerio comunicacional durante estos años, nada nos hace dudar que los mismos seguirán en aumento porque Aquel que nos entregó sus poderosas promesas y nos ha cuidado y provisto hasta hoy «es el mismo ayer, hoy, y por los siglos»… A Él sea toda la gloria y honra por lo alcanzado en estos primeros 23 años de vida periodística.

@georgesdoumat

director@verdadyvida.org

Agradecemos…
Al plantel directivo, administrativo, profesional, laboral, representantes y distribuidores, por todo el esfuerzo realizado en beneficio del evangelio que se predica desde este medio impreso.
A todas las iglesias y anunciantes, que quincena a quincena nos han apoyado para poder sacar adelante cada edición.
A ustedes amados lectores, por no solo adquirirlo y disfrutarlo, sino por obsequiarlo a quienes no conocen a Cristo para que ellos también puedan disfrutar la salvación.
A nuestros familiares, por su paciencia y comprensión ante tan intensa y exigente labor.
A todos, ¡muchas gracias!, y nuestro mayor deseo porque la gracia, la paz y la luz de nuestro Señor Jesucristo siga llevándoles «de gloria en gloria y de poder en poder» hasta nuestro pronto encuentro con Él.

About redaccion

Check Also

Burla en medio del dolor

La fotografía que acompaña el presente artículo es más que elocuente, es indignante. La misma …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *