Papa Francisco frenará crecimiento evangélico

(NoticiaCristiana/ VyV – WASHINGTON).-

El obispo emérito de Washington DC, EE.UU, Theodore Mc Carrick, cree que la visita que realizará el Papa Francisco a Brasil en julio puede servir para frenar el crecimiento de las iglesias evangélicas en el país. La declaración fue hecha durante el Diálogo Interamericano de Washington, que aconteció después de un mes de la elección del nuevo líder de la Iglesia Católica.
A raíz del crecimiento acelerado de los cristianos en Latinoamérica, la elección de Francisco, un argentino, para dirigir la iglesia puede tener relaciones con la disminución del número de católicos que se ha visto en América Latina y el mundo entero.
El obispo declara que el Papa tiene como primer desafío detener este crecimiento de la Iglesia de Cristo en países latinoamericanos. «Cuando el Papa visite Brasil, hará que los ciudadanos vean la importancia de la Iglesia Católica y con entusiasmo se dirigirá directamente a la gente, haciéndoles ver que hay una gran diferencia entre esta confesión y la evangélica», dijo el obispo estadounidense que estuvo en el cónclave que eligió al argentino Jorge Mario Bergoglio, como el nuevo Papa.
Brasil, será el primer país latinoamericano en recibir la visita de Francisco, quien asistirá a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que debe reunir a millones de personas en Río de Janeiro.
El Papa también debe pasar por Argentina y Chile en septiembre, lo que refuerza la idea de que su papel será el de tratar de frenar el crecimiento de los evangélicos en la región, más el Caribe que tiene unos 107 millones de protestantes.

Más persecución
Esta tarea del Papa representaría una amenaza más para los cristianos hoy perseguidos, quienes continúan haciendo esfuerzos para profesar su fe públicamente y hacer la tarea que Jesús encomendó en la tierra.
Las diferencias doctrinales que existen entre la Iglesia Católica y la Iglesia de Cristo son abismales, la primera practica una religión con leyes y tradiciones impuestas por los hombres por sobre las Sagradas Escrituras, y es totalmente iconoclasta.
Mientras que la segunda, se fundamenta en el nuevo nacimiento en Cristo Jesús, en una relación genuina con Dios, y en la Palabra de Dios como máxima autoridad de fe y conducta, donde no hay jerarquías ni sometimiento universal a un hombre.

Se acabó la luna de miel
Como podemos ver, tal y como lo habíamos escrito dos ediciones atrás, una cosa era Jorge Bergoglio como cardenal y otra muy distinta es el Papa Francisco. Otrora era «el amigo de los evangélicos», ahora como jefe del Estado Vaticano debe cumplir las funciones que le demanda su alta investidura, entre ellas perseguir y llamar «secta» a la Iglesia del Señor en el mundo.
Lo que acaba de declarar el obispo Theodore Mc Carrick, no es más que uno de los deberes, ya en agenda desde hace siglos, «frenar el crecimiento evangélico». Ahora el bonachón de Bergoglio quedó en el pasado; antes era amigo de los evangélicos, ahora, tras su nueva y pesada sotana, será el perseguidor y acicate del indetenible crecimiento de la Iglesia en Latinoamérica y el mundo.