Home / Palabras del Director / 2019, año para sembrar el barbecho

2019, año para sembrar el barbecho

Más allá de las resoluciones de año nuevo, debemos tener la sabiduría divina para ver las oportunidades y puertas abiertas para avanzar en el propósito que el Señor nos ha establecido. La Biblia dice: «En el barbecho de los pobres hay mucho pan; mas se pierde por falta de juicio» (Proverbios 13:23). Un barbecho es un lote de tierra revuelta con arado y rastrillo, pero dejada sin sembrar para que recupere su fertilidad.
Este pasaje escritural se desprende de lo que Dios le ordenó a Israel para que dejara su tierra en barbecho un año de cada siete, porque la tierra le pertenece a Él. «Seis años sembrarás tu tierra, y recogerás su cosecha; mas el séptimo año la dejarás libre [la dejarás sin sembrar], para que coman los pobres de tu pueblo; y de lo que quedare comerán las bestias del campo; así harás con tu viña y con tu olivar» (Éxodo 23:10-11). Esto sucedía en el año de Jubileo.
Hay mucho pan en los barbechos, asegura el Señor, que se podía aprovechar y cosechar durante un año, pero lamentablemente la mayoría de las veces no sucedía así. ¿Dónde estaba el problema? En la “falta de juicio” (falta de sabiduría y entendimiento). Pero a los cristianos esto no nos debería suceder, porque el Señor nos asegura que nos dará la sabiduría que requiramos para alcanzar nuestro máximo potencial en el propósito que nos trazó en esta tierra.
«Si alguno de ustedes requiere de sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios se la da a todos en abundancia y sin hacer ningún reproche. Pero tiene que pedir con fe y sin dudar nada, porque el que duda es como las olas del mar, que el viento agita y lleva de un lado a otro. Quien sea así, no piense que recibirá del Señor cosa alguna, pues quienes titubean son inconstantes en todo lo que hacen» (Santiago 1:4). Iniciando su reinado Salomón le pidió a Dios que le concediera un «corazón entendido para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo»; y el Señor le añadió a su petición «muchas riquezas y fama» (1 Reyes 3:5-14).
Un barbecho además de ser una porción de terreno sin cultivar, también puede ser: Un oficio sin activar o subactivado; un talento o habilidad sin desarrollar; así como el propósito divino sin desarrollar. El Señor le da a cada uno su propia oportunidad, talentos y un potencial creativo para lograr el éxito.
Contextualizando esto con la situación de Venezuela, debemos ver nuestra nación como un gran barbecho para ser cultivado por aquellos que se han quedado en el país, y aprovechar así lo que otros han dejado sin sembrar y se han ido. Para los entendidos del Señor las oportunidades se dan como aquel año en el que los pobres tenían para explotar la tierra que Dios había ordenado se les dejara para proveerse de pan, no permitamos que esta bendición se pierda por falta de sabiduría y entendimiento. Tenemos al Espíritu Santo de nuestro lado, eso nos asegura la victoria.
¿Cómo podemos sembrar el barbecho de la Venezuela en crisis? Se requiere:
1.- Identifica tu barbecho.
2.- Sabiduría divina.
3.- Pedirla con fe, sin dudar.
4.- Poner tus talentos a trabajar.
5.- Pensar en grande, como un hijo de Dios.
En el barbecho hay mucho pan, pero requiere de juicio divino para cosecharlo. El barbecho es la oportunidad que te da Dios para alcanzar lo que otros abandonaron. 2019, el 9 es el último de los números simples; este número marca el fin, es el número del final y el del juicio. En Venezuela Dios finalizará y juzgará, pero también está dando oportunidades de sembrar el barbecho dejado por otros.
El 2019 es un año de pronóstico reservado, pero para quien tiene su fe puesta en el Señor, será como el año de jubileo, año de sembrar el barbecho; quien lo crea y lo haga será bendecido y prosperado por Dios en gran manera, y cuando todo esto pase, aquellos que regresen a sembrar en Venezuela verán la cosecha que ya han recibido otros que se quedaron y aprovecharon el barbecho dejado por otros. Solo es cuestión de creer lo dicho por el Señor, sembrar/trabajar y pensar como un hijo de Dios que depende de los recursos celestiales antes que de los terrenales; porque «mi Dios suplirá todo lo que les falte, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús» (Filipenses 4:19).

-o-o-o- 1, 2, y 3 o-o-o-

1 ACTOS INCONSTITUCIONALES. Según Transparencia Venezuela, de los 58 actos inconstitucionales emitidos por la Asamblea Nacional Constituyente en su primer año de ejercicio 44 (76 %) obedecen a una instrucción directa del presidente Maduro o se hicieron para respaldar su gestión; es decir, no para el beneficio de Venezuela, sino de una parcialidad política. Para los conocedores de la Biblia, todo lo que se haga en contra de la verdad y la justicia pasa a ser en el mundo espiritual un acto de ilegalidad, y toda ilegalidad es condenada por Dios. ¿Así cómo puede avanzar una nación?
2 AUTORIDAD PALESTINA SIGUE FINANCIANDO EL TERRORISMO. A pesar del aumento de la protesta pública y la condena internacional por la práctica, la Autoridad Palestina (AP) ha asignado más de 319 millones de dólares como salarios “pagados para matar” a los árabes condenados por atacar a judíos israelíes en 2018, según un nuevo informe del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén. Las naciones apoyan con recursos para ayudar a familias palestinas y la AP los desvía para apoyar a prisioneros por terrorismo, luego Mahmud Abbas reclama por qué las naciones recortan la ayuda humanitaria por esta causa. ¡Qué hipocresía la de Abbas!
3 LO DIJO Miguel Núñez: “Si predicas el evangelio, procura vivirlo, no sea que la palabra que predicas sea tu propia condenación”.
Y la Biblia DICE: “Procura con diligencia presentarte ante Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse y que usa bien la palabra de verdad… Ten en cuenta que por tus propias palabras serás juzgado y declarado inocente o culpable” (2ª Timoteo 2:15; Mateo 12:37. PDT/BLPH).

About redaccion

Check Also

Venezuela y su principado de maldad

Una de las cosas que dejó Jesucristo bien establecidas desde el propio inicio de su …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *